Connect with us

OPINIÓN

Los Hombres del Poder: Nadie debe lucrar con la UdeG: Enrique Alfaro

Published

on

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

A partir de este día se construye una relación con respeto mutuo con la Universidad de Guadalajara y el nuevo rector contará con el apoyo y compromiso del Gobierno de Jalisco para que pueda cumplir las funciones, retos y compromisos que demanda la titularidad de la máxima casa de estudios de la entidad,”, dejó asentado el Gobernador Enrique Alfaro ante la familia de los Leones Negros e invitados a la toma de posesión del nuevo Rector General de la Universidad de Guadalajara, Ricardo Villanueva, el número 50 en la historia de esta institución.

Esto podría sonar a retórica, si no consideramos el mensaje que pronunció Enrique Alfaro en el que fue el cierre de su discurso, mismo que la prensa y los medios de comunicación en general le restaron importancia, pero se advierte que hay mucho fondo y que las aguas que aparentemente permanecen tranquilas, se podrían agitar en los tiempos que vienen.

Enrique Alfaro al iniciar su mensaje recordó que hacía 36 años que no había vuelto a la toma de posesión de un nuevo rector general de la Universidad de Guadalajara, eso sucedió cuando su señor padre el abogado Enrique Alfaro Anguiano asumió la responsabilidad de convertirse en máxima autoridad de la segunda Universidad más importante del país. El hoy Gobernador estaba por cumplir los 10 años de edad (nació el 20 de junio de 1973).

¿Qué tantos recuerdos le llegaron a su cabeza a Enrique Alfaro? Tal vez las razones que le impidieron regresar. Las hondas diferencias que tuvo el jefe máximo de los Leones Negros durante los últimos 30 años con el rector al que relevaba.

Estuve esa vez acompañando al hombre que me inculcó el cariño y el respeto por la universidad, sin saberlo estuve presente en el inicio del último tramo de una etapa histórica de esta institución, seis años después la Universidad viviría una transformación de gran profundidad para adaptarse a una nueva realidad política, social y económica. Tres décadas pasaron y hoy vuelvo a esta casa en circunstancias muy distintas, pero curiosamente en lo que considero por muchas razones, sobre todo después de escuchar a Ricardo Villanueva, será el inicio de un nuevo viraje histórico en el devenir de la universidad de todos los jaliscienses”.

EL MENSAJE POLÍTICO

En la última parte de su mensaje, vendría lo que el hoy Gobernador piensa sobre lo que no se debe hacerse con la Universidad de Guadalajara, esto es el lucro económico y político.

¿Cómo debemos interpretar las siguientes palabras de Alfaro?

Nuestra generación fue testigo de cómo en momentos específicos se utilizó el debilitamiento presupuestal de nuestra institución para impulsar proyectos privatizadores de la educación pública en una agenda política disfrazada de liberadora de la universidad o como en otros momentos se hablaba desde los espacios de dirección institucional a nombre de la comunidad universitaria para incidir en agendas partidistas o en causas políticas que nada tenían que ver con las tareas sustantivas de la Universidad”.

Esa historia debe quedar en el pasado. La universidad no puede seguir siendo atacada desde el gobierno para someterla, ni puede seguir siendo utilizada para lucrar políticamente de parte de nadie”.

Siempre defenderé la libertad de la comunidad universitaria para participar a título personal en la arena política, pero siempre defenderé también la institucionalidad que impide el uso político de la universidad”.

El Gobierno de Jalisco y la universidad de todos los jaliscienses deben de iniciar una nueva etapa en su relación basada en el respeto mutuo, todos debemos de aprender de las lecciones que el pasado reciente nos ha dejado”.

Cuenta conmigo señor rector para apoyarlo en la responsabilidad que hoy asume y la UdeG contará con el respaldo del Gobierno de Jalisco para cumplir con sus funciones y servirle a los jaliscienses”.

¿QUÉ VIENE?

Esto es lo que dice Enrique Alfaro, recordemos que la Universidad de Guadalajara tiene un grupo compacto que la gobierna con el liderazgo del licenciado Raúl Padilla, quien ha trascendido ya a seis gobernadores y serán siete con Alfaro, si en estos próximos años no se registra cambio de mando.

Alfaro, como Aristóteles, en sus caminos hacia la gubernatura de Jalisco, pactó con el Grupo Universidad y con Raúl Padilla. ¿Se tiene autoridad moral para exigir que de ahora en adelante eso ya no se haga? ¿Por qué de ahora en adelante el apoyar candidaturas y proyectos políticos se debe terminar?

El Grupo Alfarista y el Grupo Universidad fueron juntos a la pasada elección, la prueba está en los seis diputados federales y locales que se le otorgó a los Leones Negros (Tonatiuh Bravo Padilla, Abril Alcalá Padilla, Mara Robles, Mónica Almeida, Enrique Velázquez y Gerardo Quirino Velázquez).

¿El mensaje de Enrique Alfaro es el rompimiento de la alianza, ahora que ha superado las diferencias con el Presidente Andrés Manuel López Obrador? ¿Tendrá el apoyo federal para terminar la era Padilla e inicie la era Villanueva? ¿O cómo interpretar estas palabras de Alfaro de que no se debe lucrar con la UdeG o es simple retórica? ¿Se repetirá la historia con Emilio González Márquez que terminó en un final muy triste y doloroso con la destitución y posterior muerte del rector general Carlos Briseño Torres?

El tiempo nos dará las respuestas.

OPINIÓN

Obras son amores…

Published

on

Opinión, por Pedro Vargas //

Las frases convertidas en adagios o refranes populares, son verdades de gran peso. Por lo general las entienden no solo los letrados sino también los poco versados en la cultura, en pocas palabras, son comprendidas por toda persona con mediano uso de razón.

En nuestro medio mexicano, tanto entre amigos, como con la familia y no se diga cuando de política se trata, el refrán cobra un significado muy peculiar. Así tenemos por ejemplo el de “Poderoso caballero es don Dinero”, que nos indica que cuando en un asunto está de por medio la economía, las cuestiones suelen definirse a favor de quien tiene o invierte más caudal. Y muy socorrido es el adagio que reza: “El que a buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija”, que la verdad es tan claro que no requiere mayor explicación.

Dentro de tales píldoras de sabiduría popular está el dicho de que “Obras son amores, y no buenas razones.” Y es que este proverbio se aplica para el caso de los políticos que saben cumplir, que lamentablemente no son todos, ni tan siquiera un porcentaje respetable, más bien abundan los que de las promesas hacen su estilo de vida y por lo tanto, no cumplirlas es su característica. Por ello el pueblo tiene en tan mal calificación a los diputados, a los regidores, a los senadores, a los jueces, a los dirigentes de partidos o de sindicatos y en fin, a la mayoría de los servidores públicos, que entre más alto es su encargo, tal parece que más casados están con las mentiras.

Hace unos días, el sábado doce del presente mes de la Patria, vino el primer mandatario de la nación a la Perla Tapatía. Su presencia obedeció especialmente para inaugurar o cortar simbólicamente el listón del arranque de la línea 3 del tren ligero de Guadalajara. Esta obra se había iniciado en el nefasto sexenio de Enrique Peña Nieto y su concolega Aristóteles Sandoval. Se proyectó que costaría 17 mil millones de pesos y que se entregaría en 2017. Todo fue decepción para la gente que esperaba tan necesaria obra, pues ni costó esa millonaria suma ni se terminó en el año prometido, ni en el siguiente. Aún se tuvo la desfachatez de que ambos dizque gobernantes hicieran una “inauguración” poco antes de terminar sus mandatos, acto que más bien pareció una burla para la población. Mientras tanto lo que si fue efectivo, es que ya se habían gastado alrededor de treinta mil millones de pesos, casi el doble de lo proyectado: la obra parecía barril sin fondo.

Al iniciar su gestión los actuales mandatarios, tanto de la nación como del Estado de Jalisco, se pensó que apoco se alargaría más años el finiquitar la mentada línea tres. Esto porque desde la campaña electoral afloraron diferendos entre los dos candidatos entonces, ahora gobernantes. Por fortuna, el mandamás estatal supo pedir apoyo y el primer magistrado federal mostró sensibilidad, por lo que de inmediato comenzaron a fluir los casi cinco mil millones de pesos que faltaban. Y de esa manera, por fin el pasado doce de septiembre se inauguró la magnífica línea tres. Y entonces resonó la frase: “Obras son amores, y no buenas razones”. Ahora de Zapopan hasta Tonalá-Tlaquepaque, pasando por Guadalajara, el trayecto se recorre en media hora más o menos, lo cual es una ilusión hecha realidad que el pueblo sabrá valorar.

En la misma ocasión, el mandatario federal se comprometió a construir la Línea Cuatro del Tren Ligero, que cubriría una novedosa ruta en la zona conurbada de Guadalajara con destino hacia Tlajomulco. El compromiso lo había adquirido el gobernador hace tiempo, pero ahora se ve que será cristalizado porque AMLO asumió el compromiso de terminarlo durante su sexenio. Con ello volvió a resonar el adagio: Obras son amores…

Pero este refrán obliga a que se prosiga la tarea emprendida. Y allí está la autopista Guadalajara- Puerto Vallarta, que desde los tiempos del amargoso Calderón se prometió y solo ha quedado en eso: promesa incumplida. El año pasado, visitando Nayarit, el Presidente declaró que daría un ultimátum a los encargados de realizar esa carretera, y se comprometió a concluirla. No exageramos si decimos que esa vía terrestre es un sueño no solo para los jaliscienses y nayaritas, sino para gran parte de México, que utiliza ese medio para llegar al edén Vallartense.

De los tres tramos de que consta la autopista, está en funciones el primero, que pasa por Compostela, la primera capital de la Nueva Galicia. Pero el segundo, que llega a Las Varas, desde hace dos años se dijo que pronto se entregaría, pero a la fecha ni siquiera se apunta cuando entrará en funciones. Ojalá que el Presidente recuerde su promesa y nos de el gusto de pronto recorrer esa vía corta a Puerto Vallarta, nuestro paraíso jalisciense. Con ello volveremos a pronunciar jubilosos, el refrán que ojalá se convirtiera en divisa de todos los políticos: Obras son amores, y no buenas razones.

Continue Reading

OPINIÓN

Superan AMLO y Alfaro diferencias: Habrá Línea 4 del Tren Ligero

Published

on

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

El pasado sábado visitó Guadalajara el Presidente Andrés Manuel López Obrador para echar a andar la Línea 3 del Tren Ligero, una obra muy accidentada y de alta complejidad que, de un presupuesto inicial de 16 mil millones de pesos se fue al doble y que finalmente no la pudieron capitalizar sus dos principales promotores, los políticos priistas Enrique Peña Nieto y Aristóteles Sandoval.

Fue un buen día para Jalisco, hay que subrayarlo, porque además de que el Presidente López Obrador inauguró la gran obra de transporte, acompañado del Gobernador Enrique Alfaro, anunció una excelente noticia para el Estado, la construcción de la Línea 4 del Tren Ligero de Tlajomulco a Guadalajara, que fue un compromiso de campaña, tanto del político tabasqueño, como de Alfaro. De la misma forma anunció que el Gobierno federal apoyará la terminación de las obras en el periférico para que pueda entrar en operación el Peribús.

López Obrador habló de sus diferencias políticas con el Gobernador Alfaro, pero aclaró que así es la democracia, donde existe la libertad y las visiones diversas forman parte de la misma, lo que importa, precisó, es ponerse de acuerdo en lo fundamental y trabajar unidos para impulsar el desarrollo y el mejoramiento de las comunidades.

Hay que reconocer la persistencia del Gobernador Alfaro de estar machacando la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero y finalmente tiene la respuesta positiva del Presidente, y viene a tapar bocas de que el Gobierno Federal castigaría a Jalisco por las críticas constantes que el político de MC ha lanzado al gobierno de la 4T, el más reciente fue la pasada semana en Chihuahua, donde criticó el proyecto de presupuesto del gobierno federal para el 2021 en el que no se contempla recursos para las obras de infraestructura de Jalisco.

DESPUÉS DE TRES SEXENIOS

La puesta en marcha de la Línea 3 del Tren Ligero es muy significativo, si consideramos y recordamos que durante tres sexenios (los gobernados por Acción Nacional) no se construyó ni un milímetro de este tipo de transporte al faltarle visión.

Hay quienes en automático le restan valor y descalifican la obra por haberse elevado los costos al doble y no haberse concluido en el tiempo que fue planeada, se esperaba que concluyera en 2018 y finalmente se extendió casi dos años hasta el 12 de agosto del 2020.

Sin duda la Línea 3 del Tren Ligero es una gran obra que vendrá a aliviar el problema agudo de movilidad que sufre la Zona Metropolitana de Guadalajara y el Sistema del Transporte Público con una longitud de 21.5 metros con 18 estaciones y cruza el subsuelo del Centro Histórico de Guadalajara a 20 metros de profundidad.

La ZMG cuenta con dos líneas del Tren Ligero construidas durante los gobiernos priistas encabezados por los gobernadores Enrique Álvarez del Castillo, Guillermo Cosío Vidaurri-Carlos Rivera Aceves. La Línea 1 se inauguró en septiembre de 1989 y la Línea 2 en julio de 1994. La Línea 1 tiene una longitud de 16.5 kilómetros y cuenta con 20 estaciones. La Línea 2 del Tren Ligero a su vez mide 8.5 kilómetros y cuenta con 10 estaciones.

LA GRANDILOCUENCIA

¿Qué falló en la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero? ¿Dónde se complicó la obra? Pienso que hubo un error de cálculo de parte de Peña Nieto y Aristóteles, a quienes los técnicos les escondieron la verdad de lo complejo que resultaba cruzar por el subsuelo el Centro Histórico de Guadalajara, por un lado, y por el otro, la magnitud del proyecto, los 21.5 kilómetros, si hubiera sido una tercera parte más corta se hubieran evitado estos problemas. Los jóvenes tienen a su favor el ímpetu y la energía de innovar, hacer cambios, muy echados para adelante, pero esa fogosidad con la falta de experiencia los lleva a cometer errores y sufrir tropezones, como pasó aquí.

BENEFICIA A LA CIUDAD

La opinión de la amplia mayoría de los ciudadanos es que la Línea 3 del Tren Ligero es benéfica para la ciudad, es la opinión del 84% de la gente de Guadalajara, conforme a encuesta realizada por Polymetrix, los mismos ciudadanos que han percibido que la relación entre el Presidente y el Gobernador ha sido mala, el sentir del 54% de los consultados.

SER PROACTIVOS

Finalmente, la obra ya empezó a funcionar, esperemos que tanto tiempo haya permitido subsanar errores y/o fallas graves -como sucedió con la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México-. Y el hecho de que tanto el Presidente López Obrador como el Gobernador Alfaro, le hayan dado la importancia del caso, habla de la responsabilidad que asumen como gobernantes, más allá de la retórica política electorera, porque finalmente son los hechos los que hablan por las personas.

Al margen de que otros gobiernos hayan iniciado esta obra, a los actuales les corresponde darle continuidad para beneficiar a cientos de miles de personas que diariamente utilizarán este transporte moderno de vanguardia y que es de primer mundo. Estrellitas a Alfaro y López Obrador. Una buena, por fin.

Continue Reading

OPINIÓN

Pablo Lemus y el dilema de Hamlet: Ni Morena ni Futuro…¿el PAN?

Published

on

Opinión, por Zul de la Cueva //

La verdad estas ideas, más que mías, son el resultado de conversaciones con un buen amigo a quien por respeto no nombro pero doy crédito de esta manera por los mismos motivos.

El dilema shakeaspieriano del príncipe de Dinamarca, que se debate entre ser y no ser es la columna vertebral de este texto pero no hay motivos para temer, va a ser todo menos un ladrillo académico y sólo es una lupa útil para mirar el problema que hoy enfrenta Pablo Lemus, alcalde de Zapopan y aspirante a gobernador.

Antes de comenzar quiero agradecer a Pablo la gentileza de acudir a Los Sótanos del Poder a ser entrevistado, porque más allá de las distancias que pudiera haber, el alcalde de Zapopan no me debe nada, no tenía ninguna obligación y acudió a hablar conmigo con una cámara en medio, lo que no es sencillo ni es confortable. Corrió un riesgo y eso lo saludo gratamente, no todos se atreven.

Terminadas las caravanas y las gratitudes propias que la buena educación demanda, hablemos del asunto a mirar: Pablo Gobernador 2024. ¿Es posible esto? Posible sí, pero muy poco probable.

De ahí el dilema de Hamlet, el eterno príncipe que se debate entre ser y no ser y a quien, desde el principio de la trama, sin importar sus decisiones, le será inalcanzable la corona.

Hamlet, si finge que no ve las intenciones de su tío, si obedece, si acata, será igualmente reemplazado, él no puede ser el rey porque es de otra línea de sangre que debe ser removida para que florezca el proyecto de su tío.

Por otro lado, si se rebela, las fuerzas en contra son demasiado grandes, los aliados escasos, los enemigos en casa. Sólo le queda, al príncipe, la pretensión de la locura.

Pensemos en las posibilidades que el príncipe Pablo de Zapopan tiene para hacerse con la corona de Jalisco. Sus aliados no están en casa, al igual que el príncipe Hamlet, el reino donde habita no le mira con ojos gratos. Se le tolera, se le respeta, pero se le confía nada, antes lo contrario, cada posición es una negociación, para avanzar hay que ceder, para sostener Zapopan hay que dejar ¿qué?… ¿Guadalajara?

¿Qué pasa si no va a Guadalajara? Se pierde en la nada. Clemente Castañeda es el ejemplo que un líder de bancada, de sector y de partido apoyado y fortalecido por los intereses del grupo no figura. MC no ajusta para figurar en lo nacional y eso si eres impulsado con tocho morocho; cuanti menos va a funcionar si eres bloqueado. La bancada es una trampa, no es una salida y de nada le sirve recorrer el estado porque nadie se va a acordar tres años después.

Guadalajara le está vetada por Movimiento Ciudadano porque en el Alfarismo Pablo no es de sangre real y si elije no ser en ésta, elige no llegar en la que sigue, ese es el dilema.

¿Entonces qué? Pablo tampoco estaría en casa en Morena, un dragón indomesticable, una hidra de diez mil liderazgos locales que en Jalisco parece aún no encontrar sus pies. Ahí no es. No para Pablo, no ahora. Morena seguramente se definirá desde sus procesos internos, con sus actores y para cuando el dragón despierte, porque es un dragón, será tarde para Pablo. En Morena no puede ni imponerse, ni negociarse, ni ser impuesto desde el centro. Tampoco esa es su ruta. El timing de Morena no lo favorece.

Futuro es una camisa de una talla distinta a la de Pablo, no le queda. Es por un lado demasiado pequeña y por otro de un corte de moda que no le funciona bien. Costaría trabajo entenderse con los jóvenes precarizados que buscan un cambio desde un ángulo que poco tiene que ver con el proyecto de Pablo. Replantearse, re inventarse para encajar en futuro a un año de la elección no es muy viable que digamos.

Podría intentar revivir al PAN desde un acuerdo nacional para armar un proyecto viable, con él al centro del mismo y eso funcionaría para que en las velas de Acción Nacional soplara el viento, pero no suficiente para llevarlo a conquistar la Perla Tapatía. ¿Pablo Regidor? Qué difícil salto a Gobernador.

Y aunque podría hacerse presidente del partido, aún así habría perdido la ciudad, que no es pequeña herida. Tal vez no haya salida en este dilema en el que Pablo se debate. Lo que es cierto es que el tiempo para decidir entre ser o no ser es cada día más corto. Lo digo con todo respeto.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Pin It on Pinterest

Privacy Policy