Connect with us

OPINIÓN

Ni policía del mundo ni líder: Estados Unidos, al borde de la crisis

Publicado

el

A título personal, por Armando Morquecho Camacho //

La pandemia y el gobierno de Donald Trump fueron punta de lanza para Estados Unidos, pero esto no en el buen sentido de la palabra.  A raíz de que estos dos fenómenos aparecieron, penetraron y se instauraron en la sociedad, muchas cosas han cambiado para Estados Unidos en distintos sentidos. 

De entrada, a raíz de la administración trumpista que irrumpió en la vida política de Estados Unidos, el detrimento de la influencia del país en el panorama internacional ha sido notorio sobre todo en la tarea de gestión de crisis tanto económicas como de seguridad en el resto del mundo. 

Recordemos que anteriormente, cualquier declaración o postura de la Casa Blanca respecto a un problema en particular, era motivo suficiente para encender alarmas, ya que cada palabra era un pequeño adelanto de las medidas que se emprenderían para alinear a esos gobiernos conflictivos cuyas acciones amenazaban con el orden mundial. 

De hecho, algunos detractores de Estados Unidos, con el afán de burlarse, bautizaron al país como la policía del mundo, sin embargo, lejos de ser una burla, este apodo no era nada más que una forma de reiterar el poder e influencia del país en el resto del mundo.

Hoy no es así, todo lo contrario, cada vez es más frecuente que las declaraciones o bien, las posturas de la Casa Blanca respecto algún problema no sean tomadas en serio y que estas inclusive sean rebatidas por los gobiernos a los que van dirigidas. 

Estados Unidos, ni policía ni líder. Hoy Estados Unido es Jack del Titanic tratándose de aferrar a la puerta de madera sobre la que flota Rose. 

Pero esto no es de sorprenderse, Donald Trump, en muchos sentidos, fue un gobernante sumiso. Su profundo interés en salvaguardar las finanzas de sus empresas fue tan grande, que cedió terreno político a China y a Rusia en muchos sentidos. 

Esto es así, que incluso Rusia, confiados de que Trump ganaría nuevamente, cocinó lentamente un plan para invadir Ucrania y extender su influencia en la región, plan que seguramente hubiera pasado desapercibido de concretarse el triunfo Republicano, y aunque este plan avanzó con o sin Trump, Putin tomó una decisión basándose en las heridas de Estados Unidos. 

Mientras que China no solo creció económicamente, sino que su influencia política creció de sobremanera y también comenzó a trazar proyectos expansionistas al aprovechar su condición económica para incidir en la política interna de Taiwan y de Hong Kong. 

Asimismo, retomaron con orgullo y dejaron de esconder su política autoritaria y privativa de derechos humanos, misma que pasó desapercibida por el entonces mandatario de Estado Unidos que estaba muy ocupado atacando a la prensa y a las minorías. 

De hecho, el crecimiento de China en el espectro político ha sido tan grande, que ahora el gobierno chino tiene el valor de amenazar con derribar el avión de Nancy Pelosi si éste entra a Taiwan, país en conflicto con China debido a los intereses expansionistas del Gobierno que busca una reunificación con la isla democráticamente gobernada. 

No obstante, aunque Trump no se hizo con la reelección, le hizo el trabajo sucio a Putin y a Xi Jinping, dejándole a Joe Biden una nación debilitada económica y socialmente, ya que por si fuera poco, pese a la derrota, Trump estaba decidido en dar la última estocada a la nación intentando boicotear el proceso electoral dañando así profundamente la democracia y a las instituciones que sostienen a la nación. 

Por el otro lado, el populismo Trumpista y la pésima gestión de la crisis sanitaria, le abrieron camino al COVID-19 que no solo costó muchas vidas, sino que también tuvo un gran costo económico para Estados Unidos, que hasta la fecha  y ante una recesión inminente, sigue pagando las facturas del populismo. 

Ahora bien, en lo que respecta a Joe Biden, aunque su gestión de la pandemia fue excelente, las cosas han cambiado, ya que a diferencia de cuando llegó a la Casa Blanca, la pandemia es la menor de las preocupaciones de los ciudadanos estadounidenses. 

Al contrario, lo que hoy les preocupa es la crisis económica, la falta de empleo y los costos tan elevados de la gasolina que se deben en gran medida a esa guerra en Europa que Estados Unidos ha sido incapaz de controlar. 

Hoy Joe Biden tiene muchos frentes abiertos, que en su mayoría son internos y demuestran una falta de control político del presidente y su equipo respecto a los problemas nacionales e internacionales. 

Un claro ejemplo de ello es la migración y la fallida reforma migratoria, para la cual no encontró apoyo, ni en la mayoría de su partido que hoy se encuentra dividido, una vez más por las posturas ideológicas radicales de personajes como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez que cada vez se alejan más del centro pragmático e ideológico del partido.

Por otro lado, la crisis no se limita a la que atraviesa el presidente en su propio partido, sino que también involucra el sentir de la ciudadanía, que aunque ésta muestra un gran rechazo hacia Joe Biden, también le brinda un panorama claro a los demócratas, ya que las estadísticas muestran que el problema no es el partido, sino Joe Biden en particular. 

Estados Unidos está herido, su liderazgo está debilitado y su influencia política es tenue, y probablemente corregir esto tomara mucho tiempo, por eso la responsabilidad de Joe Biden es tan grande. 

Pero cuando hablo de responsabilidad, no me refiero que debe corregir el rumbo para garantizar la reelección, ya que la gente lo ha dejado claro: es muy viejo para ser presidente, de ahí la inconformidad ciudadana con Biden pero no con el proyecto demócrata. 

En ese orden de ideas, Joe Biden debe buscar terminar su administración con dignidad, de tal forma que cuando entregue la candidatura demócrata a la presidencia, existan condiciones óptimas para ganar y también, para gobernar. 

Por esto mismo, no podemos perder de vista las audiencias sobre el asalto al Capitolio el 6 de enero del 2021, éstas serán un parteaguas para el futuro político de Estados Unidos, ya que será durante este proceso, cuando las instituciones de este país decidirán si opta por defender el sistema democrático y de justicia, o si se doblegará ante el Trumpismo y su nocivo populismo, que aunque no es seguro que sea él quien aparezca en la boleta, seguramente será alguien que lo represente a la perfección, al fin y al cabo, el Partido Republicano tiene dueño, y este tiene nombre y apellido. 

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NACIONALES

La prudencia de la presidencia electa

Publicado

el

De primera mano, por Francisco Javier Ruiz Quirrín //

HABÍAMOS señalado en su momento que Claudia Sheinbaum había actuado durante la campaña con mesura y prudencia, ante embates surgidos desde Palacio Nacional en su contra, como fue la designación de Clara Brugada en lugar del justamente merecedor a buscar la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

Otro ejemplo de esa actitud se vio ante la “rebeldía” de Marcelo Ebrard, quien agraviado por no ser el “elegido” del Presidente, se atrevió a denunciar el uso de recursos públicos a favor de la candidata oficial.

En ambos casos, así como en otros, no se registró ningún reclamo privado y mucho menos público de quien hoy es virtual presidenta electa de México.

Así también, ante la instrucción del Presidente López Obrador de anunciar a través del coordinador de la fracción de MORENA en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, que septiembre sería el mes de la aprobación del paquete de iniciativas de reformas constitucionales que heredará la “4-T” al siguiente sexenio (entre ellas la reforma al Poder Judicial Federal y la desaparición de todos los organismos autónomos), la señora Sheinbaum actuó de inmediato, sabedora de que ese tipo de noticias colapsan el mercado financiero.

No solo designó como su seguro secretario de Hacienda y Crédito Público al actual titular, Rogelio Ramírez de la O (conocedor y conocido de los hombres del dinero), sino que adelantó que la reforma al Poder Judicial no sería de inmediato, sino después de ponerse en práctica un ejercicio de parlamento abierto, en el que participen los expertos, abogados, universitarios y los propios trabajadores del poder judicial.

Y fue el lunes cuando se dio la reunión en palacio nacional entre Sheinbaum y López Obrador y el resultado reiteró una posición serena y reflexiva de quien será la primera presidenta de este país, deteniendo con ello la tremenda ola que amenazaba con tragarse todo a su paso, tan solo en 30 días del mes de septiembre, ya que no solo se aprobaría la designación de jueces bajo el voto popular, sino también la reforma electoral, la reforma eléctrica, la fiscal, la de telecomunicaciones y la total desaparición de todos los organismos autónomos.

De esta manera, AMLO podría heredar un Estado controlado por una sola persona.

Sin embargo, el que la propia Claudia haya anunciado momentos después del sonado encuentro, que la reforma al Poder Judicial se consumaría hasta dentro de un año, quiere decir que se dieron acuerdos en los que López Obrador accedió y lo hizo solo ante el evidente y desastroso panorama que dejará al nuevo sexenio.

Apenas unos días antes, AMLO se había atrevido a declarar que el interés político estaba por encima del interés que se tenía sobre el Peso mexicano, cuando éste se depreció ante el dólar, precisamente por los anuncios oficiales arrebatados.

Hemos escrito que la señora Sheinbaum es un enigma, porque no sabemos cómo actuará una vez sentada en la silla presidencial. Es decir, la gran expectativa es, si su actitud evidencia la presencia de un “maximato” lópezobradorista, o continúa ofreciendo su rostro la prudencia y la mesura, para ir imponiendo su propio estilo, poco a poco y sin los radicalismos de su antecesor. Esto lo sabremos al paso del tiempo.

Los expertos dicen que ambos podrían ser distintos, pero en esencia, iguales. Saben que en los pasados comicios electorales del domingo 2 de junio, Juan Pueblo les otorgó un “cheque en blanco” a través de 35 millones de votos y no solo para avalar al gobierno de López Obrador, sino “autorizar” a la futura presidenta para llevar a cabo las reformas de Estado, pendientes y necesarias.

MERCADOS FINANCIEROS, FACTOR DE EQUILIBRIOS DE PODER

SI OBSERVAMOS lo que acaba de suceder desde el punto de vista de la relación del poder público con los mercados financieros, estos últimos obligaron al gobierno a meter “freno de mano” a su alocada carrera… Es muy difícil creer que Ignacio Mier, el coordinador de la bancada “morenista” en la Cámara de los Diputados, se manda solo… Si dio la cara para anunciar que en septiembre se aprobaría el paquete de iniciativas de reformas constitucionales enviadas por el Presidente, es que éste último ordenó hacerlo… Una estrategia muy conocida de AMLO: dejar correr la información final buscando reacciones… El hecho es que Claudia Sheinbaum no puede arrancar su sexenio en medio de una crisis financiera que incluya la caída en la bolsa de valores, el deslizamiento del peso frente al dólar totalmente desfavorable a nuestra moneda y la consecuencia lógica, inflación y aumento de precios en los artículos de primera necesidad… Así que los mercados financieros se convirtieron, ante la circunstancia que vivimos, en un factor de equilibrio por encima de los poderes constitucionales del Estado Mexicano: El Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial…

Por cierto, en lo relativo al nuevo gabinete, todo indica que Omar García Harfuch será el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana… Eso sería a partir del 1 de octubre… Antes de eso, la estela de 190 mil asesinatos en el sexenio más violento de la historia… ¿Esperaríamos un cambio con resultados efectivos y positivos a partir de este anuncio?… ¿Qué más quisiéramos?

Continuar Leyendo

JALISCO

La ruptura de Juan José Frangie con la UdeG: El naufragio de Papirolas en la tormenta política de Zapopan

Publicado

el

Crónicas de Pacheco, por Daniel Emilio Pacheco //

En los anales de la política local, el nombre de Juan José Frangie quedará grabado como el del hombre que no titubeó en romper con la Universidad de Guadalajara cuando sintió la traición.

El festival Papirolas, un emblema cultural y educativo para la juventud jalisciense, pagó el precio de una batalla que parece sacada de una tragedia griega. Zapopan, bajo el mandato de Frangie, decidió no renovar su patrocinio al evento, y así, como un naufragio en plena tormenta, Papirolas se quedó sin uno de sus principales salvavidas.

La decisión de Frangie no es, sin embargo, un arrebato sin fundamento. El alcalde con licencia dejó claro, en una entrevista con Jorge Octavio Navarro -Jonás- y Mario Muñoz en el programa Forma y Fondo de Notisistema, su descontento con la postura de la Universidad de Guadalajara(UdeG) durante las elecciones municipales. Según Frangie, la casa de estudios no solo tomó partido a favor de Morena y Pedro Kumamoto, sino que activamente -dice Frangie tener pruebas- dedicó tiempo y recursos en su contra, afectando sus posibilidades en la contienda.

En la voz de Frangie resonaba una mezcla de decepción y determinación los 5 minutos y 26 segundos que dedicó al tema en los micrófonos del 1150 de AM.

Recordó cómo, durante el conflicto abierto entre la UdeG y el gobierno estatal, él se mantuvo firme, poniendo el pecho ante las balas metafóricas, en un intento por evitar que las llamas del conflicto consumieran a sus aliados. Esa postura, que le pudo haber costado su candidatura, no fue suficiente para ganarse la lealtad de la UdeG, que al final, según él, se volcó en su contra.

Que a nadie le sorprenda, entonces, la frialdad actual del Ayuntamiento de Zapopan para con la Universidad de Guadalajara. El lazo que alguna vez fue fuerte ahora pende de un hilo tan delgado que parece destinado a romperse. Frangie está dolido, y si sus palabras en la entrevista reflejan la realidad, su dolor está justificado:

Todo el grupo político de la universidad, la verdad yo no tengo por qué tener una relación con ellos en absoluto, no son gente de palabra”.

El grupo político que maneja la universidad para mí, este, no tiene, no tiene una, una validez ante mí en lo personal como Juan José Frangie, no como presidente municipal.

Yo lo dije en una conferencia en la Universidad de Guadalajara, en la Expo, en la FIL, que si algo le había aprendido yo a Raúl Padilla era la lealtad y cuando no hay lealtad, no hay nada hombre, no hay principios, el poder es algo, es un virus espantoso y si no lo sabes manejar te desbocas”, dijo Juan José Frangie.

El festival Papirolas, símbolo de creatividad y aprendizaje, se quedó sin el patrocinio de Zapopan. Las actividades culturales y educativas que requieren de tanto apoyo resienten el golpe, escribiéndose así un nuevo capítulo de confrontación para la UdeG ahora con el Gobierno de Zapopan.

La decisión de retirar el patrocinio al festival Papirolas, anunciada con firmeza por el municipio, ha desatado una serie de recriminaciones y justificaciones que ponen en evidencia la fractura entre ambas instituciones.

Ricardo Villanueva, en un tono que oscilaba entre la indignación y la defensa, recriminó la medida, subrayando la importancia del festival. Sin embargo, desde Zapopan se respondió, vía un comunicado, con un argumento que no deja espacio a dudas: la universidad cuenta con recursos suficientes para cubrir los gastos del evento.

En otras palabras, es momento de que la UdeG ajuste su cinturón y amplíe el alcance de Papirolas, que ha sido criticado por ser un festival que ha bajado en contenido, y de alcance limitado, con un costo de entrada que no todas las familias pueden costear.

Es un hecho que Papirolas debe evolucionar. No puede seguir siendo un evento exclusivo, dirigido a unos pocos. Las palabras del gobierno de Zapopan apuntan a una crítica más profunda: el festival, aún con patrocinios, no ha logrado democratizar su acceso ni su impacto.

Un boleto de $95 pesos, puede parecer un gasto menor para algunos, pero para muchas familias tapatías representa un lujo inaccesible. Papirolas debe salir a las colonias, llevar su contenido a los barrios, y convertirse en un verdadero festival popular, accesible para todos los niños y niñas de Jalisco y no solo de Zapopan.

Por otro lado, para algunos ciudadanos, la existencia de Papirolas ni siquiera es algo relevante. Las críticas no se limitan al costo, sino también a la calidad del evento. Desde su traslado al Conjunto Santander, el festival ha sido señalado por un declive en su propuesta lúdica y educativa. Nada como la Expo, comentan los nostálgicos, quienes ven en este cambio una pérdida de la esencia que alguna vez hizo grande a Papirolas.

Lamentablemente, Papirolas es el primer afectado en este juego de poder. La UdeG, en su afán de jugar a la política y obtener espacios de influencia, debe ahora enfrentarse a las consecuencias de sus decisiones, y vaya que apoyar a Pedro Kumamoto como el candidato adecuado para ganar Zapopan, luego de su intrascendente actuar como regidor, ¡Era a todas luces un error! pero, pudo más la pasión que la razón.

Mal por Zapopan, que ha decidido cortar de tajo el apoyo a un evento que podría ser transformador, y mal por la UdeG, que no ha sabido adaptar su festival, con el que ya tiene 29 años, a las necesidades de la población.

En este fuego cruzado, cabe recordar que Juan José Frangie, el alcalde con licencia tenía una amistad con Raúl Padilla, no con Ricardo Villanueva. Las alianzas políticas cambian, y con ellas, las decisiones de gobierno. Sin temor a ser quemado en la hoguera de la opinión pública, es momento de replantear un Papirolas de calidad, accesible, y verdaderamente impactante para los tapatíos, no solo para los zapopanos.

En este episodio, no hay ganadores. Solo queda el sabor amargo de una relación rota y el lamento de un evento que, sin duda, tardará en recuperarse de este golpe. La política, como siempre, tiene un costo, y en este caso, lo pagamos todos.

En X @DEPACHECOS

Continuar Leyendo

JALISCO

Mario Delgado y el aterriza sin paracaídas en Jalisco

Publicado

el

Conciencia con texto, por José Carlos Legaspi //

Vaya lío el que se armó en Jalisco por la falta de comunicación del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana.

En pleno siglo XXl, cuando las comunicaciones atiborran los medios masivos, las redes sociales, la vida cotidiana en el mundo entero, una garrafal falta de comunicación permite que los “viejos lobos de mar” de la grilla nacional vengan a Jalisco a desestabilizar lo último del proceso electoral del 2 de junio.

La falta de comunicación sobre el Programa de Resultados Electorales Preliminares, PREP, generado en el IEPC de Jalisco, fue aprovechada eficazmente por el presidente nacional de MORENA, Mario Delgado quien vino a apoyar a Delgadillo una de las dos Claudias candidateadas por las coaliciones con MORENA. A la de aquí la encumbró para arrebatar la gubernatura al Movimiento Ciudadano. Pero ha topado “con pader” por el poder que los naranjas ejercen en esta entidad.

Mario, ¿neta… que sólo a eso viniste? Digo, yo no metería las manos al fuego por el IEPC local, y tampoco por la presidente del INE.

Aquello de “participación ciudadana” lo tiene como un bonito adorno y justificante de ser y estar en el centro de los comicios, pero hasta ahí. Además de valerse de ciudadasnos para llevar al cabo las elecciones, no se ve cómo se haya vinculado a la sociedad.

La dependencia local lo que hace es, como la inmensa mayoría de las oficinas dizque al servicio de la sociedad, darle atole con el dedo al pueblo; y al hacer esto se convirtió, en automático, un instrumento al servicio de los intereses de quienes mandan. Y así en esta tierra como en lo Federal.

Para colmo, el IEPC cayó en un bache de credibilidad por no saber o no querer comunicar a la sociedad de manera clara, sencilla, breve y oportuna lo que acontecía al seno del organismo. Al contrario…se incomunicó. Unas horas quizá, pero lo suficiente para crear un vacío de poder que Mario y su MORENA aprovecharon a la perfección, para revolver el río y sacar algún a ganancia.

Las consecuencias han sido que la dirigencia nacional de MORENA se haya dejado caer, sin paracaídas ni red, en el peligroso abismo de la protesta electoral. Peligroso para el partido, cuyo dirigente nacional, Mario Delgado, no midió sus palabras al denunciar el “fraude” en contra de Claudia Delgadillo. Peligroso porque así con esos argumentos y esas maniobras los opositores de la 4ª T, podrían exigir que lo que Mario hace en Jalisco se lo puedan efectuar a MORENA en el resto del país o en el Congreso de la Unión, donde – si los cálculos siguen a su favor- tendría el triunfo que AMLO soñó y que no pudo conseguir.

A estas horas, será casi imposible, que Lemus no sea el gobernador de Jalisco: obviamente no hubo “un millón” de boletas perdidas; la inmensa mayoría de las actas de sendas casillas han sido checadas y la “tendencia” no parece caerá en favor de Claudia Delgadillo.

Mario, ¿neta… no crees que los jalisquillos pueden votar de manera diferenciada? Si bien es cierto que los candidatos a legisladores federales –según esas actas- de MORENA obtuvieron mayoría de votos en la entidad, también lo es que “la gente” votó por tirios y troyanos, para equilibrar el edificio de los Poderes que, parece, pronto habrá de derrumbarse, como los muros de Jericó, al igual que la Suprema Cortesana de la Nación.

Preparémonos por si Claudia (la que ganó) nos lleva a la 5ª…transformación, que, dicen los politólogos y opinólogos de ¿sepa? y de cepa, está allá en el rancho de ya sabes quién.

Aclaradas las charadas de estos comicios, los mexicanos seguimos creyendo fielmente en las instituciones. No queda otra, so pena de que llegue la anarquía, el desorden, la violencia, la intolerancia y persecución a quienes no comulgan con las ideas de los que mandan… ¡A caray!, parece que ya llegaron estas manifestaciones perjudiciales para nuestra nación. Habrá que sacar al buey de la barranca. Pero esa es otra historia.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.