Connect with us

MUNDO

Presagian la llamada «era del desorden»: Una tecnología que puede cambiar al mundo: blockchain

Publicado

el

Economía Global, por Alberto Gómez R. //

El fin de la segunda era de la globalización es ahora inminente, y está dando paso a una reconversión de la economía global, no solamente en su forma sino también en la manera que se visualiza ahora la generación de la riqueza.

La economía, como todo en el universo, se mueve en ciclos; el último gran ciclo económico bajo el aún imperante sistema económico –que está mutando cada vez con mayor aceleración- inició con la Gran Recesión del 2008-2009, a partir de la grave crisis financiera mundial originada en Estados Unidos con la caída de algunas de las entidades financieras más grandes y reconocidas hasta entonces, de quienes se pensaba no podrían nunca cometer errores o fraudes dado el enorme caudal de fondos de inversión que manejaban.

Los mercados financieros nunca olvidarán el 15 septiembre de 2008, el día en el que Lehman Brothers, uno de los bancos de inversión más grandes en los Estados Unidos, se declaró, oficialmente, en quiebra, tras más de 150 de años de historia.

Fue un suceso histórico. En el momento del evento, Lehman gestionaba activos con un valor estimado cercano a los 639 mil millones de dólares, poco más de la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) de México, que el Banco Mundial estima fue de 1.15 billones de dólares en 2017.

El colapso de Lehman se debió, en gran parte, a su involucramiento con las hipotecas subprime, un esquema bajo el que se concedieron miles de créditos a personas que carecían de la solvencia para afrontar los pagos de los mismos, lo cual generó un alto nivel de deudas de mala calidad, que los bancos agruparon en productos financieros sintéticos, de manera que podían ser comercializados como inversiones de bajo riesgo, a pesar que los subyacentes eran de menor calidad. Estos productos financieros (derivados) fueron colocados en los mercados de finanzas en todo el mundo, por lo que la inversión en estos rebasó por mucho el valor real de los créditos de alto riesgo otorgados, convirtiéndose en una burbuja especulativa que en el algún momento tenía que reventar.

La burbuja estalló y dio lugar a una de las peores crisis que ha golpeado a los mercados bursátiles y a todas las economías desde la Gran Depresión.

Aunque los ciclos marcan un antes y un después, muchos de ellos están envueltos en un marco más amplio similar, lo que permite realizar una agrupación más gruesa en eras o súper-ciclos. El 2020 podría marcar el fin de una de esas eras y el comienzo de otra nueva, según el banco alemán Deutsche Bank (DB). El mundo abandona la segunda era de la globalización para adentrarse en la “Era del Desorden”. Este nuevo súper-ciclo contará con varias tendencias que lo diferencian de los demás, pero sobre todo tiene su sello en la reversión de la globalización y transición demográfica.

Jim Reid, estratega de Deutsche Bank, junto a un equipo de cuatro investigadores, ha publicado un trabajo en el que estudian las diferentes eras por las que ha pasado la economía en los últimos 160 años. Todo parece indicar que el mundo está entrando en una nueva etapa que venía gestándose tiempo atrás, pero cuya transición se ha acelerado con la irrupción del covid-19: «El súper-ciclo más reciente, la segunda era de la globalización (1980-2020) comenzó lentamente y se ha ido desgastando gradualmente en la última media década. No obstante, el final de esta era se ha acelerado por el covid-19, y es muy probable que dentro de algunos años se conozca que este gran cambio surgió a partir de la pandemia del coronavirus (2020).

Estos expertos, más allá de analizar la nueva era que viene, han identificado cinco súper-ciclos durante los últimos 160 años: la primera era de globalización entre (1860 y 1914), las grandes guerras y la depresión (1914-1945), Bretton Woods y la vuelta del patrón oro (1945-1971), el comienzo del sistema fiduciario y la era de la inflación elevada (1971-1980), la segunda era de globalización (1980-2020) y la era del desorden (2020-????).

Antes de analizar esta nueva Era del Desorden, los expertos del banco alemán creen que es necesario poner sobre el lienzo el boceto de lo que ha sido la segunda ola de globalización, la era inmediatamente anterior. Esta era comenzó alrededor de 1980 con el impulso global para abolir las regulaciones y los controles de capital, que posteriormente impulsaron el libre comercio (y los flujos globales de capital) y engendraron un orden mundial más liberal, el llamado neoliberalismo económico.

La demografía mundial apoyó masivamente este fenómeno (generación del baby-boom) y aseguró un enorme aumento de mano de obra, que también ha estado impulsada por China y otros países con unos costes laborales inferiores a los de las economías avanzadas. A mediados de la década de 1980, la segunda era de globalización estaba en pleno apogeo.

«Esta era fue beneficiosa para la mayor parte del mundo, y todo encajó a la perfección en las siguientes dos o tres décadas. La inflación cayó en gran parte debido al gran aumento de trabajadores (China, Europa del Este…) que presionó a la baja sobre la inflación salarial debido a la integración del mercado laboral mundial», señalan los expertos de DB. (eleconomista.es)

No obstante, los súper-ciclos también terminan por muy bien que comiencen. Las grietas en esta era comenzaron a surgir de forma evidente después de la crisis de 2007-2008, que sacó a la luz los problemas que la globalización había creado en muchos países occidentales. En el foco se encontraban cuestiones como el bajo crecimiento de los salarios reales, la subcontratación de muchos trabajos mal remunerados y el aumento de la desigualdad.

La inequidad en la distribución de la riqueza se ha ido incrementado en las últimas décadas, provocando paulatinamente el crecimiento sostenido de los niveles de endeudamiento de las clases baja y media, lo que se puso de manifiesto durante la crisis financiera del 2008; el impago fue lo que finalmente hizo estallar la burbuja subprime.

A partir de entonces, la globalización se ha comenzado a cuestionar fuertemente, ya que lejos del supuesto beneficio con el que se vendió la idea en todas partes –a través de acuerdos, tratados, préstamos internacionales y políticas económicas alineadas para facilitar la entrada a la globalización- las brechas salariales y de la distribución de la riqueza se han acentuado; las más recientes generaciones demográficas, especialmente la Z –también llamada Centennial- nacieron bajo este modelo económico de clases –castas- lo que ha moldeado su manera de ser, pensar y ver al mundo.

Para los Centennials ya no existen fronteras para la movilidad –al menos hasta antes del confinamiento social por la pandemia- y tampoco les genera miedo el aventurarse a conocer nuevas latitudes para probar suerte en toda clase de empleos, aunque no siempre resulten lo mejor pagados; no quieren responsabilidades ni ataduras, ni matrimonio ni relaciones a largo plazo, tampoco piensan en tener hijos, y ven lejano el arraigarse en algún lugar para poseer algún bien inmueble, mientras más se aleja esa posibilidad dado el desmedido aumento de precio de estos, en contraste con la contracción del poder adquisitivo.

(…continuará…)

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Innovación y competitividad: Perspectiva actual de la economía digital en el mundo, América Latina y México

Publicado

el

Actualidad, por Alberto Gómez R. //

La economía digital ha emergido como una fuerza transformadora en la economía global, redefiniendo industrias y generando nuevas oportunidades de negocio. Este artículo explora brevemente la perspectiva actual de la economía digital a nivel mundial, en América Latina y específicamente en México, subrayando el potencial que tiene el país para consolidarse como un líder regional y global en este ámbito.

La economía digital en el mundo: Transformación global y tecnológica

La economía digital se caracteriza por la integración de tecnologías avanzadas en todos los aspectos de la economía. La digitalización ha permitido una mayor eficiencia y ha creado nuevas formas de valor, transformando la producción, distribución y consumo de bienes y servicios. Empresas líderes como Amazon, Google y Alibaba han ejemplificado el poder transformador de esta economía, alcanzando valoraciones de mercado sin precedentes y redefiniendo modelos de negocio tradicionales.

La pandemia de COVID-19 aceleró significativamente la adopción digital. Un estudio de McKinsey & Company reveló que la pandemia impulsó un avance de cinco años en la adopción digital en cuestión de meses, lo que subraya cómo las crisis pueden acelerar cambios tecnológicos profundos. Plataformas de comercio electrónico, soluciones de trabajo remoto y herramientas de colaboración en línea experimentaron un crecimiento exponencial durante este periodo.

INNOVACIÓN Y COMPETITIVIDAD

La innovación es un pilar clave de la economía digital. Harvard Business Review destaca que las empresas están invirtiendo fuertemente en tecnologías emergentes como la inteligencia artificial (IA), el Internet de las Cosas (IoT) y la blockchain para mantener su competitividad. La IA, en particular, tiene el potencial de agregar 15.7 billones de dólares a la economía mundial para 2030, según el Foro Económico Mundial (WEF), evidenciando su capacidad para transformar industrias enteras.

LA ECONOMÍA DIGITAL EN AMÉRICA LATINA: DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES

América Latina se encuentra en una fase de integración activa en la economía digital, aunque enfrenta desafíos significativos. La región ha experimentado un crecimiento notable en el uso de dispositivos móviles y el acceso a internet, lo que ha sentado las bases para el desarrollo digital. Sin embargo, la infraestructura limitada y la desigualdad en el acceso a la tecnología siguen siendo barreras importantes.

El comercio electrónico y las fintechs han sido sectores destacados en el avance digital de América Latina. The Independent resalta que empresas como Mercado Libre y Rappi son ejemplos de éxito en el entorno digital. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el comercio electrónico en la región creció un 37% en 2020, reflejando una tendencia hacia la digitalización del consumo.

INVERSIÓN EN TECNOLOGÍA Y EDUCACIÓN

La inversión en tecnología es crucial para cerrar la brecha digital. Diversos gobiernos han implementado políticas para mejorar la conectividad y fomentar la innovación. No obstante, la formación de capital humano especializado es igualmente importante. La educación y la capacitación en habilidades digitales son fundamentales para garantizar que la población pueda aprovechar las oportunidades que ofrece la economía digital. Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destaca que la educación digital y la capacitación laboral son esenciales para el desarrollo económico sostenible en la región.

EL AVANCE DE LA ECONOMÍA DIGITAL EN MÉXICO: CONTEXTO Y POLÍTICAS GUBERNAMENTALES

México ha mostrado un avance significativo en la economía digital, consolidándose como uno de los líderes en América Latina. El gobierno mexicano ha implementado diversas políticas y programas para fomentar este sector. La Estrategia Digital Nacional y el Plan Nacional de Desarrollo son ejemplos de iniciativas que buscan mejorar la infraestructura de telecomunicaciones, promover la innovación tecnológica y fomentar el emprendimiento digital. The New York Times subraya la importancia de estas políticas para hacer frente a los desafíos de la economía digital y aprovechar las oportunidades que presenta.

La creación de la Secretaría de Economía Digital sería un paso importante hacia la consolidación de un marco institucional que apoye el crecimiento digital. Estas políticas están diseñadas para mejorar la infraestructura digital y promover un entorno de negocios favorable para las empresas tecnológicas. El Banco Mundial sugiere que la mejora de la infraestructura digital y la promoción de políticas inclusivas son esenciales para maximizar el potencial de la economía digital en México.

COMERCIO ELECTRÓNICO Y FINTECH

El comercio electrónico en México ha experimentado un crecimiento explosivo. Plataformas como Mercado Libre y Amazon han expandido significativamente sus operaciones en el país, y empresas locales como Coppel y Liverpool han fortalecido su presencia en línea. Según la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el comercio electrónico en México creció un 81% en 2020, impulsado por la pandemia y el aumento de las compras en línea.

El sector fintech también ha florecido, con México liderando en número de startups fintech en América Latina. Empresas como Konfío, Clip y Kueski están revolucionando el acceso al financiamiento y los pagos electrónicos. La Ley Fintech, aprobada en 2018, ha proporcionado un marco regulatorio que promueve la innovación mientras asegura la protección del consumidor y la estabilidad financiera. MIT Sloan Management Review destaca que México es el segundo mayor mercado fintech de la región, después de Brasil, con más de 400 startups operando en el país.

DESAFÍOS Y POTENCIAL

A pesar del progreso, México enfrenta desafíos significativos en su camino hacia una economía digital plenamente desarrollada. La infraestructura de telecomunicaciones aún requiere mejoras, especialmente en áreas rurales donde la conectividad es limitada. La educación y la formación en habilidades digitales son áreas críticas que necesitan atención para asegurar una fuerza laboral capaz de participar plenamente en la economía digital.

No obstante, el potencial de México en la economía digital es inmenso. Con un mercado interno grande y en crecimiento, una ubicación geográfica estratégica y un entorno de negocios cada vez más favorable, el país tiene la oportunidad de convertirse en un líder regional y global en economía digital. Las inversiones en infraestructura, educación y políticas que fomenten la innovación serán claves para aprovechar al máximo estas oportunidades. Según un informe del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el fortalecimiento de la economía digital podría agregar un punto porcentual adicional al crecimiento anual del PIB de México.

La economía digital está redefiniendo el panorama económico mundial, y América Latina, con México a la vanguardia, está comenzando a cosechar los beneficios de esta transformación. Aunque existen desafíos significativos, las oportunidades son igualmente vastas. Con políticas adecuadas, inversiones estratégicas y un enfoque en la inclusión digital, México puede capitalizar su potencial y emerger como un líder en la economía digital global.

Los próximos años serán críticos para consolidar estos avances y asegurar un crecimiento sostenido y equitativo en el ámbito digital. Es de gran importancia la implementación de una estrategia coherente y de inversiones sostenidas para maximizar el impacto positivo de la economía digital en el desarrollo económico y social del país.

Continuar Leyendo

MUNDO

La importancia de construir consensos: Milei después de las huelgas

Publicado

el

Opinión, por Violeta Moreno //

El Gobierno de Argentina está llegando a una fase crucial donde la presentación de resultados concretos es una necesidad imperiosa. De cara a los desafíos actuales, es fundamental mostrar avances claros y tangibles que generen confianza en la ciudadanía y en los diversos actores del país.

Es momento de enfocar los esfuerzos en acciones efectivas que demuestren un resultado real para el progreso y el bienestar de Argentina. Y también es necesario que se logren superar los desafíos y se comience a construir un futuro sólido y próspero que prometió el presidente Milei. 

El tiempo siempre ha sido un factor crítico en la política, especialmente para líderes con proyectos disruptivos como el presidente Javier Milei. A medida que avanza su mandato, los desafíos aumentan, especialmente dada su debilidad parlamentaria y territorial. Es crucial ver cómo gestiona estos desafíos en los próximos meses.

Es comprensible que el gobierno busque capitalizar su respaldo popular y narrativa antiestablishment para enfrentar la etapa actual. La necesidad de mostrar resultados concretos se vuelve crucial, especialmente ante una oposición fragmentada y una base de apoyo que espera acciones tangibles. La capacidad de cumplir con las expectativas será determinante para el futuro de la administración.

Es cierto que el momento demanda acciones concretas sobre el relato. La estrategia de revelación puede haber sido efectiva para desafiar a la «casta» política, pero ahora se necesitan resultados tangibles para mantener la gobernabilidad y la confianza, tanto a nivel político como económico. Es crucial que el gobierno demuestre su capacidad para traducir sus palabras en acciones que generen un impacto positivo y sostenible en el tiempo.

Los eventos recientes, tanto el paro liderado por la CGT como los obstáculos en el Senado, subrayan la necesidad de resultados concretos por parte del gobierno de Milei. Estos desafíos muestran las dificultades que enfrenta el oficialismo para avanzar en su agenda, lo que destaca la importancia de acciones efectivas y políticas que puedan superar las resistencias y generar consenso.

Es cierto que la huelga general mostró una adhesión dispar y una disputa por su sentido entre los referentes sindicales. Aunque el gobierno pudo aprovechar esta situación para reforzar su narrativa anti-establishment, sería un error subestimar el impacto real de la protesta más allá del discurso. Es importante que el gobierno evalúe de manera objetiva las implicaciones y preocupaciones detrás de la huelga para abordarlas adecuadamente.

Es comprensible que los mercados valoren la disciplina fiscal y las políticas librecambistas del gobierno de Milei, pero también son sensibles a la complejidad social y las incertidumbres políticas. Cualquier señal de inestabilidad puede generar preocupación entre los inversores. Por lo tanto, el gobierno debe encontrar un equilibrio entre sus políticas económicas y la gestión de las tensiones sociales para mantener la confianza de los mercados.

Es interesante observar que, a pesar del paro y los desafíos económicos, el apoyo al gobierno no parece haber disminuido significativamente según las encuestas. Esto plantea la pregunta de si el paro fue un punto de inflexión en una posible escalada en la conflictividad social o si, como sugiere el oficialismo, fue más una reacción de los representantes del antiguo orden frente a los cambios y ajustes propuestos por el gobierno. Es crucial seguir evaluando cómo evoluciona esta dinámica y cómo afecta la percepción pública del gobierno en el futuro.

La estrategia de Javier Milei de apostar a un éxito rotundo en su política macroeconómica como medio para asegurarse el control del Congreso en las elecciones de 2025 es ambiciosa. Si lograra bajar la inflación, recuperar la actividad económica y aumentar el salario real de manera significativa, podría ganar un fuerte respaldo popular que le permitiera avanzar en las reformas estructurales e institucionales que propone. Sin embargo, lograr ese nivel de éxito en política macroeconómica y traducirlo en apoyo electoral y legislativo es un desafío considerable y dependerá de múltiples factores, incluidas las condiciones económicas globales y la percepción pública de su gestión.

La discusión parlamentaria sobre la reforma laboral es significativa en este contexto. Aunque algunos bloques aliados presionaron por cambios más profundos, la versión final parece ser más moderada y no aborda ciertos puntos sensibles para los sindicatos. Esto muestra la complejidad de lograr consensos en temas laborales y cómo se equilibran las demandas de diferentes actores en el escenario político.

Es cierto que el debate en el Senado ha revelado tensiones y objeciones incluso dentro de bloques «dialoguistas», lo que ha obligado al oficialismo a reconsiderar su estrategia. Esto muestra que la negociación con los gobernadores no es suficiente para garantizar el apoyo en una cámara con representación federal. Además, el protagonismo de Martín Lousteau en este debate sugiere una reconfiguración de liderazgos dentro del espacio opositor. Es importante seguir de cerca cómo estos cambios afectan el panorama político y legislativo en los próximos meses.

La cautela de grandes inversores, actores del establishment y el FMI no es sorprendente dado el escenario político y legislativo actual. Aunque el gobierno tiene una profesión de fe liberal y el mercado financiero parece estar eufórico, persisten dudas sobre la evolución de la economía real y la capacidad del gobierno para implementar cambios sustanciales y dar sostenibilidad a su proyecto. Situaciones como las ocurridas en el Senado esta semana aumentan la incertidumbre y refuerzan la necesidad de observar de cerca cómo evoluciona la situación económica y política.

Es interesante ver las diferentes perspectivas sobre la situación económica. Mientras algunos economistas ven signos de recuperación basados en la baja de la inflación, el crecimiento de los salarios reales y otros indicadores, otros advierten que la recuperación no será tan simple y que la política jugará un papel crucial en el proceso. Para muchos observadores, tanto en los mercados como en la política y la economía, es la política la que determinará en última instancia el éxito o el fracaso de los esfuerzos para sacar al país adelante. Es un recordatorio importante de que los aspectos económicos y políticos están estrechamente interconectados en la realidad argentina.

Es cierto que los consensos políticos son fundamentales para la sustentabilidad de los gobiernos a largo plazo, más allá de los respaldos coyunturales o los éxitos electorales. La experiencia histórica argentina lo demuestra claramente. Ignorar esta realidad y reducir la política a meros contubernios o intereses espurios puede ser contraproducente para la gobernabilidad y el éxito de cualquier proyecto político. Es importante que el presidente y su gobierno reconozcan la importancia de construir consensos políticos para avanzar de manera sostenible.

Un claro ejemplo de cómo poder abordar temas que tiene Milei en el tintero son las reformas estructurales, especialmente en materia de gasto público y sistema de pensiones, que deben ir más allá de soluciones de corto plazo. Es fundamental abordar estos temas con una visión a largo plazo y adoptar medidas que garanticen la sostenibilidad del sistema en el tiempo.

Esto puede implicar no solo ajustes en la fórmula de ajuste de las jubilaciones y la edad jubilatoria, sino también reformas más profundas que aborden la magnitud del desafío de prevención social y aseguren que los derechos adquiridos sean viables y sostenibles a largo plazo.

Continuar Leyendo

MUNDO

La tormenta solar del 10 de mayo: ¿Amenazas del espacio exterior, qué tan próximas están?

Publicado

el

Actualidad, por Alberto Gómez R. //

En lo profundo del vasto espacio, el Sol, nuestra estrella madre, juega un papel crucial en la danza cósmica que rige nuestro planeta. Sin embargo, a veces, su danza toma un tono más agresivo, lanzando chorros de partículas cargadas y energéticas hacia la Tierra en lo que se conoce como Eyecciones de Masa Coronal (EMC).

Estos eventos solares, aparentemente distantes, pueden tener consecuencias profundas aquí en la Tierra, manifestándose en forma de tormentas geomagnéticas, fenómenos que inquietan a científicos y gobiernos por igual.

Hace escasos días, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, más conocida como NASA, y la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) emitieron un boletín de advertencia acerca de una tormenta geomagnética que alcanzaría a nuestro planeta que podría tener fuertes repercusiones.

Este anuncio fue emitido sólo un par de días previos al viernes 10 de mayo, el día que esta tormenta solar llegó a la atmósfera terrestre.

Una tormenta solar, también conocida como tormenta geomagnética, es un fenómeno que ocurre cuando el Sol emite una gran cantidad de partículas cargadas y radiación electromagnética que interactúa con el campo magnético terrestre y la atmósfera superior de la Tierra.

Estas tormentas solares generalmente se originan a partir de eventos en la superficie del Sol, como las eyecciones de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés), erupciones solares y corrientes de viento solar de alta velocidad. Las eyecciones de masa coronal son liberaciones masivas de plasma y campos magnéticos del Sol, mientras que las erupciones solares son explosiones repentinas de energía que liberan radiación electromagnética.

Cuando estas partículas y radiación llegan a la Tierra, pueden interactuar con el campo magnético terrestre y causar una variedad de efectos. Entre ellos, la generación de corrientes geomagnéticas inducidas en la superficie terrestre, lo que puede afectar las redes eléctricas y las comunicaciones, así como provocar auroras en latitudes altas y bajas. (nationalgeographic.com.es)

Aunque las tormentas solares ocurren regularmente, la mayoría de ellas son de intensidad moderada y tienen un impacto limitado en la infraestructura terrestre. Sin embargo, es posible que algún día tenga lugar una tormenta mucho más poderosa que comprometa nuestra supervivencia.

La NOAA utiliza una escala de 5 niveles para clasificar la intensidad de las tormentas solares o geomagnéticas, conocida como la escala G de tormentas geomagnéticas.

La categorización de los niveles de las tormentas geomagnéticas fue desarrollada para cuantificar la intensidad de las perturbaciones geomagnéticas causadas por eventos solares, como las Eyecciones de Masa Coronal (EMC). Estas tormentas geomagnéticas pueden tener un impacto significativo en la Tierra, afectando la magnetosfera y generando fenómenos como las auroras boreales y australes, así como perturbaciones en los sistemas tecnológicos y de comunicación.

La categorización detallada de los niveles de las tormentas geomagnéticas, del 1 al 5:

  1. Tormentas geomagnéticas de nivel G1 (Menor): Estas tormentas son las más débiles en la escala y tienen un impacto mínimo en la Tierra. Pueden causar fluctuaciones menores en las redes eléctricas y sistemas de navegación por satélite. Por lo general, las auroras boreales y australes pueden ser visibles en latitudes más altas de lo normal durante estas tormentas.
  2. Tormentas geomagnéticas de nivel G2 (Moderada): Las tormentas de nivel G2 son más intensas que las de nivel G1 y pueden causar perturbaciones moderadas en las redes eléctricas y sistemas de navegación por satélite. Se pueden observar auroras en latitudes más bajas de lo normal durante estas tormentas, y pueden ocurrir problemas en los sistemas de comunicación de alta frecuencia.
  3. Tormentas geomagnéticas de nivel G3 (Fuerte): Estas tormentas son significativamente más intensas y pueden causar perturbaciones generalizadas en las redes eléctricas y sistemas de navegación por satélite. Se pueden producir apagones temporales en áreas afectadas y pueden haber daños menores en los sistemas de comunicación de alta frecuencia. Las auroras boreales y australes pueden ser visibles en latitudes más bajas de lo habitual.
  4. Tormentas geomagnéticas de nivel G4 (Severa): Las tormentas de nivel G4 son extremadamente intensas y pueden causar daños graves en las redes eléctricas y sistemas de navegación por satélite. Los apagones pueden ocurrir en áreas extensas y pueden durar horas o incluso días. Los sistemas de comunicación de alta frecuencia pueden verse afectados significativamente. Las auroras boreales y australes pueden ser visibles en latitudes inusuales durante estas tormentas.
  5. Tormentas geomagnéticas de nivel G5 (Extrema): Estas son las tormentas más poderosas en la escala y pueden tener un impacto catastrófico en la Tierra. Los apagones generalizados pueden ocurrir en grandes áreas, causando interrupciones masivas en la infraestructura eléctrica y de comunicaciones. Los sistemas de navegación por satélite pueden ser severamente afectados, lo que dificulta la navegación y el posicionamiento precisos. Las auroras boreales y australes pueden ser visibles en latitudes muy bajas durante estas tormentas.

La NOAA advirtió que la tormenta geomagnética que impactó la Tierra desde el viernes 10 y hasta el domingo 12 de mayo alcanzó la categoría 5, nivel extremo, primera vez que ocurre un evento así en 21 años.

Hasta el mediodía de este viernes 10 de mayo, los meteorólogos espaciales de la NOAA habían observado al menos siete eyecciones de masa coronal (CME) procedentes del Sol, con impacto en la Tierra desde el mediodía y hasta el 12 de mayo.

El comunicado advirtió que puede haber impacto en las comunicaciones HF/VHF/UHF, los sistemas GPS, las redes de energía eléctrica, la navegación satelital y otro tipo de tecnologías, y que ya se notificó a los operadores de infraestructura crítica. «Pueden producirse problemas generalizados de control de tensión y problemas en los sistemas de protección. Algunos sistemas de red pueden experimentar un colapso completo o apagones. Los transformadores pueden sufrir daños». (eluniversal.com)

Las autoridades advirtieron sobre posibles apagones o interferencias con los sistemas de navegación y comunicación durante el fin de semana, así como sobre auroras en lugares tan al sur como el sur de California, Texas y Florida, en Estados Unidos, y en estados como Sinaloa, Jalisco, e incluso el Estado de México.

Es la tormenta de este tipo más fuerte que ha llegado a la Tierra desde Halloween de 2003. Aquella fue lo suficientemente fuerte como para provocar cortes de energía en Suecia y dañar transformadores en Sudáfrica.

La actividad solar es tan poderosa que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, que monitorea el clima espacial, emitió una alerta de tormenta inusual por primera vez en 19 años, que luego se actualizó a advertencia. La agencia comenzó a observar explosiones en la superficie del sol el miércoles, y al menos cinco se dirigieron en dirección a la Tierra. (nytimes.com)

Las tormentas geomagnéticas de nivel 5 son las más intensas de su tipo, con el potencial de provocar estragos en una escala global. Los efectos de tales tormentas podrían ser devastadores para la vida en la Tierra y para nuestra civilización. Los sistemas eléctricos y de comunicación, pilares fundamentales de nuestra sociedad moderna, están particularmente en riesgo. Las sobrecargas en las redes eléctricas podrían causar apagones masivos, dejando a vastas regiones en la oscuridad y paralizando infraestructuras críticas, desde hospitales hasta sistemas de transporte.

Además, los sistemas de comunicación podrían sufrir interrupciones graves, afectando no solo a las comunicaciones cotidianas, sino también a las redes de emergencia y a la capacidad de coordinación durante crisis. Los satélites, esenciales para la navegación, el clima y la vigilancia, podrían ser dañados o inutilizados, alterando nuestra capacidad para prever y responder a desastres naturales y eventos adversos.

Pero los efectos de las tormentas geomagnéticas no se limitan a lo tecnológico. Existen preocupaciones legítimas sobre los impactos en la salud humana, desde el estrés psicológico causado por la incertidumbre y el caos hasta posibles aumentos en las tasas de enfermedades cardiovasculares debido a la exposición a campos electromagnéticos intensos. Además, las economías podrían sufrir enormes pérdidas debido a la interrupción de la producción y la distribución de bienes y servicios, así como a la depreciación de activos tecnológicos.

En última instancia, las tormentas geomagnéticas de nivel 5 representan una amenaza real y creciente para nuestra sociedad. A medida que nuestra dependencia de la tecnología continúa aumentando, también lo hace nuestra vulnerabilidad a estos eventos solares extremos. La preparación y la mitigación de riesgos se vuelven imperativas en un mundo donde las tormentas solares pueden ser tanto una belleza celestial como una amenaza existencial.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.