Connect with us

MUNDO

Las ventajas de China en la guerra comercial con EEUU: Estadounidenses carecen de una estrategia a largo plazo

Published

on

Por Raúl Cantú //

China tiene varias ventajas en la guerra comercial que le declaró el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump y que podría marcar la diferencia entre ganar y perder.

Los chinos se están preparando para asumir el liderazgo mundial de la economía y tiene cerca de cuatro décadas de transitar del sistema de planificación estatista a la economía de mercado y ha mantenido la planificación a largo plazo, principalmente en los campos de la educación, la ciencia y el desarrollo tecnológico, al igual que en el sistema bancario que lo consideran como estratégico para poder financiar los planes a largo plazo, como lo observa el analista de El País Digital, José Carlos Díez.

En 1980, cuando China inició su proceso de transformación de su economía, Estados Unidos, se significaba por ser la primera potencia económica con más del 20% del PIB mundial, diez veces el tamaño de la economía de China y una renta por habitante cuarenta veces superior a la del dragón asiático.

Sin embargo, entre 1980 y 2019 el mundo cambió. China se convirtió en la fábrica del mundo aprovechando sus salarios bajos y hoy este país cuenta con el mayor PIB mundial y exporta tecnología como lo apunta el analista de El País Digital de referencia.

Trump inició la guerra comercial al establecer aranceles al acero para proteger a sus votantes de Michigan y acaba de aprobar una ley de emergencia nacional para prohibir contratar con Huawei -empresa china- que es el líder mundial en tecnología 5G y vende móviles con más tecnología Apple con un 30% más barato.

Henry Kissinger, tenía muy clara la filosofía y forma ser de los chinos. Decía que estos asiáticos son muy hábiles en la diplomacia y no tienen prisa. En cambio Donald Trump es de impulsos, muy hiperactivo y ha tenido tres años muy agitados. La pasada semana Trump intentó llegar a un acuerdo, pero China se negó. EEUU exigía condiciones que suponían un cambio de modelo de capitalismo de Estado y los chinos no están dispuestos a acceder al cambio.

El presidente chino Xi Jinping no tiene prisa y sabe que el magnate norteamericano se juega su reelección dentro de un año. Sabe que la recesión en EEUU está próxima y la sociedad norteamericana no la espera. Sabe que si la Reserva Federal baja tasas de interés, Trump tendrá serios problemas para financiar su elevada deuda pública y China es el principal tenedor de bonos americanos de la FED”, hace notar el analista de El País.

Sabe que hay una burbuja brutal en las Bolsas de EE UU y que el pinchazo amplificará los efectos de la recesión sobre la tasa de paro. Sabe que la burbuja se concentra en empresas tecnológicas y afectará significativamente al capital riesgo, frenando en seco la innovación en el próximo lustro”.

Sabe que, para ser presidente, Trump partió en dos a la sociedad americana y cuestionó la democracia liberal. Si llega la recesión es probable que Trump no sea reelegido. Y, si lo es, será víctima de su suicida estrategia. Y sabe que Europa tiene un problema de identidad y de liderazgo y ni está ni se la espera”.

China sigue teniendo cientos de millones de pobres, graves problemas de desigualdad y el sistema bancario vulnerable. Pero seguirá invirtiendo en capital humano, en tecnología y en defensa y preparándose para el liderazgo mundial, sin prisa pero sin pausa”, puntualiza el analista de El País. 

WASHINGTON SIN ESTRATEGIA

¿Y cuál es la estrategia del gobierno de Estados Unidos para ganar esta guerra comercial?

La respuesta la dio la pasada semana el ex secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates y lo que dijo no sorprende, tratándose de quien hizo la declaración de guerra como es el Presidente de Donald Trump que se ha mostrado como un gobernante de arrebatos.

Robert Gates dijo que China dispone de una ventaja en el actual impase comercial con EEUU ya que realmente Washington carece de una estrategia a largo plazo con respecto a Pekín.

Se han fijado metas (los chinos). Tienen una estrategia para alcanzar estas metas”, declaró Gates en el programa ‘Face The Nation’ transmitido por el canal norteamericano CBS al referirse el ex secretario de Defensa de EEUU a las iniciativas realizadas por China en distintos ámbitos.

Robert Gates recordó que una de estas iniciativas es el programa Made in China 2025 que considera el otorgamiento de subsidios a las empresas chinas para ganar dominio en 10 campos de altas tecnologías, incluida la robótica y la inteligencia artificial.

Nosotros no tenemos una estrategia”, precisó Gates en alusión a Estados Unidos, quien aclaró que este no ha sido un problema propio de la administración Trump. “Los presidentes recientes han luchado para contrarrestar el auge de China en la arena global”.

Yo no creo que las administraciones recientes tengan una estrategia para enfrentarse a China a largo plazo”, precisó.

Gates indicó que Washington siempre está absorbido por los asuntos de actualidad que es muy difícil que los altos funcionarios estadounidenses encuentren el tiempo para pensar acerca de “donde quieren estar con uno u otro país en cinco años”.

VAMOS A LUCHAR HASTA EL FINAL”: CHINA

El mensaje fue lanzado al aire por Televisión Central de China (CCTV) mediante un editorial titulado: “China ha hecho la preparación integral”. En él se anuncia la posición de Pekín en la guerra comercial lanzada por EEUU, durante la emisión del programa diario de noticias.

El medio oficialista asegura que “no queremos esta lucha, pero no tenemos miedo y vamos a luchar si es necesario”.

Para la inmensa mayoría de la población china, la guerra comercial no es una cuestión económica sino de dignidad nacional. El editorial anónimo lo explica con una metáfora histórica: “Para la nación china que ha experimentado varias tormentas en los últimos 5 mil años, ¿hay alguna situación que no hemos visto antes? En el proceso de la gran revitalización de la nación, tiene que haber dificultades e incluso olas terribles. La guerra comercial provocada por Estados Unidos es sólo una barrera en el camino de desarrollo de China, y no es un gran problema en absoluto”.

La referencia no es un dato menor para una nación que fue ultrajada varias veces en conflictos recientes en los siglos XIX y XX. Quizá por esa razón, en pocas horas la página del programa oficial recibió más de tres millones de visitas en twitter y dos millones de “likes”.

Varios observadores destacaron que semejantes comentarios son “muy inusuales”, por la severidad del tono, en los medios chinos. Algo así no se produjo siquiera después del ataque aéreo de la OTAN en 1999 a la embajada china en Belgrado y cuando la colisión de aeronaves Mar Meridional de China en 2001.

El sentido común de los chinos, tanto de la sociedad como del gobierno, indica que deben seguir su camino sin importar lo que hagan los demás. En el mismo sentido, un medio generalmente crítico de Hong Kong, el South China Morning Post, destaca que en las negociaciones con EEUU, “Pekín no podía ceder a las demandas de Washington por la dignidad nacional y cuestiones de principio”.

EL PRONUNCIAMIENTO DE TRUMP

Trump decidió elevar los aranceles a una parte considerable de las importaciones desde China, medida que fue retrucada por Pekín en lo que se considera un “ojo por ojo” que no tendría fácil solución.

El presidente de EEUU cuenta con alguna ventajas, gracias al bajo desempleo, el crecimiento de más del 3% en el primer trimestre, la baja inflación y la subida de los salarios.

Que lo anterior lo consiga a costa de un creciente endeudamiento público y un alto déficit presupuestario, no parece importarle a quien comparecerá en las urnas en poco más de un año.

El columnista de Asia Times, David P. Goldman, ensaya una mirada estratégica que implica mirar mucho más lejos: “Trump quiere restaurar un pasado en el que América dominó la producción, y su estrategia de negociación recuerda el juego de Monopoly, en el que los jugadores intentan extraer rentas. China está jugando el juego de estrategia antigua de Go, con el objetivo de supremacía tecnológica”.

A mi modo ver, este es el punto central. China no pierde el rumbo y tiene mucho margen para negociar, por varias razones.

La primera es que no debe someter a su dirección política al escrutinio de las urnas, por lo que no necesita hacer nada destinado a conformar a la opinión pública que siempre es volátil y depende de los avatares de la economía, en particular en Occidente.

La segunda ventaja es la ya mencionada historia de derrotas y humillaciones, que lleva a Pekín a poner en primer lugar la soberanía de la nación, la dignidad del país y de sus habitantes, que se muestran afines al llamado nacionalista. Se trata de una actitud defensiva, mientras la de Washington es a todas luces ofensiva y guerrerista en pugna por la supremacía global.

La tercera es que China no pierde el rumbo, sabe que la guerra comercial no es tal sino una guerra por la supremacía tecnológica, como se desprende de la ofensiva contra Huawei desatada desde 2018.

Para EEUU es difícil de aceptar que la multinacional china lleve ventaja en las telecomunicaciones y sea la punta de lanza de la Ruta de Seda. Goldman nos recuerda que Huawei superó a Apple en la venta de teléfonos en el primer trimestre de 2019 pese a que no puede vender en EEUU. Por el contrario, las empresas de alta tecnología de EEUU dependen de sus ventas a China.

El núcleo de la guerra tecnológica son los semiconductores, rama en la que los chinos no son inferiores a Apple. Goldman concluye: “China espera salir de la guerra comercial con una ventaja indiscutible en la fabricación y diseño de semiconductores. Si tiene éxito, se convertirá no sólo en el poder económico dominante, sino en la potencia militar dominante”.

(Con información de Sputnik, agencia de noticias).

RESTRICCIONES A HUAWEI AFECTAN A NORTEAMERICANOS

El Departamento de Comercio de EEUU comunicó que podría aplazar la entrada en vigor de las restricciones impuestas al uso de productos de Huawei Technologies. ¿Qué significa esto?

Según la cadena CNBC, la inclusión de la empresa china en una lista negra ha hecho casi imposible para Huawei proveer los servicios a sus clientes estadounidenses. Esta es la razón por la que el Departamento de Comercio considera la posibilidad de emitir licencias temporales generales para “evitar la interrupción del funcionamiento de las redes y equipamientos existentes”, comunicó un portavoz, citado por el medio.

Los beneficiarios de estas licencias serán los proveedores de acceso a internet y de servicios de comunicación móvil –procedentes de áreas escasamente pobladas como Wyoming y el este de Oregon–que han comprado equipos a Huawei en los últimos años.

Efectivamente el Departamento de Comercio permitirá a Huawei comprar productos estadounidenses para poder ayudar a los consumidores existentes a mantener la seguridad de sus redes y equipamiento, pero la empresa china no contará con la autorización para comparar partes y componentes estadounidenses para producir los nuevos productos.

La decisión de las autoridades estadounidenses de realizar este retroceso señala a que su decisión respecto a Huawei fue poco deliberada y que la inclusión de la empresa china en una lista negra podría asestar un duro golpe a los intereses de los mismos ciudadanos estadounidenses”, recalca el periodista Vladímir Mironenko en su artículo para el portal ruso 3D news.

La inclusión de Huawei en una lista negra es uno de los dos pasos que fueron emprendidos por la Administración Trump esta semana para contrarrestar supuestamente los riesgos de seguridad nacional. En una orden ejecutiva el presidente Donald Trump también prohibió el uso de los equipamientos de Huawei en las redes de telecomunicaciones de EEUU.

En Washington consideran que China podría utilizar los productos de Huawei para espiar a los estadounidenses. La empresa ha refutado estas acusaciones en repetidas ocasiones.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Las disputas por Mar de China Meridional: Tensión internacional aumenta, sube precio de los commodities

Published

on

Economía Global, por Alberto Gómez R. //

La escalada de tensiones internacionales se acrecienta. Al asumir el cargo presidencial el demócrata Joe Biden, era seguro que Estados Unidos buscaría por la vía bélica tratar de conservar su poderío ya en franco declive, ante el ascenso de nuevos poderes económicos, políticos y militares en el orbe, que han significado el fin de la hegemonía estadounidense.

Washington y sus aliados en Oriente –entre ellos Japón- evidencian a cada movimiento sus intenciones sobre su gran rival: China. Las disputas por el Mar de la China Meridional escalan de tono, a la par que se lanzan acusaciones de uno y otro bando tratando de legitimar su presencia militar en la región.

El mar de la China Meridional o el mar del Sur de China es el nombre usado comúnmente para referirse al principal cuerpo de agua del Sudeste Asiático, pues sus aguas bañan las costas de ocho países de la región. La Organización Hidrográfica Internacional (IHO, por sus siglas en inglés) acuñó el nombre South China Sea (su traducción en español es mar del Sur de China) en su publicación Limits of Oceans and Seas en 1953.

Los Estados que limitan con el Mar de China Meridional son los siguientes: Brunéi, Camboya, China, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Taiwán, Tailandia y Vietnam.

Vietnam, Malasia y Filipinas desde hace algunos años han reclamado ante la Corte Internacional de Justicia su soberanía en las plataformas continentales que se extienden sobre esta región del Mar de China Meridional, logrando fallos a favor de estos, pero que China se niega a acatar, haciendo caso omiso, bajo el reclamo más del 80 por ciento de la región como suya.

Esta región es rica en recursos pesqueros, petróleo y gas natural, y las rutas marítimas que pasan por el Mar de China Meridional son de las más transitadas del mundo, es por ello que esta zona es tan importante para los países en disputa. Naciones occidentales como Estados Unidos y el Reino Unido también alegan que los conflictos en este mar comprometen la libre navegación en los mares y el comercio internacional, por lo que de escalar a un conflicto mayor, podrían adherirse otras naciones.

Los ejercicios militares llevados a cabo por las naciones circundantes a dicha zona, se han venido desarrollando con mayor frecuencia y amplitud cada vez. En 2019 Taiwán llevó a cabo los mayores ejercicios militares en su historia, bajo un escenario que simulaba la invasión de China sobre su territorio.

Taiwán es una nación insular (isla) a 180 km al este de China, reclamada por el gobierno popular chino como extensión de su territorio bajo argumentos históricos que datan de hace 1700 años, cuando comenzó la explotación de la isla por los chinos. Taiwán ha sido motivo de invasiones y guerras entre países no sólo de oriente, sino de países occidentales como Holanda, Reino Unido, Estados Unidos y Japón.

Aunque Taiwán es territorio de China, son dos gobiernos y visiones del mundo totalmente distintas; mientras el taiwanés es un gobierno democrático y abiertamente occidentalizado con reminiscencias de la China Imperial, el gobierno del Partido Comunista Chino (PCCH), impuso un nuevo orden totalmente cerrado a las influencias de occidente a partir del fin de la guerra civil china, en 1949.

Al incrementarse las tensiones políticas entre Taiwán y China, EE.UU. juega el papel de defensor del país insular, ya que es el pretexto ideal para su presencia militar en aquella zona, ahora continuamente patrullada por la armada china, que aumenta en poder y número su vigilancia, así como las maniobras militares que buscan demostrar el poderío del gigante asiático, y disuadir a sus adversarios de cualquier maniobra en su contra.

Las relaciones entre China y EE.UU. podrían desencadenar un conflicto bélico de alcances mayores si los halcones de Washington continúan con su discurso belicista y confrontador, aun a sabiendas que en una guerra armada con China, Estados Unidos perdería, según cálculos hechos por las súper-computadoras del Pentágono.

El clima de tensiones políticas internacionales, impactan directamente en la economía global, agregando a este coctel la crisis económica del covid-19, que ahora comienza a mostrar su verdadero impacto.

En una columna de opinión de The Wall Street Journal, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, racionalizó y defendió el rescate ultra radical -antes inimaginable y verdaderamente atroz- de los titulares de activos (acciones y bonos) desde hace un año por parte de la Fed, cuando en tan sólo tres meses emitió 3 billones de dólares y adquirió activos con ellos, anunciando en los medios tales adquisiciones, así como muchos más billones para futuras compras, para inflar aún más los precios de los activos, haciendo inmensamente ricos a sus titulares. Esta es la razón por la que la desigualdad de la riqueza sigue continua en aumento, incrementando así en 85.6 billones de dólares al 10% superior de los estratos más ricos en EE.UU. Esto quiere decir que el 1% de aquel país –los más ricos- entre el 4º. Trimestre del 2019 y el del 2020, han aumentado su riqueza en 11.7 millones de dólares por persona.

Sin embargo, todo este mar de dinero requiere de legitimidad para continuar su ciclo económico y alargarlo el mayor tiempo posible, porque saben que de ello depende su supervivencia como potencia mundial y es por ello que, como su negocio más rentable son las guerras, comienzan a provocar una oleada de inestabilidad en varias regiones del mundo y no únicamente en el Mar de la China Meridional, sino en Asia, Europa Oriental y Latinoamérica.

Las tensiones políticas internacionales generalmente tienen impacto en algunos commodities como el petróleo, oro, plata, granos, así como en acciones de empresas de logística y del ramo tecnológico, lo que genera un aumento en el precio de los insumos y productos elaborados. Aunado a lo anterior, los conflictos o problemas en puntos geoestratégicos para el tránsito marítimo y comercio internacional, como el Mar de China Meridional, el Canal del Suez –que estuvo cerrado durante 6 días y provocó pérdidas de miles de millones de dólares- o el estrecho de Ormuz –por donde transita el 21% del petróleo líquido mundial y un 1/3 del gas natural del mundo- con la tensión constante entre EE.UU. e Irán que ponen en riesgo ese importante paso marítimo, han provocado el aumento exagerado en el precio de los servicios logísticos, que se refleja en los bolsillos de los consumidores tan fuertemente golpeados desde 2020 con la caída de la economía mundial y el descenso de la demanda, que ha generado graves distorsiones al ciclo económico natural, incrementando las desigualdades económicas en todo el mundo.

Continue Reading

MUNDO

China y EEUU en Alaska: Acusaciones mutuas

Published

on

Economía Global, por Alberto Gómez R. //

Las relaciones entre el aún poderoso Estados Unidos y su contrapeso, la Gran China, han ido incrementando su nivel de tensión conforme suben de tono los señalamientos y acusaciones entre ambos.

En la primera cumbre entre el nuevo gobierno estadounidense de Joe Biden y China celebrado en Alaska durante dos días (18 y 19 de marzo), dejó al descubierto las profundas diferencias entre Washington y Beijing, que abarcan desde el comercio hasta los derechos humanos. En un inusual escenario, las críticas de ambas partes se hicieron públicas y anticiparon un camino difícil para la relación entre ambas naciones, que actualmente se encuentran en su punto más bajo, incluso que durante la era de Donald Trump en la Casa Blanca.

La delegación china del gobierno de Xi Jinping, con mucha experiencia en este tipo de encuentros, dejó pasmados con sus respuestas a los participantes estadounidenses, liderados por el secretario de estado, Antony Blinken, luego de sus duros cuestionamientos sobre el gobierno chino y sus acciones.

Vamos a hablar sobre nuestra profunda preocupación por las acciones de China en Xinjiang, Hong Kong, Taiwán, o la coerción económica a nuestros aliados”, disparó en su introducción Blinken, que acababa de viajar a Asia para mostrar la fuerza de sus alianzas en la región. Las acciones de China “amenazan” el orden mundial global basado en las reglas, por eso no son meros “asuntos internos y nos sentimos obligados a sacar el tema”, insistió. Aplicar la ley del más fuerte nos llevará a “un mundo más inestable y violento”, remató Blinken. (lavanguardia.com)

Así mismo, Blinken se refirió a las “profundas preocupaciones” de Washington con respecto a las acciones de China en derechos humanos, así como a los “ataques cibernéticos” contra EE.UU.

Esta no es manera de recibir a un invitado”, protestó el jefe de la delegación china, que acusó a Washington de ser el “campeón de los ciberataques” y de usar su “fuerza militar y hegemonía financiera” para presionar y suprimir a otros países y de abusar de la seguridad nacional para amenazar el futuro del comercio internacional, al tiempo que aseguró que su país se opone firmemente a la interferencia de EE.UU. en sus asuntos internos.

“Nosotros no creemos en las invasiones con el uso de la fuerza, el derrocamiento de regímenes y las masacres”, subrayó Yang Jiechi (director de la Oficina de la Comisión Central de Asuntos Exteriores de China) cuestionando que Estados Unidos puedan erigirse en representantes del orden global. (rt.com)

La injerencia de Estados Unidos sobre Taiwán y Hong Kong -alegando violaciones a los derechos humanos, a la democracia y otros tantos argumentos utilizados a lo largo de décadas para justificar intervenciones y bloqueos- se debe principalmente a la batalla por la supremacía tecnológica que libran China y EE.UU.

Ambas naciones, Taiwán y Hong Kong son puntos neurálgicos en la investigación, desarrollo y fabricación de las tecnologías más avanzadas a nivel mundial. En Hong Kong, por ejemplo, se encuentra Cyberport, un parque científico y tecnológico que cuenta con más de 1,300 pymes, y es en este parque en donde algunos gigantes tecnológicos como la alemana Siemens desarrollan y prueban redes de tecnología artificial para las llamadas smart cities o ciudades inteligentes.

Hong Kong está económicamente conectado con mercados sustanciales en estrecha proximidad. Una proporción significativa de la actividad económica de la ciudad está vinculada a la Gran China, y dentro de ella, la Greater Bay Area (GBA), así como la región de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, por sus siglas en inglés).

Se denomina la Greater Bay Area a la región de Guangdong-Hong Kong-Macao que, con una superficie de 56.000 km² y una población de unos 70 millones de personas, comprende las dos Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao, así como nueve municipios de la provincia de Guangdong: Guangzhou, Shenzhen, Zhuhai, Foshan, Huizhou, Dongguan, Zhongshan, Jiangmen y Zhaoqing. La GBA es considerada por las empresas más grandes de Hong Kong como el destino preferido para la Inversión Extranjera Directa (IED), incluyendo el área de Investigación y Desarrollo (I+D). Mientras tanto, las pequeñas y medianas empresas, incluidas las nuevas empresas, planean priorizar el comercio y la inversión con países de la ASEAN.

El continuo desarrollo comercial y los vínculos de inversión en estos mercados, serán fundamentales para la prosperidad económica de Hong Kong y la región como motores de crecimiento y la creación de futuras oportunidades de empleo para sus ciudadanos, y generadora de una gran riqueza.

En el territorio de Taiwán se alojan algunos de los más grandes fabricantes de chips semiconductores a nivel mundial, como la Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC). Esto tiene una destacada importancia geoestratégica, dado que los dispositivos semiconductores son componentes básicos en computadoras, smartphones, aparatos electrodomésticos, automóviles, industria militar, aeroespacial, consolas de video juegos, y toda tecnología que implique la utilización de circuitos integrados.

Actualmente hay una escasez mundial de semiconductores, en gran parte debido a la pandemia del coronavirus, al aumentar exponencialmente desde 2020 la demanda por computadoras y dispositivos electrónicos –incluidas las consolas de video juegos- por el encierro de las personas, el trabajo y escuela desde casa, y a la forzada incursión de las empresas en el mundo del comercio electrónico y su digitalización; la falta de semiconductores ha tenido un grave impacto en grandes sectores económicos que dependen de los semiconductores para la fabricación de sus productos. Como ejemplo está la industria automotriz, pues generalmente un auto necesita más de 100 microprocesadores, sobre todo en sus unidades de control electrónico, los sistemas GPS automotrices y los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS).

Para el primer semestre del 2021 se dejarán de producir al menos dos millones de autos a nivel global debido a la escasez de semiconductores, un elemento más que se suma a los impactos económicos recientes.

El tema de los chips semiconductores se ha convertido en estratégico no sólo para las empresas que los utilizan, sino para los bloques económicos mundiales y quienes los encabezan: Estados Unidos y China.

Continue Reading

ENTREVISTAS

La política puede reinventarse: Las personas, más que partidos los protagonistas de la elección

Published

on

Por Mario Ávila //

Elevar la calidad y el nivel de la política en América Latina es posible, cuando hay formación y profesionalismo de por medio. Ese es uno de los grandes objetivos del libro “Elecciones Sin Censura”, en donde se lanza un llamado a reinventar la política.

Así lo explica Gladys Pérez, directora general de Canvas Ads School, escuela online especializada en marketing, comunicación y consultoría política, coeditora del libro, quien asegura: “La política puede reinventarse y debería transformarse y adaptarse a las expectativas de las personas, quienes hoy deben ser las protagonistas de la historia de cualquier elección”.

Explica que el libro “Elecciones sin Censura” concentra en 13 capítulos, las reflexiones y los consejos de 17 estrategas y consultores políticos internacionales con amplia experiencia profesional, para las personas que están próximas a participar de manera activa en una campaña electoral.

Es sin duda, un ejemplar muy valioso de consulta para quienes deseen cambiar el rumbo de las campañas y presentar a los ciudadanos propuestas y liderazgos que realmente se encuentren a la altura de sus expectativas y que cuenten con lo necesario para brindar resultados”, dijo.

Este libro, donde se revelan claves fundamentales para lograr reinventar las campañas y la forma de hacer política, es un esfuerzo conjunto entre Cavas Ads School y 17 estrategas y consultores políticos internacionales, para acelerar herramientas y métodos útiles a las personas que están próximas a participar en campañas políticas en América Latina, tomando en cuenta los grandes retos políticos y sociales que actualmente tienen tras la pandemia.

El reto de las y los candidatos en México -se expone en libro-, es acercarse de manera efectiva a las personas, quienes en su mayoría desaprueban a los partidos políticos y a la clase política del país; llevar a cabo campañas políticas cercanas a las personas, innovadoras y atractivas, es posible cuando se escuchan y anteponen las necesidades e intereses de la ciudadanía.

Gladys Pérez, maestra en Marketing Digital, cuenta con dos posgrados en imagen, comunicación y consultoría política, abundó que “Elecciones Sin Censura”, es un libro digital gratuito que concentra lecciones y reflexiones de estrategas y consultores políticos internacionales, con amplia experiencia asesorando a políticos y equipos de campaña en procesos electorales en distintos países de América Latina.

El objetivo es ayudar a los lectores a entender cuáles son las claves fundamentales para llevar a cabo campañas políticas disruptivas, atractivas y cercanas a las personas, en un contexto complejo de crisis económica y pandemia, en donde además los partidos políticos y la clase política en general, cuentan con una mala percepción y aceptación social.

Estudios con Latinobarómetro han señalado que de forma constante en los últimos años que los partidos políticos, los senadores, los diputados y en general la clase política en la región, tiene alarmantes índices de desaprobación social.

Los retos políticos y sociales que hoy deben enfrentar las candidatas y candidatos son muy importantes, por lo que la preparación y el desarrollo estratégico de los próximos comicios, será clave para obtener el éxito en las urnas”, expuso.

Y finalizó diciendo: “En los ámbitos de la comunicación, la consultoría y la formación política, hay estrategias, técnicas y herramientas que pueden ayudar a las y los políticos, acercarse de manera efectiva a las personas en el marco de un proceso electoral complejo”.

Esta primera edición del e-book “Elecciones Sin Censura” es gratuita y puedes descargarla desde el sitio web de Canvas Ads School: wwwcanvasplay.org

¿QUIÉN ES GLADYS PÉREZ MARTÍNEZ?

Gladys Pérez es directora general de Canvas Ads School, escuela online especializada en marketing, comunicación y consultoría política con presencia en América Latina. Es maestra en marketing digital y cuenta con dos posgrados en imagen, comunicación y consultoría política.

¿Cómo nace este libro?

Este libro es un esfuerzo conjunto entre Canvas y 17 estrategas y consultores políticos internacionales, para acercar herramientas y métodos útiles a las personas que  están próximas a participar en campañas políticas en América Latina, tomando en cuenta los grandes retos políticos y sociales que actualmente se tienen tras la pandemia.

¿Cuál es el principal reto de los candidatos?

El reto de las y los candidatos en México, es acercarse de manera efectiva a las personas, quienes en su mayoría, desaprueban a los partidos y a la clase política del país. Llevar a cabo campañas políticas cercanas a las personas, innovadoras y atractivas, es posible cuando se escuchan y anteponen las necesidades e intereses de la ciudadanía. En este libro se revelan claves fundamentales para lograr reinventar las campañas y la forma de hacer política.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.