Connect with us

MUNDO

Guerra comercial entre China y EEUU podría afectar economía mundial: Pekín rechaza presiones y advierte que no cederá

Publicado

el

POLÍTICA GLOBAL, por Raúl Cantú //

(Con información de Sputnik, CNN, Xinhua y El País)

Este tipo de acciones uno puede ver cómo comienzan, pero nunca se puede saber en exactitud hasta dónde llegan, ni cuál es la profundidad del daño que pueden hacer”, declaró a la agencia rusa de noticias Sputnik el analista financiero Christian Buteler al advertir que este escenario es muy peligroso, puestos que los efectos puede exceder a la guerra arancelaria.

En su opinión no sería extraña “una guerra de devaluación de la moneda que aumente la competitividad u otras opciones”.

Las dos principales potencias económicas se encuentran en una disputa desde la asunción de Donald Trump como presidente. En palabras del mandatario norteamericano, China ha escalado como potencia tecnológica a costa de prácticas desleales y políticas anticompetitivas.

Washington acusa a Pekín de usar tácticas depredadoras que incluyen el robo cibernético y la obligación a empresas extranjeras de entregarle sus tecnologías con el objetivo de copiarlas y así catapultar a sus empresas hacia el liderazgo mundial.

Para Buteler hay un espectro de respuestas posibles por parte del gigante asiático. Estas podrían incluir medidas recíprocas en términos arancelarios, pero también alternativas más agresivas.

Ellos [el gobierno chino] tienen un stock muy importante de bonos del Tesoro Americano que podrían vender y así producir bastante daño en el mercado. Entonces, aunque la forma en que puedan reaccionar uno no la conoce, si siguen en este nivel de escalada pueden ser más dañinos aún en su respuesta», apuntó.

El pasado lunes los mercados asiáticos y europeos cerraron con importantes pérdidas. Las caídas estuvieron motivadas por una serie de publicaciones del presidente estadounidense Donald Trump en su cuenta de Twitter. Anunció el aumento de los aranceles a las importaciones chinas de 10% a 25%, para bienes con un valor de 200.000 millones de dólares.

Desde el año pasado EEUU y China, primera y segunda economías del mundo, respectivamente, continúan implicados en una guerra comercial a gran escala.

LAS AMENAZAS DE TRUMP DESDE JUNIO

En junio de 2018 Washington amenazó con imponer aranceles del 25 por ciento a productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares con el fin de reducir el déficit comercial.

Ambos países se han impuesto desde entonces varias baterías de aranceles recíprocos: mientras EEUU tarifó las mercancías chinas por un valor total de 250.000 millones de dólares, China respondió con aranceles que afectaron los productos norteamericanos valorados en 110.000 millones de dólares.

APUESTA GLOBAL ARRIESGADA: CNN

LA CNN calificó como arriesgada la nueva apuesta global del presidente de Estados Unidos, Donald Trump al intensificar una guerra comercial con China al imponer aranceles adicionales a los productos chinos en medio de las negociaciones comerciales en curso, y ni él ni nadie más pueden estar seguros de lo que sucederá a continuación. La fuerte escalada podría sacudir a los inversionistas y es la última manifestación del conflicto de superpotencias en el Pacífico. Avivará una nueva preocupación sobre la implacable capacidad de gobierno del presidente.

La confrontación se produce en un momento en que la ansiedad ya está creciendo por la administración de Trump de varias otras crisis de política exterior, incluso con Irán, Corea del Norte y Venezuela. EE. UU. impuso nuevos aranceles a otros 200.000 millones de dólares en productos chinos después de la medianoche, y después de que el presidente acusara a Beijing de dar marcha atrás en un acuerdo entre las dos economías más grandes del mundo.

Había cierta esperanza que los negociadores de los dos países que se reunieron el pasado viernes en Washington con la Ronda Número 11 de conversaciones, pero no hubo acuerdo, como lo precisa el diario El País en su versión digital. El temor es que el enfrentamiento entre las dos mayores potencias comerciales del mundo pueda ser prolongado y afecte a la economía mundial.

Trump declaró el viernes 10 de mayo que no había prisa por llegar a un acuerdo, ya que ahora se estaban “pagando” aranceles de hasta 25% en algunas de las exportaciones de China a Estados Unidos. “Los aranceles traerán mucha más riqueza a nuestro país que incluso un acuerdo fenomenal del tipo tradicional”, escribió Trump en Twitter.

Es cierto que el aumento de los derechos podría reducir la demanda de productos chinos, pero son los compradores estadounidenses los que terminan pagando los costos de los aranceles más altos.

La táctica de Trump refleja su creencia de que la fuerte economía de Estados Unidos le da libertad para infligir dolor a los productos, trabajadores y consumidores de China, y obligará a sus líderes a retroceder y hacer nuevas concesiones.

Es un movimiento clásico de un antiguo magnate de bienes raíces que predica el arte del trato, a menudo aumenta las apuestas en el último minuto y dice que siempre está listo para alejarse de la mesa.

Pero el nuevo aumento de tarifas seguramente provocará represalias en China, a menos que haya un acuerdo de horas extra este viernes, que podría rebotar contra el presidente y los consumidores estadounidenses, especialmente en el corazón agrícola e industrial del Medio Oeste.

EL VICEPRESIDENTE CHINO ADVIERTE QUE NO CEDERÁN EN SUS PRINCIPIOS

El viceprimer ministro chino, Liu He, dijo el viernes que la cooperación es la única opción correcta para China y Estados Unidos, pero China no hará concesiones en las importantes cuestiones de principios.

Las relaciones entre China y Estados Unidos son de gran importancia, dijo Liu en una entrevista con medios de comunicación chinos tras la conclusión de la 11ª ronda de consultas económicas y comerciales de alto nivel entre las dos principales economías del mundo, que se realizó el jueves y el viernes en Washington.

Las relaciones económicas y comerciales sirven como lastres de barco e impulsores de la relación general China-EEUU, y atañen no sólo a los lazos bilaterales, sino también a la paz y la prosperidad del mundo, añadió Liu, también miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh).

La cooperación es la única opción correcta para las dos partes, pero tiene que estar basada en principios, dijo el viceprimer ministro, quien encabeza a la parte china en el diálogo económico integral China-EEUU.

China jamás hará concesiones en las importantes cuestiones de principios, destacó.

La delegación china vino a Washington para la última ronda de conversaciones con sinceridad, y sostuvo intercambios francos y constructivos con la parte estadounidense, indicó Liu, quien añadió que las dos partes acordaron continuar impulsando las consultas.

China se opone firmemente a la subida de aranceles por parte de Estados Unidos, que es perjudicial no sólo para China y Estados Unidos, sino para el mundo entero, y China tendrá que adoptar las contramedidas necesarias, agregó.

Al enfatizar que cualquier acuerdo debe ser igualitario y de beneficio mutuo, Liu señaló que las dos partes han alcanzado consensos importantes en muchos aspectos, pero que todavía quedan tres preocupaciones fundamentales de China que deben ser abordadas.

La primera es eliminar todos los aranceles adicionales, indicó, y añadió que la imposición de esos aranceles es el punto de partida de la actual disputa comercial bilateral, y que debe ser revocada por completo si las dos partes desean alcanzar un acuerdo.

La segunda es que la cantidad de adquisiciones debe ser realista, dijo, y agregó que las dos partes alcanzaron un consenso sobre el volumen en Argentina, y que no debe cambiarlo al azar.

La tercera es mejorar el equilibrio en la redacción del texto, indicó, y añadió que cada país tiene su dignidad, el texto debe ser equilibrado y que se necesitan más discusiones sobre algunos temas clave.

Al destacar que es normal que haya altibajos en las consultas bilaterales desde el año pasado, Liu señaló que es irresponsable acusar arbitrariamente a una parte de «echarse atrás» mientras que las dos partes están todavía en el proceso de negociación.

Respecto a China, el viceprimer ministro dijo que lo más importante es enfocarse en sus propios asuntos.

China disfruta de una enorme demanda de mercado doméstica, la implementación de la reforma por el lado de la oferta impulsará de manera integral la competitividad de los productos y empresas del país, y todavía existe un espacio amplio para las maniobras fiscales y monetarias, dijo, y añadió que la perspectiva económica china es muy optimista.

Liu indicó que es algo bueno para un gran país enfrentar algunos reveses en su desarrollo ya que pueden servir como una prueba de capacidad.

Bajo la firme dirección del Comité Central del PCCh con Xi Jinping como núcleo, con tal que el pueblo chino tenga una confianza firme y haga esfuerzos conjuntos, China no temerá ninguna dificultad, y podrá sin falta mantener el buen impulso de desarrollo económico sostenido y sano, añadió.

PEKÍN PREPARADO PARA UNA GUERRA DE DESAGSTE

China se está preparando para una guerra de desgaste con Estados Unidos en su disputa comercial, Pekín exige que un acuerdo final garantice “la igualdad y la dignidad” de los dos países, destaca El  País Digital en su edición de fin de semana.

Si bien los canales de conversación no se han roto entre los dos países y se retomarán en Pekín, después de que en la ronda número once  de diálogo en Washington no hubo acuerdo, los canales siguen abiertos, han remarcado las dos partes.

Las negociaciones no se han roto” y se retomarán en Pekín, se dijo sin precisar fecha de su próximo diálogo, conforme lo expresó Liu, viceprimer ministro chino y hombre de confianza del presidente Xi Jinping.

El viceprimer ministro chino aceptó que existen “desacuerdos sobre cuestiones de principios” y son tres puntos  en los que China no cederá bajo ningún concepto.

China estaría dispuesta a llegar a un acuerdo, siempre y cuando Estados Unidos levante sus aranceles adicionales; que el aumento del volumen de compras de productos estadounidenses que Washington exige a China sea realista y se ciña a la demanda interna china; y especialmente que el documento final del acuerdo sea equilibrado para garantizar la igualdad y la dignidad de los dos países.

Es en esta tercera condición de “dignidad” donde está la clave y el actual punto muerto se desató, como ha publicado la agencia Reurers al eliminar Pekín el borrador de acuerdo a las referencias a que cambiarían sus leyes para aceptar las demandas de los Estados Unidos sobre protección a la propiedad intelectual, acceso a los mercados de servicios financieros y transferencia forzosa de tecnología, entre otros aspectos.

El País resalta que para Washington, esos términos eran la garantía para hacer cumplir lo que pensaban se había aprobado, mientras que para Pekín representaba una injerencia intolerable en su soberanía y un cambio en su modelo económico que Xi Jinping no tiene intención de aceptar.

China está dispuesta a pagar un cheque, pero no a transformar su modelo económico estatal en una economía de mercado”, escribía esta semana Alicia García-Herrero, economista jefe para Asia Pacífico del banco de inversiones Natixis. “El abrupto cambio de dirección [de el presidente estadounidense, Donald Trump] en la estrategia de negociación revela desesperación, más que fuerza” al imponer los nuevos aranceles, que pasan del 10 al 25%, y amenazar con gravar de la misma manera al resto de productos importados chinos.

China ha llegado a la conclusión de que tiene margen de maniobra para aguantar lo que cree que puede ser una guerra de desgaste prolongada. La desconfianza de Pekín es grande, y domina la percepción de que, al final, el objetivo de EE. UU. es impedir que este país se convierta en una gran potencia. No ha ayudado que esta semana las autoridades estadounidenses denegaran una licencia de operación a la principal compañía telefónica china —China Mobile— e intensificaran su retórica contra el gigante tecnológico Huawei.

A lo largo de los meses de negociación, Pekín ha ido dando pasos para proteger su economía ante la ausencia de un acuerdo. “Los responsables políticos chinos se han centrado en estimular de modo efectivo la economía. Además, con una perspectiva a largo plazo en mente, China se ha esforzado en extender lazos amistosos con la mayor cantidad posible de países”, apunta García-Herrero. Para lo primero, recuerda la economista, se encuentran en marcha estímulos para el sector privado vía crédito. Para lo segundo, China ha sumado ya oficialmente a 130 países a su iniciativa Nuevas Rutas de la Seda.

Continuar Leyendo
Click to comment
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

MUNDO

Larry Fink, el todopoderoso CEO de BlackRock: Después de tres décadas «la globalización se acabó»

Publicado

el

MSIA Informa, por Angel Palacios Zea (*) //

La invasión rusa de Ucrania puso fin a la globalización que hemos experimentado en las últimas tres décadas.” La afirmación es tan contundente como representativa, viniendo de quien viene, Larry Fink, el todopoderoso CEO de BlackRock, el mayor fondo gestor de activos del mundo, por arriba de los 10 billones de dólares que harían de su empresa el tercer Producto Interno Bruto (PBI) del planeta si fuese una economía nacional.

Una de las consecuencias, según dijo, sería una renacionalización de las cadenas productivas, pues “compañías y gobiernos estarán también prestando atención más ampliamente en su dependencia de otras naciones”. Esto, afirma, “puede llevar a las compañías a traer de vuelta o cerrar sus operaciones resultando en una salida más rápida de algunos países”.

Entre los que podrían beneficiarse del proceso, apunta a México, Brasil, EUA y los centros manufactureros del sudeste asiático, aunque no explique de qué manera.

Otro problema anotado es un retraso de la agenda climática de “carbono cero”, debido a las necesidades de los países europeos, asiáticos y los EUA de buscar nuevas fuentes energéticas independientes de Rusia, viéndose obligados a recurrir a los tradicionales petróleo, gas natural y carbón.

Estos y otros pronósticos enlistados en la carta de los accionistas de BlacRock, divulgada el 24 de marzo, se suman los hechos por otros próceres del sistema financiero “globalizado”, quienes reconocen el punto de inflexión generado por las repercusiones de la operación militar rusa. Martin Wolf, el principal analista económico del periódico Financial Times, quien ya habla de una “desglobalización”, con la formación de un bloque “democrático” encabezado por EUA y Europa y otro “autocrático” encabezado por China y Rusia.

Aunque Fink y Wolf no hayan comentado el hecho, otra estrella del Financial Times, el periodista alemán Wolfang Müncahu, apunta el dedo hacia el evidente hecho de que la invasión en sí no es el principal catalizador del retroceso “globalista”, sino una enloquecida reacción de las potencias occidentales a ella, en especial a las sanciones económicas y financieras impuestas a Rusia, aislándola del sistema financiero controlado por Washington, New York, Londres y Bruselas y “congelando” sus reservas cambiarias mantenidas en el exterior. En su columna del 13 de marzo, en el blog Euro Intelligence comenta las repercusiones de la decisión:

Nosotros no pensamos eso directo, pues que un banco central congele las cuentas de otro banco central es un asunto realmente serio. Lo que esto significa, en términos económicos, es que todo el Occidente trasatlántico quedo insolvente en cuanto a nuestro activo más importante: nuestra moneda fiduciaria. Las reservas del banco central ruso eran ganancias de ventas legítimas, la mayoría para Occidente. Los tribunales pueden congelar activos obtenidos ilegalmente. Pero este no fue el caso. Rusia violó el Derecho Internacional al invadir a Ucrania, pero las cuentas de su banco central en el exterior son legales.

Con esta única sanción, hicimos los siguiente: debilitamos la confianza en el dólar estadounidense como la principal moneda de reserva del mundo; evitamos cualquier desafío que el euro vendría a hacer (al dólar); redujimos la credibilidad de nuestros bancos centrales; incentivamos a China y Rusia a evitar la infraestructura financiera occidental; y convertimos al bitcoin en una moneda respetable para transacciones alternativas (…).”

Aún más bizarra fue la actitud del Banco de Liquidaciones Internaciones (BIS) de Basilea, el llamado banco central de los bancos centrales, el cual suspendió el acceso del Banco de Rusia a sus servicios, a pesar de ser uno de sus socios integrantes. La medida es inusitada en la historia del BIS, pues ni siquiera fue tomada durante la II Guerra Mundial, cuando el banco sirvió como intermediario para transacciones financieras entre los países beligerantes, lo que benefició particularmente a la Alemania nazi, ayudándole a reducir los efectos del bloqueo financiero impuesto por los aliados occidentales.

En sus frecuentes intervenciones públicas durante el conflicto, el canciller ruso ha hablado de que el mundo transita por un cambio histórico. Tal y como lo manifestó en una entrevista a los medios informativos serbios el pasado 28 de marzo, respondiendo a una pregunta sobre el supuesto aislamiento de Rusia:

«No existe aislamiento y esto es dicho exclusivamente por aquellos que, mental e ideológicamente, se resignan a la inevitabilidad de una dictadura occidental en el escenario global. Esta dictadura es apoyada primariamente por el propio Occidente y odia perder sus posiciones».

«Occidente ha sido el jugador dominante del mundo por más de 500 años. Ahora, una era diferente -la formación de un orden internacional multipolar- está aquí. Los centros globales de desarrollo económico que persiguen una política orientada nacionalmente se erguirán y no querrán aceptar los valores neoliberales impersonales impuestos al mundo por Occidente. Ellos quieren basarse en su historia, tradiciones y valores, inclusive valores religiosos. En gran medida, ellos son comunes a todas las religiones mundiales (…)».

(*) Sociólogo de la UNAM y Coordinador Nacional de Movimiento en Movimiento de Solidaridad Iberoamericana.

Continuar Leyendo

MUNDO

La economía mundial tiende a empeorar, advierte FMI: La guerra en eurasia se convierte en crisis económica global

Publicado

el

Economía Global, por Alberto Gómez-R. //

Todas las principales economías comerciales experimentaron un aumento de las importaciones y exportaciones por encima de los niveles previos a la pandemia en el cuarto trimestre de 2021, y el comercio de bienes aumentó con más fuerza en el mundo en desarrollo que en los países desarrollados.

El Global Trade Update de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, por sus siglas en inglés), publicado el 17 de febrero (2022), muestra que en 2021, el comercio mundial de bienes se mantuvo sólido y el comercio de servicios finalmente volvió a sus niveles anteriores a la COVID-19.

En general, el valor del comercio mundial alcanzó un nivel récord de 28,5 billones de dólares en 2021”, dice el informe. Eso es un aumento del 25 % en 2020 y un 13 % más alto en comparación con 2019, antes de que ocurriera la pandemia de COVID-19.

Después de un tercer trimestre relativamente lento, el crecimiento del comercio se recuperó nuevamente en el cuarto trimestre, cuando el comercio de bienes aumentó en casi $ 200 mil millones, alcanzando un nuevo récord de $ 5,8 billones.

Mientras tanto, el comercio de servicios aumentó en $ 50 mil millones para llegar a $ 1,6 billones, justo por encima de los niveles previos a la pandemia.

MAYOR CRECIMIENTO DEL COMERCIO

El informe muestra que en el cuarto trimestre de 2021, todas las principales economías comerciales registraron un aumento de las importaciones y exportaciones muy por encima de los niveles previos a la pandemia en 2019.

Pero el comercio de bienes aumentó con más fuerza en el mundo en desarrollo que en los países desarrollados.

Las exportaciones de los países en desarrollo fueron aproximadamente un 30% más altas que durante el mismo período en 2020, en comparación con el 15% de las naciones más ricas.

El crecimiento fue mayor en las regiones exportadoras de materias primas, ya que los precios de las materias primas aumentaron. Además, el crecimiento del comercio Sur-Sur estuvo por encima del promedio mundial, con un incremento interanual del 32%. (unctad.org)

En el mismo informe, la UNCTAD expresaba que durante el primer trimestre del 2022 habría una desaceleración de la economía en comparación con el cuarto trimestre del 2021.

En cuanto a los flujos comerciales, el informe proyecta la tendencia de aumento de la regionalización debido a varios acuerdos comerciales e iniciativas regionales, así como a “la creciente dependencia de proveedores geográficamente más cercanos”.

También señala los niveles récord de deuda mundial, y advierte que es probable que se intensifiquen las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda debido a las crecientes presiones inflacionarias.

Un endurecimiento significativo de las condiciones financieras aumentaría la presión sobre los gobiernos más endeudados, amplificando las vulnerabilidades y afectando negativamente las inversiones y los flujos comerciales internacionales”, asentó. (ipsnoticias.net)

En algunas regiones, como Latinoamérica, comienzan a manifestarse descontentos generalizados por la precaria situación económica.

En los días recientes se han presentado multitudinarias manifestaciones en Argentina en protesta contra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La protesta había sido convocada por organizaciones de izquierda y movimientos sociales para expresarse en contra del nuevo acuerdo con el FMI y las políticas de «ajuste» que conllevaría el nuevo programa de facilidades extendidas para refinanciar dudas con el Fondo por unos 45.000 millones de dólares.

Bajo las consignas «No al pacto con el FMI. No al pago de la deuda externa», unas 200 agrupaciones se concentraron en la Plaza de Mayo, frente a la sede del Gobierno, y demandaron la inmediata ruptura de las negociaciones con el organismo. (dw.com)

Argentina es una de las economías más grandes de América Latina, con un Producto Interno Bruto (PIB) de aproximadamente US$450 mil millones.

Con abundantes recursos naturales en energía y agricultura, en su territorio de 2,8 millones de kilómetros cuadrados, el país tiene tierras agrícolas extraordinariamente fértiles, cuenta con importantes reservas de gas y litio, y tiene un enorme potencial en energías renovables. Argentina es un país líder en producción de alimentos, con industrias de gran escala en los sectores de agricultura y ganadería vacuna. Asimismo, tiene grandes oportunidades en algunos subsectores de manufacturas y en el sector de servicios innovadores de alta tecnología.

Sin embargo, la volatilidad histórica del crecimiento económico, la pandemia de COVID 19 y el aislamiento social como forma de enfrentarla agravaron la situación. La pobreza urbana es elevada y alcanza un 40,6% de la población en el primer semestre de 2021, y 10,7% argentinos están en la indigencia. La pobreza infantil, de niños menores de 14 años, llega al 54,3%.

Para hacer frente a esta situación, se había priorizado expandir el gasto social a través de diversos programas, entre los que se destaca la Asignación Universal por Hijo, un programa de transferencias que alcanza a aproximadamente 4 millones de niños y adolescentes hasta 18 años, el 9,3% de la población del país. (bancomundial.org)

El nuevo acuerdo firmado por el gobierno argentino encabezado por el presidente Alberto Fernández con el FMI, obliga a pagos muy difíciles de cumplir. En 2018 el anterior presidente argentino, el derechista y oligarca –entregado a la banca internacional- Mauricio Macri, acordó pagar cerca de 19,000 millones de dólares en 2022 y otro tanto en 2023.

La familia del ex presidente Mauricio Macri está dentro de las 20 más grandes fortunas de Argentina del listado de Forbes, con USD 540 millones de dólares (2020).

En marzo vencen 2,830 millones de dólares y Argentina tiene escasas reservas internacionales en el Banco Central para hacerle frente. Los países en el FMI no pueden avalar una respuesta burocrática frente a esa crítica situación. No es con ahogo financiero y más crisis como los países pagan sus deudas. (washingtonpost.com)

El conflicto ruso-ucraniano vino a complicar aún más la de por sí debilitada y turbulenta economía globalizada, incrementando la incertidumbre ante las sanciones económicas impuestas por Occidente a Rusia, y las consecuencias que significan para los otrora socios comerciales del gigante euroasiático.

Todos los países se verán afectados por esta crisis, pero los países en desarrollo ya afectados por la pandemia de COVID-19, el aumento de la deuda y el cambio climático se verán especialmente afectados por las interrupciones en los alimentos, el combustible y las finanzas”.

El aumento vertiginoso de los precios de los alimentos y los combustibles afectará a los más vulnerables de los países en desarrollo y ejercerá presión sobre los hogares más pobres, que gastan la mayor parte de sus ingresos en alimentos, lo que provocará penurias y hambre”.

Esto es motivo de gran preocupación, ya que la estabilidad social y política y el aumento de los precios de los alimentos están muy relacionados”.

Declaración de la Secretaria General de la UNCTAD, Rebeca Grynspan, sobre la situación en Ucrania.

Como era de esperarse, las consecuencias en la economía global de las sanciones impuestas unilateralmente por los países miembros de la OTAN a Rusia ya se comenzaron sentir, y es sólo el inicio de una escalada poco predecible, ya que la crisis –con todas sus letras- dependerá de factores geopolíticos y los intereses económicos de las potencias que señalan a Putin como el único culpable, y que se han encargado de infiltrar en el mundo sentimientos de odio contra todo lo que sea de origen ruso.

Las consecuencias económicas para el mundo, derivadas de las sanciones “sin precedentes” impuestas contra Rusia por su operación militar en Ucrania «ya son muy graves» y podrían empeorar, comunicó este sábado el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Si bien la situación sigue siendo muy inestable y las perspectivas están sujetas a una incertidumbre extraordinaria, las consecuencias económicas ya son muy graves. Los precios de la energía y de las materias primas, incluido el trigo y otros granos, han aumentado, lo que se suma a las presiones inflacionarias por las interrupciones en las cadenas de suministro y la recuperación de la pandemia del covid-19», reza el comunicado.

«Un prolongado conflicto y las sanciones asociadas también tendrán un impacto severo en la economía global. El Fondo asesorará a nuestros países miembros sobre cómo corregir sus políticas macroeconómicas para contrarrestar los efectos secundarios, incluido los fallos en el comercio y los mercados financieros, así como los precios de los alimentos y de las materias primas», concluye. (actualidadrt.com)

El trasfondo de la injerencia e intervención de las potencias anglosajonas y europeas en la crisis de Rusia-Ucrania es mucho más amplio que la aparente “defensa de la democracia y los Derechos Humanos”, ambos conceptos bajo los cuales los gobiernos de estos países, liderados por Estados Unidos, han y saqueado devastado a un gran número de Estados-naciones, en pos de la supuesta defensa de la ideología democrática occidental.

El bloqueo de medios de información y comunicación que presentan versiones alternativas del conflicto ruso-ucraniano se endurece más; la plataforma Youtube bloqueo ya los medios noticiosos rusos y medio-orientales.

Este feroz y directo ataque directo a la libertad de prensa –nunca antes visto con tal vehemencia- es un síntoma de la desesperación de quienes promovieron esta guerra con la finalidad de cerrar el cerco alrededor de Rusia, con el objetivo de prepararse para un ataque-invasión en lo que podría ser la última de las guerras del hombre moderno si la sensatez de la opinión pública mundial no detienen la demencial ambición de poder de quienes se dicen “defensores de la democracia”.

Continuar Leyendo

MUNDO

Guerra Rusia-Ucrania: Como anillo al dedo para Biden

Publicado

el

Política Global, por Jorge López Portillo Basave //

En la guerra de Ucrania hay más de un ganador. Los muertos invasores y los muertos de los invadidos son un precio que Putin está dispuesto a pagar. Pero Occidente no se queda muy atrás. Hace menos de tres semanas y aún sin la invasión rusa en contra de Ucrania, Estados Unidos ya enfrentaba una de sus crisis económicas más severas y la peor desde los setentas.

Las medidas económicas y políticas de la administración Biden habían afectado los bolsillos de millones de sus compatriotas quienes ya le estaban pasando la factura al gobierno en un año electoral.

En el 2022 EEUU renovará la totalidad de su Cámara Baja y una parte del Senado. En este contexto la popularidad del Presidente y de su partido se vuelven muy relevantes. La opinión pública ubicaba a Biden con menos de un 37% de personas con una buena impresión de su mandato y en el aspecto económico con menos del 28%. Es decir que una amplia mayoría de encuestados rechazaba sus medidas y de una forma u otra culpaban al recientemente electo Joe Biden como responsable de la crisis económica que ya estaba viviendo EEUU previo a la guerra Ruso-Ucraniana.

La guerra empeorará las condiciones económicas en ese país y en el mundo, pero ahora ya hay un culpable extranjero, una fuerza ajena a la que le podemos responsabilizar de todos los males. Por eso la guerra de Ucrania le cae a Biden como anillo al dedo, así como a George Bush le benefició el ataque a las torres gemelas.

Prepárese para escuchar en los medios internacionales que todos los problemas del mundo son porque Putin invadió Ucrania. Si su gobernante local sigue esta misma línea discursiva, no lo culpe, él o ella, sólo sigue lo que le dicen los guiones de Washington. Muchos se preguntan qué pasó con los muertos de Iraq, de Afganistán y de tantos más que incluso hoy en día siguen siendo asesinados en varias partes del mundo bajo otros pretextos.

¿MATÓ RUSIA AL COVID19?

La adicción mediática y seamos francos, el negocio de las empresas como Facebook y Twitter se venía desmoronando con forme la gente trataba de regresar a la normalidad y poco a poco las medidas restrictivas se iban levantando en todo el mundo ya sea por protestas ciudadanas o por que los gobernantes cambiaban de postura con respecto a la lucha contra el Covid19. Los grandes medios internacionales necesitaban una salida, un nuevo modelo para cambiar el tema y para mantener a las audiencias pegadas a sus noticieros y programas.

El covid19 estaba agotando su vuelo y gracias a Satán, a la ambición y al miedo, ahora tenemos un nuevo programa, un nuevo “reality show” en el que todos podemos participar con opiniones, sugerencias u odio y al menos por ahora solo nos afecta en la cartera. De verdad el “espectáculo” de los muertos y de los exiliados es terrible y pensar que esto ha sido tan común en la historia de la humanidad pero ahora lo podemos ver en tiempo real sin padecer. Muy triste y penoso de verdad. Mea culpa, casi con un interés morboso estamos atentos a los acontecimientos en Ucrania.

GASOLINA CARA

Para algunos poderosos y para muchos ricos, la solución a la carestía de un producto es usar otro. Esto es normal claro si algo está caro uno debe buscar alternativas, pero cuando la alternativa es aún más cara, el decir esto es francamente imbécil o demagógico. La semana pasada escuché con asombro declaraciones de la Secretaria de Energía y del Secretario de Transporte de Estados Unidos diciendo que para no sufrir el alza de la gasolina y no enojarse, ellos recomendaban a los estadounidenses cambiar sus autos de combustión interna por eléctricos. Esa es la reacción natural de alguien que no sabe que el mundo no tiene dinero ni baterías suficientes para hacer eso de la noche a la mañana.

Parece que algunos de los gigantes de las empresas y de los políticos neoliberales del mundo quieren que los menos favorecidos económicamente paguen las consecuencias de sus caprichos. El tema del petróleo es uno, pero que le parece saber que ahora el precio del maíz, del trigo y de los fertilizantes subirán también por causa de la guerra. Esto es, no solo por el costo del petróleo y el trasporte sino porque Ucrania y Rusia en conjunto, son los principales proveedores de esos tres insumos a nivel mundial.

DE ENEMIGOS A SALVADORES

La administración Biden desde su llegada declaró la guerra a los combustibles fósiles, pero al mismo tiempo aumentó sus compras de petróleo y de gas a países que son sus enemigos. Del 2020 al 2021 EEUU disminuyó su producción de petróleo en más de un millón y medio de barriles diarios. Pero al mismo tiempo y al arranque post covid19 aumentó el consumo de dichos energéticos. Lo anterior obligó a dicho país a comprar petróleo a Rusia y a otros actores en Oriente Medio. Como usted sabe hace unos días EEUU y varios países, excepto Alemania declararon que ya no usarán el combustible ruso por la guerra.

En esta decisión EEUU pidió a sus diplomáticos buscar un acercamiento con Maduro en Venezuela y con los líderes de Irán para que juntos le puedan vender a ellos y a los aliados de Occidente el petróleo que Rusia les vendía hasta hace unos días.

Todo suena muy bien, salvo que tanto Irán como Venezuela son enemigos de EEUU, en particular Irán fomenta ataques terroristas en donde puede bajo el canto de “muerte a Israel y muerte a EEUU” y sobre Venezuela podemos decir que Obama y Trump trataron de remover incluso por la vía del asesinato a Maduro.

Por su lado EEUU parece no querer aumentar su producción interna de petróleo o gas, ni siquiera para dejar de depender de sus enemigos, ni tampoco pide ayuda a sus dos vecinos. Hasta el sábado pasado ni México ni Canadá habían recibido la solicitud de Washington para aumentar la producción y exportación de petróleo.

¿Por qué Biden no fomenta el aumento de la producción nacional de su país? ¿Por qué EEUU no pide ayuda a México o a Canadá y prefiere ir a rogar a Venezuela y a Irán? Más aun, EEUU ha prácticamente prohibido a los bancos de su país apoyar a empresas nacionales o a otros países en inversiones relacionadas con petróleo o gas, incluso bloqueó hace unos meses el gasoducto que traería gas de Israel y Palestina vía el Mediterráneo y Chipre a Europa lo que aligeraría la dependencia europea con respecto a Rusia. Algo no cuadra.

IGLESIA ORTODOXA UCRANIANA PIDE ARMAS

En un mensaje dirigido a todos los ucranianos ortodoxos del mundo, el líder de su iglesia pide a sus fieles enviar no solo ayuda económica o comida sino también armas y municiones para el combate. El pasado jueves el líder de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana el Patriarca Filaret dio una rueda de prensa durante su gira por Washington después de una reunión con congresistas de ese país. El Patriarca que separó a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana de la rusa hace algunos años pidió a los feligreses de su congregación en el mundo oraciones y armas para combatir la invasión. Por su lado el líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el Patriarca Kirill ha dicho que la guerra está justificada porque Ucrania y su iglesia estaban degenerados.

ESTAMOS EN GUERRA CON EEUU

Según algunos refugiados los soldados rusos dicen que en realidad ellos están peleando contra EEUU y no contra Ucrania. Esto infiere que para los soldados pro Putin que apoyan la guerra, la invasión es un hecho en el que Rusia debía defenderse de EEUU por la amenaza de la OTAN, por las armas que la alianza está proporcionando a Ucrania para su defensa y ahora por las sanciones. Como lo escribí hace meses, Ucrania es un peón en el ajedrez geopolítico y ahora como si fuese la edad media, su tierra es el escenario en donde las potencias se enfrentan y prueban su suerte.

Es muy triste y doloroso ver a los civiles víctimas de esta masacre, pero el dolor obviamente no es igual verlo por tele que padecerlo. Pero hay otras víctimas del conflicto que no están en Ucrania, me refiero a los individuos de sangre o lengua rusa, incluso a los que son ruso-ucranianos y que en varias partes del mundo están siendo víctimas de una persecución racial por el simple hecho de hablar ruso o de tener negocios con nombres rusos. Pequeños cafés o restaurantes que han sido víctimas de amenazas o de sabotajes a pesar de que ellos mismos denunciaron la invasión y de que en su momento huyeron de Rusia por no estar de acuerdo con Putin o con la URSS. Rusia y Ucrania son naciones hermanas y la invasión es en lo general un fratricidio.

A la defensa de Ucrania acuden ya más de 60 mil ciudadanos de otros países quienes se alistaron en la llamada “legión extranjera ucraniana” y se dirigen a ese país a combatir al ejército ruso. Por su lado Putin presume que hay más de 16 mil extranjeros que han pedido sumarse en apoyo del Ejercito ruso.

En cierto sentido ésta ya es una guerra multinacional cuando países de occidente aportan gente y armas para que se enfrenten rusos y ucranianos. Por su lado, China apoya financiera y diplomáticamente a Rusia mientras que EEUU y la OTAN lo aíslan. Hay muchos empresarios y países que están salivando de gusto al ver esta guerra y por ellos que la misma siga es la mejor opción.

El apoyo de EEUU es muy valorado por los ucranianos pero a pesar de ello, Luliia Mendel, ex directora de comunicación social del famoso presidente Zelensky subió un mensaje vía Twitter el pasado viernes en el que criticaba la postura de Washington, en especial la de la Vicepresidenta Kamala Harris de la que dijo… “sería una tragedia si Harris algún día llega a ser presidente”. Lo anterior debido a la desastrosa rueda de prensa entre la alta funcionaria de los EEUU y el Presidente de Polonia hace unos días en el marco de la gira que la mujer más poderosa del mundo daba por la zona de países vecinos a Ucrania y que son integrantes de la OTAN.

DE CIRUJANO A CARNICERO

Algo raro está pasando, se dice en medios occidentales que Putin está perdiendo la guerra porque hay miles de soldados rusos muertos y menos de 800 civiles ucranianos fallecidos, pero al mismo tiempo se dice que Ucrania esta siendo devastada por los ataques rusos. ¿Será que el especialista en operaciones militares Vladimir Putin quien se decía que atacaba con precisión quirúrgica dejó de tener su toque y ahora es un carnicero? Como lo dijimos hace ocho días, EEUU tardó quince días en llegar desde la frontera de Iraq hasta su capital y bombardeó Bagdad por 10 días hasta que finalmente derribó el régimen de Sadam. Pero para Rusia esto podría ser como Vietnam en donde EEUU invirtió miles de millones de dólares y perdió la guerra en contra de un grupo de nacionalistas defensores que contaban con armas proveídas por China y URSS comunistas.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x