Connect with us

MUNDO

Siguen las sanciones norteamericanas: ¿Qué falta para una guerra entre Estados Unidos y China?

Publicado

el

Por Alfredo Jalife-Rahme (Sputnik Mundo) //

No amaina la guerra multidimensional de EEUU contra China, mientras Trump asesta nuevas sanciones tras el cierre mutuo de consulados en Houston y Chengdu. Alemania no jala con la pugnacidad de Pompeo y es castigada con el retiro de la tercera parte del ejército norteamericano. Pekín parece esperar el resultado de la elección presidencial en EEUU.

No fue casual que el pugnaz secretario de Estado, Mike Pompeo —exdirector de la CIA y zelote evangelista sionista—, haya formulado la política de EEUU en la Biblioteca Presidencial Richard Nixon en el sur de California: «el viejo paradigma del compromiso ciego con China simplemente no podrá seguir. No debemos regresar a él», en referencia a la visita de Nixon a China en 1972 y a la normalización de las relaciones en 1979 con Deng Xiaoping.

En 48 años, la odisea ascendente de China ha sido la más vertiginosa en la historia de la humanidad.

Tampoco fue casual que de los cinco consulados que tiene China en EEUU, Trump haya ordenado el cierre del Consulado de Houston: importante feudo del Partido Republicano y adonde acudió el mandarín Deng Xiaoping a colocarse un sombrero de cowboy. 

Global Times, portavoz oficioso del Partido Comunista Chino, afirma que la «elección presidencial de EEUU enloqueció a Washington», mientras la Unión Europea se resiste a tomar partido entre China y EEUU y Mike Pompeo intenta seducir a Dinamarca y a Reino Unido para conformar una coalición contra Pekín, que hasta ahora no ha prosperado ni siquiera con Reino Unido, que juega doble. 

Global Times aduce que los «países europeos tienen intereses diferentes. Algunos son más cercanos a Washington mientras otros son íntimos con Pekín» por lo que «es difícil para ellos tener una política común hacia China» cuando los «hacedores de la política en Europa tratarán de mantener relaciones favorables con EEUU, pero no sacrificarán sus relaciones favorables con China».

Alemania, máxima superpotencia geoeconómica de Europa, ha sido castigada por Trump, debido a su rebeldía y su notable relación con China, y ha ordenado el retiro de la tercera parte de la presencia militar estadounidense en suelo teutónico, que la deja a merced estratégica de Rusia, de la que depende de su abastecimiento de gas con el ducto Nord Stream 2. 

Hoy Alemania se inclina más al Este euroasiático que al Oeste noratlántico, mientras se gesta una nueva recomposición geoestratégica ante el ascenso inobjetable de Rusia y China y el declive inexorable de EEUU después de 31 años de la caída del Muro de Berlín.

En una serie de cuatro extensos artículos, South China Morning Post —propiedad de Alibaba y con sede en Hong Kong— aborda los probables escenarios de confrontación militar de EEUU contra China, en particular, en los dos sensibles contenciosos del mar del Sur de China y de la isla renegada de Taiwán.

Shi Jiangtao, anterior diplomático chino, comenta que la «sombra de un Pearl Harbor planea sobre el despliegue de la guerra fría entre las dos superpotencias conforme las tensiones crecen en varios frentes», donde destaca un «mayor riesgo de una confrontación no planeada conforme se deterioran las relaciones a un ritmo sin precedente».

Jiangtao cita el pesimismo de Henry Kissinger, anterior secretario de Estado, quien abrió al inicio de la década de 1970 el camino para la visita histórica de Nixon a China «con el fin de aislar a la anterior URSS».

Jiangtao afirma que Kissinger, a sus 97 años de edad, «ahora ve a China como el único rival estratégico de Washington» y advirtió el año pasado en Pekín que «un conflicto militar ‘sin restricciones’ entre los dos países pudieran ser peor que las previas guerras mundiales». Agrega que hace dos años Kissinger sentenció que «desde un punto de vista histórico, China y EEUU están casi destinados a los conflictos».

Según Brian Klein, anterior diplomático estadounidense, «la más dura postura de EEUU en el mar del Sur de China forma parte de la campaña de reelección de Trump». 

El asunto del mar del Sur de China no es menor, cuando su importancia estratégica, en la región Indo-Pacífico, es descomunal: lo atraviesa la tercera parte del transporte global con un comercio de 3 billones de dólares cada año. Además de pletóricas reservas de petróleo y gas, contiene bancos de pesca fundamentales para la seguridad alimentaria de los millones de habitantes del sudeste asiático. Es limítrofe con nueve países, además de China: Brunéi, Camboya, Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Taiwán, Tailandia y Vietnam.

A juicio de Eduardo Baptista, los escenarios de «juegos de guerra» sugieren que la confrontación entre EEUU y China se puede escenificar en el mar del Sur de China, en lugar de Taiwán, y se puede deber a un «accidente más que a un ataque militar deliberado». 

Baptista basa sus asertos en el libro La Nueva Geopolítica de Asia: Ensayos Sobre la Reconfiguración de la Región Indo-Pacífico de Michael R. Auslin, un sinófobo de línea dura de dos centros neoconservadores globalistas Hoover Institution y American Enterprise Institute.

La extrema dureza retórica de Mike Pompeo tilda de «ilegales» los reclamos de Pekín sobre el mar del Sur de China. 

Curiosamente, la distancia de EEUU al mar del Sur de China es de 13.364 kilómetros y enmarca el todavía poder marítimo hegemónico de Washington en el mundo y que ahora ha colocado a dos de sus portaviones, de los 11 que detenta, en ese turbulento mar en disputa.

David Ochmanek, prominente investigador del think tank Rand, expone que en todos sus escenarios de «juegos de guerra» surge victoriosa Pekín en el mar del Sur de China.

La guerra tecnológica de EEUU contra China no ha dado los resultados esperados. La empresa china Tencent se posicionó como el operador de redes sociales más importante del mundo, con una capitalización de mercado de 670.000 millones de dólares y ha desplazado a Facebook, con una capitalización de mercado de 657.800 millones de dólares. Además, la perseguida Huawei desbancó a Samsung y a Apple del primer lugar de la venta de teléfonos celulares.

Fuera de un accidente, a Trump no le conviene una guerra en el mar del Sur de China y/o en Taiwán contra China, lo que entraría al terreno aleatorio de su desenlace y/o empantanamiento, a 100 días de la búsqueda de su reelección. En este escenario, Trump puede vivir el fracaso de Jimmy Carter con su operación fallida de rescate de los rehenes estadunidenses en Teherán, lo cual le costó su reelección.

Los chinos son grandes negociadores y saben seducir al adversario. Amén de que, en mayo, contra toda la lógica convencional, China compró mas de 10.000 millones de dólares de Bonos del Tesoro de EEUU. Llamó poderosamente la atención, también contra toda lógica convencional en medio de la guerra multidimensional, que la principal exportadora de chips del mundo, la estadounidense Qualcomm haya celebrado un acuerdo con Huawei que tanto requiere de sus chips.

En la coyuntura presente ni a Estados Unidos ni a China les conviene una guerra cuando ni siquiera se sabe cuál será la decisiva postura de Rusia que ostenta una «asociación estratégica» con China, que tratará de evitar al máximo la conflagración militar, en espera del resultado de la elección presidencial del 3 de noviembre.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Documental «El lado oscuro de la televisión»: El abuso y la explotación infantil en la industria televisiva

Publicado

el

A título personal, por Armando Morquecho Camacho //

Desde sus primeros días, la televisión ha ejercido una influencia poderosa en nuestras vidas, actuando como una ventana al mundo y un catalizador para el cambio social. A través de la democratización del conocimiento y la información, la televisión ha proporcionado acceso a una amplia gama de ideas, culturas, perspectivas, y también entretenimiento, transformando la manera en que nos relacionamos con el mundo que nos rodea.

Sin embargo, detrás de la aparente inocencia de los programas infantiles y juveniles, se esconde una realidad perturbadora que ha sido expuesta por el documental «El Lado Oscuro de la Televisión».

Este documental de la plataforma Amazon Prime Video, que presenta testimonios de antiguos niños actores de Nickelodeon, revela un patrón alarmante de abusos físicos, psicológicos y sexuales dentro de la industria televisiva. Desde largas horas de trabajo hasta presiones indebidas para mantener una imagen perfecta, un sinfín de niños y adolescentes fueron sometidos a condiciones laborales abusivas que tuvieron un impacto devastador en su bienestar emocional y físico.

El documental también destaca casos específicos de abuso sexual de menores perpetrados por figuras influyentes dentro de la industria, como Dan Schneider y Brian Peck, las mentes maestras detrás de shows de época tales como Drake & Josh o el Show de Amanda.

Estos casos de abuso sexual y explotación infantil dentro de la industria televisiva ponen de manifiesto la extrema vulnerabilidad de los niños y adolescentes cuando se encuentran expuestos a entornos poco regulados y a personas en posiciones de poder que abusan de su autoridad para satisfacer sus propios deseos. En el mundo del entretenimiento, donde la fama y la fortuna pueden ser seductoras, los menores están especialmente expuestos a situaciones de manipulación y abuso por parte de adultos en posiciones de autoridad.

Por eso mismo, no podemos perder de vista que debido a la naturaleza jerárquica de la industria televisiva a menudo se crea un desequilibrio de poder significativo, donde los niños y adolescentes pueden sentirse obligados a complacer a los adultos que controlan su carrera y su futuro, instaurando así una dinámica que puede hacer que los menores sean más susceptibles a la manipulación y al abuso, ya sea por temor a perder oportunidades profesionales o por la promesa de recompensas y favores.

Aunado a lo anterior, la falta de regulaciones claras y el escaso escrutinio sobre las prácticas laborales y el comportamiento ético dentro de la industria televisiva pueden exacerbar la vulnerabilidad de los menores. Sin estándares claros de conducta y supervisión, los abusadores pueden operar en la oscuridad, aprovechándose de la ingenuidad y la falta de experiencia de los niños para cometer actos atroces sin ser descubiertos.

Es importante reconocer que los niños y adolescentes son especialmente vulnerables a la explotación y el abuso debido a su etapa de desarrollo y su dependencia de adultos para proteger sus derechos e intereses. La presencia de figuras poderosas y carismáticas en la industria televisiva puede ejercer una influencia abrumadora sobre los menores, que pueden sentirse presionados a complacer a estas figuras para avanzar en sus carreras o asegurar su estabilidad financiera.

Al margen de esto, la responsabilidad no recae únicamente en los productores y ejecutivos de la industria. Los padres y tutores también desempeñan un papel crucial al proteger a sus hijos y asegurarse de que estén informados sobre los riesgos y los derechos de sus hijos cuando participan en proyectos televisivos.

Además de las medidas regulatorias y de protección, es necesario aumentar la conciencia pública sobre esta problemática y promover una cultura de responsabilidad y ética en la industria del entretenimiento. Esto implica educar a los espectadores sobre los riesgos que enfrentan los menores en la televisión y alentar a los consumidores a apoyar programas y producciones que respeten los derechos y el bienestar de los niños.

Abordar el abuso y la explotación de menores en la industria televisiva es un desafío complejo que requiere un enfoque integral y colaborativo de múltiples partes interesadas. Esto implica la implementación de regulaciones más sólidas y efectivas que protejan los derechos y el bienestar de los menores que participan en producciones televisivas. Trabajar en estrecha colaboración con reguladores y legisladores es fundamental para desarrollar políticas que aborden las condiciones laborales abusivas, como las largas horas de trabajo y la falta de descanso adecuado, así como para garantizar la presencia de supervisión adecuada en el set y un entorno seguro y saludable para los menores.

Además, se deben implementar medidas específicas para prevenir el abuso sexual de menores en la industria televisiva. Esto incluye la realización de exhaustivas verificaciones de antecedentes para todos los adultos que trabajan con niños, así como la creación de protocolos claros para informar y abordar cualquier sospecha de abuso. La capacitación obligatoria sobre prevención de abuso sexual para todos los empleados, incluidos actores, productores y personal de apoyo, es esencial para crear una cultura de seguridad y protección en la industria.

Junto con estas medidas regulatorias y de protección, es crucial aumentar la conciencia pública sobre esta problemática y promover una cultura de responsabilidad y ética en la industria del entretenimiento. Educando a los espectadores sobre los riesgos que enfrentan los menores en la televisión y alentando a los consumidores a apoyar programas y producciones que respeten los derechos y el bienestar de los niños, la sociedad en su conjunto puede comprometerse a proteger a los menores y a garantizar que sus derechos y dignidad sean respetados en todo momento.

En conclusión, abordar el abuso y la explotación de menores en la industria televisiva requiere un esfuerzo conjunto y coordinado de reguladores, legisladores, profesionales de la industria, padres y la sociedad en su conjunto. Solo a través de un enfoque integral que aborde tanto las condiciones laborales abusivas como la prevención del abuso sexual, y que fomente una mayor conciencia pública y una cultura de responsabilidad, podemos garantizar un entorno seguro y saludable para los menores que participan en la televisión, protegiendo así su bienestar y su futuro.

Continuar Leyendo

MUNDO

El polvorín en Medio Oriente: Israel lanza ataque directo contra Irán

Publicado

el

Actualidad, por Alberto Gómez R. //

La respuesta de Israel a Irán por el bombardeo con drones y misiles balísticos a territorio israelí del sábado 13 de abril, no se hizo esperar, lanzando en la mañana del viernes 19 un ataque limitado contra objetivos en Irán, según informaron medios y autoridades de Estados Unidos.

Dos funcionarios israelíes y tres iraníes confirmaron el ataque a The New York Times.

Según el diario, los iraníes dijeron que cohetes golpearon las inmediaciones de una base militar próxima a la ciudad Isfahán.

Tres fuertes explosiones se escucharon en esa ciudad, en el centro del país y ubicada a unos 350 kilómetros al sur de la capital de Irán, Teherán, según la prensa estatal.

El ataque ocurre menos de una semana después de que Irán lanzara más de 300 drones y misiles contra Israel, que ese país repelió con la Cúpula de Hierro, su sistema de defensa antimisiles, y el apoyo de países aliados como EE.UU., Reino Unido y Jordania. (bbc.com)

Fue la primera vez en décadas que Irán lanza un ataque directo a territorio de Israel. Pero las tensiones entre ambas naciones y con los demás países árabes han ido en aumento, lo que podría significar una escalada mayor en las próximas semanas.

Funcionarios iraníes dijeron el viernes que un ataque israelí alcanzó una base aérea militar cerca de Isfahán, una ciudad en el centro de Irán. La magnitud y el método del ataque no estaban claros.

Funcionarios iraníes dijeron que otro ataque israelí fue frustrado en Tabriz, una región a unos 800 kilómetros al norte de Isfahán. Las agencias de noticias iraníes dijeron que se oyeron explosiones cerca de ambas ciudades.

Los medios de comunicación estatales de Siria, un importante aliado de Irán que limita con Israel, dijeron también que misiles israelíes habían alcanzado posiciones de defensa aérea en el sur de Siria el viernes.

Isfahán es una de las ciudades más famosas e históricas de Irán, conocida por sus hermosas mezquitas de azulejos turquesa y púrpura, sus pintorescos puentes arqueados y su Gran Bazar.

La zona alberga también cuatro pequeñas instalaciones de investigación nuclear y es un centro de producción de armamento iraní. Allí se ensamblan muchos de los misiles de medio alcance Shahab, capaces de alcanzar Israel y otros países.

En la provincia de Isfahán también se encuentra la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz, así como una base aérea que alberga una flota de cazas F-14 Tomcats de fabricación estadounidense. Según The Associated Press, fueron adquiridos por el gobierno iraní respaldado por EE. UU. antes de la revolución islámica de 1979. (nytimes.com)

A pesar de la creciente animadversión, ambos países no siempre fueron enemigos, sino todo lo contrario: antes de 1979, cuando se produjo la Revolución Islámica que derrocó al sha Mohamad Reza Pahlevi, Israel e Irán mantenían una relación cordial, incrementada por el hecho de que ambos gobiernos eran aliados de Estados Unidos. De hecho, Irán fue uno de los primeros países en reconocer al Estado de Israel, solo dos años después de su proclamación en 1948.

Ambos gobiernos mantuvieron en el tercer cuarto del siglo XX una intensa relación diplomática y, sobre todo, económica, ya que Israel importaba el 40% de su petróleo de Irán a cambio de armas, tecnología y productos agrícolas.

Sin embargo, la llegada al poder del ayatolá Ruholla Jomeini y la instauración en Teherán de un régimen teocrático chií cambió por completo las tornas e Irán pasó a ser el principal antagonista de Israel en una región ya de por sí conflictiva. Si para los ayatolás Estados Unidos era el ‘Gran Satán’, Israel -como fiel aliado de Washington- se convirtió en el ‘Pequeño Satán’.

Pese a ello, durante la guerra entre Irán e Irak (1980-1988) Israel entregó misiles a Teherán en el marco de la venta ilegal de armas de Estados Unidos al régimen de Jomeini, un escándalo conocido como Irangate, cuyo objetivo era obtener la liberación de rehenes de EE.UU. retenidos en el Líbano.

La rivalidad entre Irán e Israel tiene raíces históricas, políticas, religiosas y geopolíticas complejas que se remontan a varias décadas atrás:

  • Contexto Religioso y Cultural: Irán es una república islámica chiita, mientras que Israel es un estado judío. Esta diferencia religiosa ha contribuido a una falta de afinidad entre los dos países, ya que el chiismo y el judaísmo tienen diferentes perspectivas teológicas y políticas.
  • Revolución Islámica de Irán: En 1979, Irán experimentó una revolución que derrocó al sha (rey) respaldado por Occidente y estableció una república islámica encabezada por el ayatolá Jomeini. Este cambio de régimen llevó a una postura antioccidental y antisionista en Irán, lo que contribuyó a la tensión con Israel, un aliado histórico de Occidente.
  • Apoyo de Israel a los rivales de Irán: Israel ha sido un aliado cercano de los países que han sido rivales de Irán en la región, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Esta alineación geopolítica ha contribuido a la percepción de Irán de Israel como un adversario estratégico.
  • Apoyo de Irán a grupos antiisraelíes: Irán ha apoyado a varios grupos en la región que se oponen a Israel, como Hezbollah en el Líbano y Hamas en Palestina. Esta política de apoyo a grupos que luchan contra Israel ha exacerbado la animosidad entre los dos países.
  • Desarrollo de armas nucleares: La preocupación internacional sobre el programa nuclear de Irán ha aumentado la tensión con Israel, que ve la posibilidad de un Irán nuclear como una amenaza existencial.

Medio Oriente es y ha sido desde la segunda mitad del siglo XX una zona de constante inestabilidad política, sobre todo desde la creación del estado judío de Israel auspiciados por Reino Unido y los Estados Unidos -arrebatando a naciones árabes sus territorios- con la consigna de ser los ojos y oídos anglosajones en esa estratégica región del mundo, y colocar bases militares bajo la premisa expansionista de la posguerra, lo que generó para esta dupla el poder hegemónico durante 70 años, pero que está llegando a su fin.

Continuar Leyendo

MUNDO

Japón por activar el reactor nuclear más poderoso del mundo: Falta autorización de la autoridad local

Publicado

el

Política Global, por Jorge López Portillo Basave //

La compañía eléctrica de Tokio, llamada TEPCO (Tokyo Electric Power Company), ha cargado su reactor de la planta nuclear de Kashiwazaki Kariwa por primera vez desde el accidente en Fukushima allá en el 2011. En esa época Japón decidió apagar todos sus reactores nucleares por razones de seguridad. Pero a menos de 15 años el país se ha dado cuenta que la energía nuclear es importante para su desarrollo económico.

Japón, además de ser pobre en recursos naturales no tiene mucho espacio, por lo que este tipo de energía es la mejor para sus procesos industriales y para sus hogares.

El plan de encender la planta más grande del mundo está aún pendiente de la autorización de la autoridad local quien no ha dado el sí, pero todos los demás permisos ya están listos y como indicamos, hasta cargado de plutonio el reactor. Esta autorización podría darse en cuestión de días.

La planta de Kashiwasaki fue apagada en el 2012 y ha sufrido una remodelación profunda para aumentar su poder, pero también para aumentar su seguridad. En diciembre pasado las autoridades de energía nuclear de Japón otorgaron a dicha planta su beneplácito por las mejoras en materia de seguridad.

Japón está regresando a la energía nuclear como parte central de su política energética, en particular por lo volátil de los precios del petróleo y del gas natural que llegaron a números impagables en el 2022.  Como lo hemos indicado Japón es un país pobre en recursos naturales en proporción con su población y desarrollo industrial.

Ellos importan el 90% de sus energéticos. Como vemos la falta de riquezas no ha frenado a Japón en su carrera por ser una de las tres economías más poderosas del mundo. Para mantener ese nivel se necesita garantizar el acceso a la energía y como el petróleo y el gas están pasando de moda y no son recursos con los que cuenten han regresado a la energía nuclear de fisión nuclear. Pero también le están apostando a la de fusión nuclear que aún no alcanza la madurez necesaria.

Kashiwasaki es una ciudad ubicada en el poniente de Japón, digamos frente a Corea del norte y China, es decir del lado opuesto a Tokio que está en la parte Este de la Isla. La planta generaría suficiente energía como para dar sustento a una población e industria como toda la zona metropolitana de la Ciudad de México desde la salida a Querétaro hasta la salida a Puebla.

Los ministerios de energía y de industria del gobierno de Japón publicaron a finales del 2023 que permitirían a las plantas existentes extender sus permisos de operación de vida útil de los 60 años iniciales y que apoyarían la creación de nuevas plantas.

Japón cuenta con 17 plantas nucleares de las que sólo 6 están operando. Las demás están en trámites para ser reactivadas. Como sabemos por el accidente del 2011 se impusieron nuevos controles de seguridad por lo que no todas han sido renovadas. Pero la energía nuclear es claramente una fuente importante de energía barata. Como lo vemos China tiene 55 plantas y países como Arabia Saudita rica en petróleo ha decidido tener su planta de energía nuclear lo mismo que Irán y que Israel.

Ojalá pronto podamos sumarnos al desarrollo de tecnologías modernas no sólo de ficción sino de fusión nuclear.

Claro que debemos invertir en otras formas de energía, pero debemos recordar que como en nuestros cuerpos la variedad es la verdadera forma para alcanzar el desarrollo como la economía en la diversificación. Ni la energía del petróleo, ni del carbón, ni la del gas, ni la solar, ni la eólica, ni la nuclear pueden ser únicas. Lamentablemente por cuestiones históricas nuestro sector energético es muy complicado.

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.