Connect with us

NACIONALES

Políticos y periodistas inmersos en la polarización: El México de hoy, radicalismo a la carta

Publicado

el

Opinión, por Pedro Vargas Ávalos //

El momento que vivimos los mexicanos es muy peculiar: existe un movimiento que pretende renovar a la nación, frente a otra corriente, que sin plan que convenza, busca acabar con aquel pensamiento. Nos referimos, en el primer caso a la actual administración federal y en el segundo, a lo que solemos identificar como “oposiciones”, donde se visualiza un amasijo de organismos, de personalidades y de activistas.

Desde luego que debido a que como reza el refrán, “cada cabeza es un mundo”, es variadísimo el punto de vista de cada agrupación, incluso de sus miembros. Veíamos un debate del Senado de México, y en un mismo rato, un “padre patrio” (como suele decírsele a estos legisladores, aunque no lo merezcan) manifestó que “la política es el arte de lo posible”, en tanto que otro parlamentario declaró que “la política era el arte de la congruencia”. Al margen de si uno o ambos tienen razón, en ese ejemplo vemos las diferencias que cada quien asume sobre un mismo tema. (sesión del 7 de marzo para votar el nombramiento de dos comisionados del ITEI).

En el enfrascamiento que se suscitó en esa ocasión, algunos oradores hablaron con flamígera actitud (como los panistas Damián Zepeda y su correligionaria Xóchitl Gálvez) enderezando sus dardos, a título de abanderar ideales justos, contra sus adversarios, pero sobre todo contra el primer magistrado de la república. El debate dejó mucho que desear y es una muestra del bajo nivel de nuestros políticos. Al final se logró la aprobación por mayoría calificada de los dos propuestos, un hombre y una mujer. Esos nuevos comisionados seleccionados fueron Ana Yadira Alarcón Márquez y Rafael Luna Aviso, quienes previamente habían sido aprobados por la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) de la Cámara Alta.

Otro claro ejemplo de radicalismo, lo dio la activísima columnista y conferenciante, Denise Dresser, quien escribe semanariamente en el diario Reforma, e incursiona en el hebdomadario, por cierto, venido a menos, Proceso.

Para darnos cabal cuenta de su extremismo, veamos lo que dijo el 22 de febrero en su colaboración que tituló “Malos Mexicanos”, y en un párrafo dice: “Los policías del Presidente… son jueces, jurados y verdugos de la mexicanidad… el oficialismo, …busca negar la complejidad, ignorar la variedad, e imponer el arquetipo del patriota: ellos. Y ellos, al señalar a los que disienten como traidores, aplanan el paisaje para que se vuelva un campo de batalla, donde ya no hablamos. Gritamos, y nadie escucha. Porque en Palacio Nacional están demasiado ocupados decidiendo a quién mandan al paredón.”

Esta señora, que es muy consentida en las filas panistas -donde le pagan elevadas sumas por sus conferencias- y en general de la oposición, tuvo un encuentro con la exsecretaria de Economía de la Cuatro T, Tatiana Clouthier, siendo el escenario la Universidad de Monterrey (UDEM) con motivo del día de la mujer (8M): allí se llevó a cabo la tercera edición de UDEM x TODAS 2023, y ambas féminas participaron en un panel titulado “Mujeres en Política”. La hija del bien recordado Maquío Clouthier, fue sensata y certera en su exposición, pero Dresser arengaba a las jóvenes escuchas, asegurándoles que las mujeres en política hacen una diferencia, pues producen mejores resultados y le dan un giro “femenino” al liderazgo. Y les insistió “a atreverse a entrar en esos lugares donde anteriormente se decía “eran solo para hombres”.

La politóloga, no podía faltar más, tocó el tema del mandatario de la nación (AMLO) Andrés Manuel López Obrador, asegurando haber votado por él en 2018 “por culpa” de Tatiana Clouthier. Enseguida agregó “haberse arrepentido de ello”, cosa que a decir de ella, es más que evidente, pues resta leer cualesquiera de sus colaboraciones periodísticas. ¿Por qué votó así?, porque confesó su animadversión al PRI y el conservadurismo panista (partidos con los que ahora se codea), es decir ya cambió también en eso. Y dice que ella creía que AMLO había “dejado atrás su radicalismo y su construcción de enemigos existenciales. (…) Sólo puedo decir que se traicionó y nos traicionó”. Tatiana, lúcida como es, le respondió “que se hiciera responsable del voto que ejerció”, que no quiera repartir las culpas y le recordó que el año pasado existió un ejercicio democrático como la revocación de mandato, en el que podría haber participado para quitar del poder a quien, según ella, “nos había traicionado “y al parecer no lo hizo. Rubricando su dicho al manifestarle que el voto -con v chica- sirve para elegir, y también es útil para con “b” grande, botar -por medio de la revocación de mandato- a quien no deba continuar en un cargo.

Otro intransigente partícipe de nuestra vida pública, es el locuaz consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, quien, según Mario Delgado, le ha costado al pueblo de México la cantidad de, en términos brutos, 60 millones 962 mil pesos, faltando sumarle el monto que recibirá de liquidación, el cual se especula es millonario.

Pues bien, este engreído individuo, acudió a un acto de la UNAM con el Tribunal Electoral, y luego en un video que hizo circular, sin pedirle y ni ofrecerse nada, por sí mismo exteriorizó que AMLO “podría ir tras la autonomía de la máxima casa de estudios” ya que dijo: “Estoy seguro que muy pronto será acosada desde el poder” y proclamó que el gobierno de la Cuatro T, es arbitrario y abusivo, ” autoritario y repelente a las autonomías”. Esa fundamentalista postura de Córdova, la reprobó hasta el expresidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, quien opinó al respecto: “Una cosa es defender al INE, otra volverse activista y opositor…Córdova se excede y daña al Instituto…”

Aunque casos de radicalismo abundan en nuestra patria, (tal es asunto de FRENAA, jefaturado por Gilberto Lozano, quien cada que habla lo hace de manera furibunda y descompuesta) o los dirigentes de partidos – como Alito Moreno o Markitito Cortes- tenemos personajes del mundo empresarial, estilo Ricardo Salinas Pliego, que un día si y otro también, ofende, impugna y agrede a todo aquel que no le simpatice.

En días pasados, con motivo del secuestro de cuatro estadounidenses que pasaron la frontera por Matamoros (Tamaulipas) el 3 de marzo, se desplegó por el gobierno notable esfuerzo para encontrarlos, y el día 7 se dio cuenta que dos habían sido muertos y dos estaban vivos, uno con una herida y una mujer ilesa. Esos hechos fueron la razón de que la Prensa Asociada, -Associated Press News, AP- publicara un cabezal que dice: “De Carolina a Matamoros: Una cirugía estética trajo a los 4 de EU a México. Sabían del riesgo… y lo tomaron”. Esta nota, la retuiteó Álvaro Delgado, y eso fue suficiente para que se le lanzaran a la yugular, tanto los panistas como el antedicho empresario.

El capitalista Salinas, entre otras cosas expresó en su cuenta de twitter: “El muerde almohadas” de Álvaro nos da un ejemplo claro de porqué los pendejos con poder son peligrosos hasta con sus textos para la sociedad”. “Deberíamos de reportarle su cuenta de twitter, por negar un hecho violento.” Y tras subrayar que el periodista tiene “pendeja neurona” cierra en otro Twitter: “Yo creo que no es una opinión digna ni siquiera de usted (de quien no espero nada bueno). ¡Vaya, cuando uno cree que no pueden ser más pendejos se superan!”

En la cargada participaron el expresidente Calderón, su esposa Margarita y el retoño de ambos, Luis Felipe. El exmandatario en autoexilio voluntario, conjeturó: “Es un ejemplo de periodismo chayotero y miserable que practica el gobierno.” Desde luego lo secundó la diputada esposa de Calderón y finalmente el hijo, escribió: “El tuit más miserable que leerán hoy: revictimiza a las víctimas por «tomar el riesgo» de viajar a nuestro país. No cabe duda que ser siervo del régimen, le puede más que la dignidad a este tipo de individuos.” Para todos tuvo respuesta Delgado, saliendo muy mal librados los calderones, pues mientras que el jefe del clan, fue tildado de mudo y apestado, a la señora diputada la exhortó a dar una disculpa por ser servidora pública. Al hijito, le dijo: Te respondo no por ser hijo de @FelipeCalderon y @Mzavalagc, sino porque no sabes leer pese a que eres mayor de edad: No es un tuit, es la “cabeza” o titular de una nota informativa. De nada.”

El lamentable cierre corrió a cargo de dos dizques eminentes periodistas: Sergio Sarmiento y Joaquín López Dóriga, que enfatizan: “Así los oficiantes de la Cuatro T”. Para estos y otros más que les viene el saco, como Pablo Latapí, les espetó el laguense Delgado: “Ya no sabes qué es una nota informativa y un titular, mentiroso @lopezdoriga ? Tampoco sabes qué es dignidad, ladrón.” Como dijimos al iniciar esta colaboración: el radicalismo, entre nosotros, reviste matices de todo tipo, para todos los gustos y colores, en pocas palabras, es a la carta.

Continuar Leyendo
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CARTÓN POLÍTICO

Cheque en blanco

Publicado

el

Continuar Leyendo

CARTÓN POLÍTICO

¿Le creemos?

Publicado

el

Continuar Leyendo

NACIONALES

Primera semana de Claudia Sheinbaum, primer roce: Los caminos, continuidad, ajuste o rompimiento

Publicado

el

Crónicas de Pacheco, por Daniel Emilio Pacheco //

En una jornada política que ya empieza a mostrar las fisuras internas, Claudia Sheinbaum, virtual presidenta electa de México, enfrentó en su primera semana una prueba crucial en su relación con el presidente saliente, Andrés Manuel López Obrador.

El 3 de junio marcó el inicio de una turbulenta semana para la economía mexicana, con el peso desplomándose un 8% desde las elecciones, una caída no vista en cuatro años.

La causa de este sacudón financiero fue la avasalladora victoria del partido del Gobierno, Morena, que ahora tiene el poder suficiente en las Cámaras legislativas para aprobar las reformas políticas planteadas por López Obrador antes de que termine su mandato el 30 de septiembre. En su característico estilo, el presidente insistió en la urgencia de sus iniciativas constitucionales, enfatizando que «la justicia está por encima de los mercados», un comentario que solo avivó las llamas del nerviosismo económico.

Por otro lado, la doctora Sheinbaum y su equipo buscaban calmar a los mercados con un enfoque de «parlamento abierto» para discutir las reformas, tratando de proyectar una imagen de estabilidad y moderación. Sin embargo, este esfuerzo se vio saboteado por la insistencia del presidente en aprobar sus reformas de inmediato, exacerbando la caída del peso y el nerviosismo de los mercados financieros.

El punto álgido de esta semana de desencuentros se dio cuando el diputado morenista Ignacio Mier, en una declaración irresponsable, amenazó con que la nueva Legislatura del Congreso de la Unión aprobaría en septiembre las 18 reformas constitucionales rechazadas anteriormente, usando la mayoría de Morena. Este anuncio, junto con las declaraciones del presidente, que desestimaban la importancia de la estabilidad económica en favor de sus reformas judiciales, sumieron al peso en una espiral descendente, alcanzando los 18.33 por dólar.

El presidente López Obrador no solo contradijo públicamente a su sucesora, sino que además lanzó advertencias a las clases medias y a quienes calificó como «promotores del nerviosismo», insinuando posibles investigaciones de corrupción para aquellos que agiten los mercados financieros. Estas declaraciones incendiarias fueron vistas como un intento de intimidación, agravando aún más la incertidumbre económica.

Mientras la doctora Sheinbaum intentaba desesperadamente enviar señales de calma y continuidad institucional, el presidente saliente insistía en sus posturas confrontacionales, amenazando con un clima de inestabilidad que podría complicar la transición de poderes. Esta dinámica de tensión y desencuentros presagia una relación complicada entre el presidente saliente y la presidenta entrante, con la posibilidad de que estas fricciones se intensifiquen en los próximos meses.

Así pues, la primera semana posterior a las elecciones ha revelado no solo las diferencias estratégicas entre López Obrador y Sheinbaum, sino también el potencial para que estas diferencias se conviertan en un obstáculo significativo para la estabilidad económica y política del país. La transición de poder, que podría haber sido una oportunidad para consolidar un frente unificado de cara al futuro, corre el riesgo de convertirse en un escenario de confrontación y ruptura, algo que la historia del presidencialismo mexicano ha visto con frecuencia en el pasado.

LO QUE VIENE ESTA SEMANA

Este lunes, en las oficinas de Pemex, el ambiente será tenso. Todos saben que algo se cocina desde la Secretaría de Hacienda. Un equipo de esa dependencia se ha anunciado para hacer una revisión exhaustiva de la situación financiera de la petrolera, esa misma que ha sido el talón de Aquiles de los últimos gobiernos y que ahora preocupa profundamente a la próxima presidenta, Claudia Sheinbaum, y al todavía secretario Rogelio Ramírez de la O. Este último, desconfiado por naturaleza y con una relación más que tirante con el agrónomo Octavio Romero Oropeza, no deja espacio para dudas: algo huele mal en Pemex.

Dentro de la empresa, las apuestas están a la orden del día. La reciente victoria de Sheinbaum ha desatado las especulaciones sobre quién ocupará la dirección de Pemex. Los nombres que se manejan son de peso: Luz Elena González, Raquel Buenrostro, Lázaro Cárdenas Batel y Gerardo Esquivel. Este último es el favorito de los que desean un rescate real de la petrolera, pero también el menos querido por quienes prefieren seguir desangrándola para su beneficio personal.

Pero la atención no solo está en el cambio de dirección. La constructora ICA ha lanzado un reclamo monumental: mil millones de dólares por desacuerdos en la obra de la planta coquizadora de Salina Cruz. Pemex, en un principio, se negó rotundamente a pagar, alegando que las demandas están sustentadas en conceptos fantasmas, como la fluctuación del tipo de cambio. Sin embargo, el rechazo inicial ha sido seguido por un inesperado regaño desde Palacio Nacional. Extrañamente, el presidente López Obrador parece ser el más interesado en que se pague la suma antes de que deje el cargo, y la decisión recaiga en su sucesora.

Las sombras del poder y la corrupción no dejan de acechar a Pemex. El nombre de Javier Emiliano González del Villar resuena en los pasillos como el nuevo “rey del huachicol”, una figura tan temida como su predecesor, el general Trawitz. González del Villar, ahora director de Logística, se pasea en al menos tres Suburban blindadas, justificando una amenaza del crimen organizado que pocos creen. La cifra no miente: un aumento del 117 por ciento en el robo de combustibles durante este sexenio. Su cercanía con Juan Pablo Martínez Iglesias y Stephano Fonseca Andrade, ambos señalados por corrupción, completa el oscuro cuadro.

No menos importante es el caso de Alberto Velázquez, quien, según se dice, sobrevivió políticamente gracias a la creación de un puesto a medida por parte de Romero Oropeza, tras ser casi borrado del mapa por Ramírez de la O. Velázquez, ahora en la dirección de comercialización, maneja las ventas de todos los productos de Pemex, un poder que, como se sabe, implica mucho más de lo que se ve a simple vista.

Claudia Sheinbaum y Rogelio Ramírez de la O tienen razones de sobra para estar preocupados. El diagnóstico es claro: Pemex es un barco que hace aguas por todos lados. La revisión que se avecina promete ser minuciosa, y no es para menos. El futuro de la empresa, y quizás del país, depende de ello.

Este lunes también, Claudia Sheinbaum y López Obrador tendrán su primera reunión donde Claudia ya no será subordinada, sino la mujer que tomará el lugar de su mentor político, ante quien la Sheinbaum, tiene tres caminos posibles a tomar: La primera ruta, la más fiel al legado de su mentor, es la de la continuidad total con el proyecto de Andrés Manuel López Obrador. La segunda, un ajuste estratégico de las reformas obradoristas para ganar legitimidad institucional. Y la tercera, una ruptura con el obradorismo para forjar un liderazgo propio.

Cada uno de estos caminos tiene sus propias trampas y recompensas. La decisión que tome Claudia Sheinbaum no solo definirá su presidencia, sino también el rumbo de una nación en búsqueda de certidumbre y progreso. La política mexicana, siempre enredada en su propio drama, se encuentra una vez más en un punto de inflexión, y todos los ojos están puestos en la mujer que tiene en sus manos la posibilidad de moldear el futuro del país.

En X @DEPACHECOS

Continuar Leyendo

Tendencias

Copyright © 2020 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.