Connect with us

Uncategorized

Conciencia en la Cultura: Macario, vino El Gran Divino y Michoacán, estado museo

Published

on

Compartir en redes:

LA PANTALLA: MACARIO

Dir. Roberto Gavaldón (México 1960)

Macario, se dedica a vender leña en el pueblo. Harto de una vida de privaciones y apuros, manifiesta que su mayor anhelo es poder comerse él solo un pavo, sin tener que compartirlo con nadie.  Lo consigue, dispuesto a comérselo Dios, el Diablo y la Muerte se le aparecen para pedirle que lo comparta. Bello filme, majestuoso, ha trascendido el tiempo.

PREMIOS EN 1960:

Nominada al Oscar: Mejor película de habla no inglesa

Festival de Cannes: Nominada a la Palma de Oro (mejor película)

VINO VID VINCI: EL GRAN DIVINO

40% chardonay, 60% sauvignon blanc

DE ENSENADA, BAJA CALIFORNIA.

Color: Amarillo límpido.

Aromas: Toronja, piña, durazno, mantequilla y humo.

Sabor: Con dominancia a frutas tropicales de gran persistencia.

Sugerido: Con postres de frutas, chocolate blanco, canapés y quesos azules.

LA MAGIA DE TUS VACACIONES: MICHOACÁN, ESTADO MUSEO.

MORELIA: Belleza arquitectónica, luce impresionante iluminada por la noche, como de otro mundo.

TZINTZUTZAN: Antigua capital del reino purépecha.

ERONGARÍCUARO: El tradicional sabor indígena colonial en la rivera del lago de Pátzcuaro.

PUEBLO DE JANITZIO: Capital nacional de la festividad de los muertos, isla en el lago de Pátzcuaro.

SANTA CLARA DEL COBRE: La belleza del fuego y los sueños indígenas en el cobre.

LA RUTA SAGRADA PURÉPECHA: Playas, montaña, lagos, bosques, arte, artesanía, comida, tradición.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uncategorized

Una infracción: ¿Simple e inocente?

Published

on

Compartir en redes:

Comuna México, por Benjamín Mora Gómez //

Al término de la conferencia mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador, del 9 de octubre, al posponer su respuesta a las preguntas que le hicieron periodistas sobre el secuestro de 92 choferes y el robo de sus 92 autobuses por estudiantes de la Normal de Tenería en el Estado de México, el presidente habló de “alguna infracción”, por increíble que nos parezca; así es, para el presidente de la República, el secuestro y el robo dejaron de ser delitos graves y se convirtieron en infracciones. Pegunto: ¿Cómo podrá Andrés Manuel López Obrador hacer cumplir el Estado de Derecho si no entiende lo que es el Estado ni menos lo que es el Derecho? ¿Cómo podrá, su gobierno en la 4T, darnos seguridad pública si el secuestro de personas y el robo de vehículos dejaron de ser delitos graves y quedaron reducidos a una simple infracción, menos ominosa que el dar vuelta con el auto en un lugar prohibido o el pasarse “un alto”?

El Presidente López Obrador no ha dimensionado las muy probables consecuencias de la negociación meta legal del Estado mexicano con estudiantes metidos al secuestro de personas y el robo de autobuses, allanando, también, propiedad privada.

El Presidente de la Cuarta Transformación parece no visualizar lo que en realidad transformó, al sentarse a negociar con delincuentes y ceder ante sus exigencias: la legitimidad de su mandato y, quizá, el de los futuros presidentes de la República.

Si como dijera José Ortega y Gasset “Yo soy yo y mis circunstancias, y si no la salvo a ella no me salvo yo”, acaso nos sería permitido salvarnos a nosotros mismos, abandonando nuestra razón de vida, o para ser más específicos, deberíamos permitirle al Presidente de México abandonar su mandato para salvarse él y su gobierno, y a su Cuarta Transformación. No, creo que no.

Para quienes nos gusta la Historia, este hecho guarda similitudes con aquel 7 de mayo de 1808, de las abdicaciones de Bayona, en que Fernando VII y Carlos IV renunciaron sucesivamente al trono de España, abdicando a favor de Napoleón Bonaparte y provocaron el enojo de ciudadanos de los reinos de la América hispánica, que desembocaron con la Independencia de esa América.

Fernando VII y Carlos IV podían renunciar a sus calidades de soberanos, pero nunca abdicar a favor de nadie; desde entonces se reconoció que el poder dimana del pueblo y solo a él pertenece, y como bien señaló Francisco Primo de Verdad y Ramos (nacido en la Ciénega del Rincón de Mata, de la Nueva Galicia, hoy Jalisco, el 9 de junio de 1760) ante el Cabildo de la Ciudad de México en septiembre de 1808, ante la falta de monarca, la soberanía debía volver al pueblo. Hoy, me pregunto, cómo deberemos actuar cuando el Presidente de México ha cedido su mandato y poder ante distintos delincuentes por ser pueblo bueno y sabio; debemos, pregunto, ¿revocar su mandato? AMLO ya abrió tal posibilidad.

Nuestro sistema jurídico nos da diferentes formas de participación en lo público y de gobierno como lo son el plebiscito, la consulta popular o la revocación de mandato, pero NO el secuestro NI el robo. El gobierno se equivoca. El gobernante solo puede hacer aquello que la ley le permite, ni más ni menos, y el ciudadano solo aquello que la ley NO le prohíbe. Ni el gobernante ni el ciudadano pueden negociar desde actos delictivos. Tales negociaciones deberían verse como nulas de origen.

Lo que AMLO NO ha sabido medir es que, al sentar a su gobierno a negociar con estos y otros delincuentes, en éste y otros casos, ha conculcado su juramento de Toma de Protesta del cargo de Presidente de la República de “Cumplir y hacer cumplir la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen”. Es un Presidente que ha vaciado de poder al Poder Ejecutivo y pretende lo mismo con los otros dos Poderes de la Unión.

En la laxitud que se otorga López Obrador en su quehacer presidencial, no se detiene a conocer lo que sucede en la vida de los secuestrados y sus familiares, y por ello, no comprendió que su decisión habrá de deteriorar el sentido de comunidad, ya de por sí herido de muerte. En la vacuidad de humanismo de la 4T, pasaron por alto que quienes debieron importar son los secuestrados y sus familiares y no los estudiantes normalistas metidos a la delincuencia organizada. Cuando el presidente afirma, en su conferencia mañanera, que el asunto de los secuestros y robos está resuelto, da por hecho que su gobierno no asumirá responsabilidad de ayuda psicológica ninguna hacia los secuestrados y sus familiares para ayudarles a superar dicha experiencia traumática. ¡Qué ligereza de gobernante!

No estamos ante un hecho menor sino ante la impunidad de los delincuentes y la ausencia de alternativas de control y solución que el Presidente confunde con represión. El Presidente no imagina y no entiende que NO todo el pueblo es bueno NI sabio, y que su complacencia con los delincuentes nos transforma en una sociedad atemorizada que pronto se sentirá aterrorizada. AMLO, parece no aceptar que la primera responsabilidad de ser presidente es la de garantizarnos seguridad pública y vida, y convierte a cualquier ciudadano en fuente potencial de peligro y desconfianza. Cuando hablamos de secuestros y secuestrados nos adentramos en el más oscuro de los sub mundos que genera desequilibrios emocionales o psicopatías que terminan por dañar el entorno social. Hoy, AMLO evidencia que, durante su desgobierno, la violencia no será combatida. Hoy, los mexicanos y mexicanas –principalmente éstas- podemos sentir que NO tenemos control sobre lo que nos pueda suceder. Hoy, por la mezquindad política del gobierno federal, nuestra confianza comunitaria deberá ser selectiva en un mar de desesperanza y pérdida del interés por lo público, convertido en fuente de pavor. Hoy, México perdió rumbo y sentido.

E-mail: benja_mora@yahoo.com

Continue Reading

Uncategorized

Feliz día a todas las niñas del mundo

Published

on

Compartir en redes:

Educación, por Isabel Venegas //

Este viernes se celebró el Día Internacional de La Niña, y desde UNICEF se enmarcó el evento con la apreciación de lo que se ha construido con tan solo 25 años de arduo trabajo a partir de la convención de China, en la que se adoptó la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. En esa ocasión, provenientes de más de 200 países, unas 30,000 personas se congregaban para atender una agenda que la humanidad debía mirar con urgencia.

Para México con su enorme polaridad y la diferencia que se vive en las latitudes de nuestro territorio, resulta fácil perder de vista el enorme rezago que tenemos en esta tarea; se sale del radar el matrimonio forzado para las niñas, la venta de pequeñas a cambio de tierras o la privación del derecho a estudiar, con la idea de que no tiene sentido invertir en la educación de ellas. No es nada más el hecho de aniquilar la posibilidad de lo que una mente brillante pudiera aportar a la ingeniería o la ciencia en general, sino el reforzar día a día, que una niña carece de valor más allá del de la reproducción o el de generar placer para quien la pueda poseer.

En el 2014, el Senado de la Republica expidió la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, que se resume en los siguientes puntos:

  • Derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo.

  • Derecho a la Prioridad.

  • Derecho a la Identidad.

  • Derecho a vivir en familia.

  • Derecho a la Igualdad Sustantiva.

  • Derecho a No ser Discriminado.

  • Derecho a vivir en Condiciones de Bienestar y a un Sano Desarrollo Integral.

  • Derecho de Acceso a una Vida Libre de Violencia y a la Integridad Personal.

  • Derecho a la protección de la Salud y a la Seguridad Social.

  • Derecho a la Inclusión de Niñas, Niños y Adolescentes con Discapacidad.

  • Derecho a la Educación.

  • Derecho al Descanso y el Esparcimiento.

  • Derecho de la Libertad de Convicciones Éticas, Pensamiento, Conciencia, Religión y Cultura.

  • Derecho a la Libertad de Expresión y Acceso a la Información.

  • Derecho a la Participación.

  • Derecho de Asociación y Reunión.

  • Derecho a la Intimidad.

  • Derecho a la Seguridad Jurídica y al Debido Proceso.

  • Derecho de Niñas, Niños y Adolescentes Migrantes.

  • Derecho de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación 

Hablar de leyes que evidencian los derechos de las niñas, niños y jóvenes, en ocasiones distrae de la obligación de hacer valer estos puntos, pareciera que por decreto eso se tiene que cumplir y ¡Ya está! Debemos ser conscientes que es una responsabilidad compartida, en la que la mayoría de los actores tenemos más de algún punto en el que quedamos a deber. En el caso de la educación, si bien es cierto que hay una consigna para el estado como proveedor de los espacios destinados para que la población entera pueda tener por lo menos, el acceso a la educación básica, por otro lado, el compromiso de los padres no es nada más llevar a sus niñas a las escuelas, sino ser y hacer consciencia de la capacidad inexorable que puede representar su inteligencia, su creatividad y apreciar su belleza desde la diversidad de su origen.

Hubo una publicación en redes sociales que llamaba mucho mi atención, decía que para transformar el mundo había que empoderar a las mujeres desde que son niñas, y en su redacción definía cinco puntos:

  • Dale herramientas para que no tenga que depender económicamente de nadie.

  • Enséñale sobre temas de sexualidad, para que sea ella quien decida sobre su propio cuerpo

  • Inspírala para que cuide su cuerpo desde una perspectiva de la salud, y no por estereotipos o imágenes que no le corresponden

  • Motívala a expresar lo que le pasa con claridad, sin importar el juicio que se haga.

  • Muéstrale todo su potencial y hasta dónde puede llegar.

Estoy totalmente de acuerdo con que la evolución del mundo sienta sus bases en la educación que se da desde la niñez, pero creo que hay palabras que de pronto comenzamos a utilizar tanto que pierden su sentido primordial.

El empoderamiento significa responsabilidad, tener el poder de acción debió requerir un proceso de formación en el que se fue conformando una estructura integral de la persona, para que pueda ejercerlo con control, con madurez y con la conciencia de muchas implicaciones de sus acciones.

Si lo vemos en el campo de la política, ese es uno de los factores clave de la problemática que vivimos, actores en el campo de las negociaciones sociales que fueron “empoderados” pero sin una formación, sin una trayectoria en ese ejercicio; tal vez podría parecer muy noble que una persona pueda representar a un colectivo aun siendo carente de las herramientas necesarias, pero al momento de tomar decisiones éstas suelen no ir acompañadas de una mirada compleja, de una visión de trascendencia y de una conciencia de las implicaciones que cada una puede traer consigo.

Considero pues, que lo primordial es educar en la libertad, fortalecer la idea de que todos nuestros miedos no se resuelven privando a los otros de sus derechos y de su autonomía, sino que cada uno se enriquece a partir de reconocer carencias, errores, aciertos y diferencias de los otros; pertenecer a una comunidad, a una familia o a un entorno debe enriquecer al ser humano, sin restar personalidad, identidad y valía.

El Banco Mundial estima que en México la expectativa de vida es de más de 77 años, con lo cual una niña de 6 años apenas lleva el 7.79% de lo que aproximadamente será su experiencia en este precioso, emocionante y maravilloso trayecto de aprendizaje. Hagamos que por lo menos la cuarta parte de su vida, es decir, hasta los 19 años, haya vivido en plenitud, en la construcción de la autonomía de su persona al saberse amada, útil, valiosa y con un alto potencial para que el resto de su vida pueda asumir el poder y el control de ello.

Obligatoriamente en esa cuarta parte de su vida, una niña habrá tenido la necesidad de tomar decisiones, de ejercer el poder y es cierto que desde el momento en que estamos inmersos en una comunidad, nuestra vida se ve afectada y afecta al mismo tiempo, pero cada vez que demos un paso en comprender y apreciar más nuestra libertad, en lugar de priorizar el poder, habremos sido más felices, y tal parece que ese es el verdadero éxito en la vida. Para quienes ya vamos por encima del 50% de la expectativa, resulta excitante visualizar las posibilidades de ese empoderamiento, pero llena de paz reconectar con las bases de libertad que se formaron en la infancia.

Mat. y M. en C. Isabel Alejandra María Venegas Salazar

E-mail: isa venegas@hotmail.com

Continue Reading

Uncategorized

La marcha y la mujer: “Una cien veces”

Published

on

Compartir en redes:

Educación, por Isabel Venegas //

Este será un artículo especial por dos razones, una porque es mi cumpleaños y como buena hija de todos los ancestros que se deba invocar, no pienso trabajar. Dos, porque lo que vivimos hace unos días casi no me lo permite: La violencia en contra de la mujer, una cantidad de vidas cobradas, de agresiones sexuales que igual le truncan la historia de plenitud a cualquiera, una serie de notas cada vez más desgarradoras, aunque al final todas tan crueles ya sea que le suceda a una niña, a una adolescente, a cualquier anciana, a alguien enfermo, da igual si es hombre o mujer, todos sufren, todos lloran.

En ese desmedido problema, una marcha hace evidente el dolor desgarrador de quienes lo han vivido, o de quienes ni siquiera lo pueden dimensionar porque todavía buscan el cuerpo de su familiar para poder, ahora sí, saber cómo fue su penar y sobrellevar una muerte en lugar de creer que en vida sigue siendo torturada o reo de la trata de blancas. La desesperación es demasiada, y tanto las víctimas directas, como sus familiares, tiene la aflicción suficiente como para destrozar sus propios muebles, su vida o las paredes de enfrente. No se trata de justificar una situación, sino de entenderla.

Tampoco es el argumento correcto el equiparar una vida con un edificio; el falso dilema o el dilema desmedido se pone de manifiesto al ver cómo para la mañana siguiente ya se habían reparado las estaciones del tren, los vidrios rotos se sustituyeron por nuevos, mientras que las muertes continuaron. Existe evidencia suficiente de que la protesta violenta no suele arrojar los resultados deseados, y una muestra más es la que da la Jefa de Gobierno de la CDMX cuando a pesar de haber accedido a la serie de peticiones que le hicieron, las cosas siguieron igual, tal vez sea porque el pliego fue derivado de la actuación en el mitin, es decir, la preocupación se desvió a la apertura de carpetas de investigación en contra de quienes cometieron actos vandálicos y no por la solicitud de una estrategia bien enfocada.

Se deberá atender con políticas efectivas, y aunque no creo mucho en la alerta de género, habrá de servir de algo, pero hay otro tanto por hacer y cada quien tiene claro lo que le toca. Hoy solo puedo decir que me hermano con quienes han sufrido, que me uno al reclamo de justicia para todos aquellos a quienes por un proceso torpemente llevado los han re-victimizado e ignorado, que defiendo el derecho de los hombres para no ser atacados injustamente ni en lo real, ni por redes sociales; finalmente creo que hoy lo que más nos hace falta es mucha paz, porque se reclama la agresión a la mujer, tanto como lo hacen los hombres, los indígenas, la comunidad LGBT, etc. Si no hay paz y un poco de silencio, no puedo entender qué es lo que me pides, el reclamo se pierde y junto con él, el tiempo tan valioso de nuestro encuentro.

Te invito hoy a disfrutar de un bello poema de Elvira Sastre, sin dejar de trabajar, sin dejar de luchar por las mujeres, los hombres, los niños y los ancianos de nuestra comunidad. Pero con la calma de un buen estratega, del guerrero que no sucumbe ante la adversidad de ver que a su lucha, todavía le faltan mil batallas. Y mientras tanto ¡Feliz cumpleaños a mí!

Una cien veces / Elvira Sastre

Hay mujeres
que son estaciones de (d)año,
tormentas torrenciales en agosto y estufa
en un diciembre lleno de abandonos.

Hay mujeres
que son pájaros sin alas en un cielo lleno
de recuerdos,
fieras carnívoras al acecho de las ganas
y de esa falta de poder ante la tentación
que solo es deseo confundido.
Hay mujeres
que son mariposas abstraídas esperando a que
cierres todas las puertas
para acariciarte las mañanas a través
de la ventana,
para sacudirte la mirada en cualquier
dirección ajena a tu rostro.
Hay mujeres
que son animales en celo
galopando sobre tu pecho abatido.
Hay mujeres
de ojos castaños
con alma de gata.
Hay mujeres
de ojos verdes
con alma de zorra.

Hay mujeres
que son signos de interrogación abierta,
tres exclamaciones siguiendo
una huida.
Un ladrido de madrugada.
Hay mujeres
que justifican el silencio.
Hay mujeres
que excusan la poesía.

Hay mujeres
que son aeropuertos alejados
de los que solo salen aviones de mentira,
puertos marítimos
en los que vuelves a ser otra vez tú,
estaciones de tren
donde se cruzan tantas contradicciones
que encuentras paz.

Hay mujeres
que suenan a herida al tocarlas
y te hacen desear la muerte antes que ellas.
Hay mujeres
que huelen a limpio, a cuerpo inerte,
y te hacen desear invadirles el corazón
y el pecho con la brutalidad de un ejército de flechas.
Hay mujeres
que desordenan tus huellas cuando aparecen
y te hacen desear encontrar tu camino
sobre su columna vertebral.
Hay mujeres
que no se esconden, que quieren sin escarcha en los ojos,
que saben a sed,
y esas,
esas te hacen desear quererlas toda la vida.

Hay mujeres
que esperas siempre
porque nunca llegan.
Hay mujeres
que están en todos los lugares que ocupas
menos en tus manos.

Hay mujeres
que son primeras y únicas,
que sobrevuelan el suelo que pisan los demás,
que son azules y ocupan un sitio
diferente al resto.

Hay mujeres
que crees por encima de todo
y por encima de todo deshacen tus creencias,
que son tiernas, ciertas y dulces,
y con su ternura, certeza y dulzura
parten tu inocencia en dos.

Hay mujeres
que abren tus ojos con un soplido de magia
y en el siguiente truco desaparecen,
como la suerte.

Hay mujeres
que te enseñan la moneda por las dos caras:
te besan negándote,
se marchan mientras te nombran,
se quedan en silencio
y desde otros recuerdos te afirman.
Que solo conocen la palabra derrota
en tu boca.
Que solo conoces la palabra victoria
en su boca.
Que te aman mientras te olvidan
y olvidándolas las amas.

Hay mujeres
que quieres y no puedes,
que son tanto que no son bastante,
que dándote lo que necesitas olvidan lo que deseas.
Mujeres contra las que no hay razones
que encajen
y conviertes en huida
para darles un sentido.

Hay mujeres
que son aves de paso,
bodas de un día,
amores que salvan tu vida en una noche,
postres eternos en medio de una prisa carnal,
engaños a la rutina,
tu alma animal rendida al instinto de supervivencia.

Hay mujeres
que aparecen como los aciertos:
a tiempo y sin esperarlas.
Que se atreven y se quedan y tienen
el pelo del color de tu almohada,
que se agitan y temes y dan la vuelta
a tus excusas convirtiéndolas en motivos.
Que te aman sin evitarlo
y amas sobre todo por supuesto.

Y
estoy
yo.
Que soy una en todas esas mujeres.

Y
estás
tú.
Que eres todas esas mujeres en una.

Mat. y M. en C. Isabel Alejandra María Venegas Salazar

E-mail:  isa venegas@hotmail.com

 

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Privacy Policy