Connect with us

OPINIÓN

Ataques sistemáticos contra instituciones: Los mensajes de odio en la democracia de internet

Published

on

Educación, por Isabel Venegas //

Resulta interesante la forma en que se está tejiendo una red de lucha en contra de los mensajes de odio, mensajes que además nutren a una industria muy rentable. El negocio de hacer enojar a las personas o de sacar lo peor de ellas aprovechándose de una serie de componentes como la ignorancia, los momentos de crisis y angustia, el poder de convocatoria, etc. van generando un malestar del que es muy difícil luego identificar el origen y contener su difusión.

Y es que pareciera que en un sentido de empoderamiento equivocado, la misión del buen ciudadano es opinar, pero no solo expresando un punto de vista, sino haciendo la labor de educar al ignorante, al menos-válido y para ello no importa que se emitan ofensas, que se lastime o que se vulnere la dignidad del otro, la verdad lo merece; más allá de la pasión que cada tema implica, yo encuentro una correlación en dos ámbitos: el primero se refiere a la temática y el segundo al medio.

Curiosamente la temática que hoy se aborda con mucha animadversión en las redes gira principalmente en torno a las instituciones, es decir, hace referencia a los partidos, la educación, las religiones y la familia.

Las publicaciones suelen juzgar el sistema entero, emiten comentarios que se orientan a la totalidad ¡Todos los partidos políticos son una porquería! O en el caso de las religiones, ¡Todos los cristianos son unos ignorantes! Incluso en el caso de movimientos que, si bien no conforman una institución en el sentido del registro como tal, sí son un constructo social sólido y evolucionado: ¡Las feministas son unas locas!

Cualquier frase lanzada inocentemente en una red como twitter aderezada tal vez con un controversial meme, puede ser todo un evento que mueve los más profundos sentimientos y nos tiene ahí, como zonzos, queriendo contestar, defender, convencer de que no es así; una inmadurez en la inteligencia emocional colectiva que no nos permite identificar cuando se está hablando con una persona, con un boot o cuando ni siquiera vale la pena hablar. La situación de estar detrás de una pantalla permite que las respuestas vayan aumentando tanto en el tono como en el número de participaciones y reacciones, mecanismo que tiene su crítica aparte y que ya lleva rato puesto sobre la mesa: ¿El número de likes que observas en una publicación puede determinar el valor respecto al contenido o al emisor?

Las publicaciones de este tipo se vuelven virales muy fácilmente y por lo tanto establecen un vínculo estrecho con la mercadotecnia. La velada participación de empresas a las que les conviene este tipo de estrategias no necesita mucha investigación, pero más allá de que sean patrocinados, artificiosos o naturales, los mensajes de odio están ahí, nacen, crecen, se multiplican… pero no se mueren, se quedan en la red sin que la mayoría sean borrados, intervenidos o replanteados desde una óptica más sobria.

Eso es por el lado del contenido, pero también está el medio implicado. Plataformas como la de twitter nacieron precisamente como una reacción en contra de las instituciones; lugar donde no hay reglas, sin límites, permitiendo la libre expresión y participación de todos los miembros, y constituyendo con esa misma figura una crítica a los organismos cuya personalidad sí obliga a la definición de reglas, normas y leyes, y en la que prevalece la identificación de cada individuo para su membresía.

Ese escenario choca con el de la realidad y sus limitaciones funcionales. La religión, por ejemplo presupone la libre participación de sus miembros; a pesar de la carga estructural que significan las herencias y la cultura, siempre se está en posibilidades de tener una participación más menos activa, incluso de exentarse del grupo en tanto que integrarse a otro implica la manifestación expresa de ese deseo. La movilización de la espiritualidad, interiorización muy personal e individualista, se bidirecciona hacia el exterior; una relación que pone en contacto la interioridad con una fraternidad, y en la que obligatoriamente se establecen reglas, objetivos y misiones con las cuales se manifiesta la coherencia entre esa reflexión personal y la mirada colectiva.

Cierto es que muchas de esas estructuras se van volviendo cada vez más rígidas, que dan menos posibilidad a sus miembros de mantener una participación congruente al espíritu con el que nació. Otro ejemplo pueden ser los partidos políticos, organizaciones que no se relacionan con el terreno espiritual, que son más estratégicas y materiales, en cuya génesis se encuentran necesidades y representaciones a grupos que no participan tanto de la vida política pero que requieren de ser tomados en cuenta al momento de construir más leyes, recursos o programas de gobierno. Esos grupos políticos son fácilmente atacados con mensajes de odio, e identificarse con alguno de ellos va a requerir de un blindaje emocional que muchas veces raya en ignorar todo lo que se diga alrededor “yo ya no pongo atención a las redes sociales, nada más dicen cosas ofensivas, que lastiman, ni me conocen y aun así me ofenden”.

No es casual que el fenómeno de las candidaturas independientes haya tenido tal auge en las pasadas elecciones precisamente por no tener la figura institucional, aunque parece que ese es un gusto que dura poco porque si eres un líder social, buscas un grupo de amigos que te acompañe, establecen mecanismos de participación, metas, visión, misión, etc. Te puedes llamar candidato independiente, pero en cosa de tres minutos ya serás un “señor partido” o algo bastante parecido.

Internet está siendo evaluado desde una mirada juiciosa en la que no queda más remedio que regular. Ese rico espacio en el que parecía que podía instaurarse algo que si bien no terminábamos de entender mucho, nos encantaba ¡La Democracia!, ese ambiente artificioso donde la mitad son expresiones reales y la otra mitad son boots, algoritmos diseñados para contestar de manera automatizada a ciertos comentarios o a temáticas específicas.

Alguien decía que ahora ya todos somos reporteros con tener un celular en la mano y una cuenta de red social, sin embargo, quienes son reporteros de profesión saben que no se puede sacar una nota sin haber verificado la fuente, que deben cotejar las referencias y triangular los datos para no caer en contradicciones cuando la nota se publique; que además deben considerar que un evento no se analiza con un video de dos minutos y que el contexto lleva implicaciones complejas; pues así, con ese deleite por ignorar las reglas, nos hemos tomado el cuento de que somos políticos, ecónomos, reporteros y analistas de religión.

No se trata de denostar la personalidad de la ciudadanía participativa que se involucra en la mayoría de los temas porque no le son ajenos, le implican de cierto modo; sin embargo, en el mundo real la censura, la reglamentación y las normas son impuestas y operadas por personas, en internet son algoritmos los que deben identificar una palabra grosera, mensajes racistas o expresiones de categoría violenta para suspender la cuenta, sin analizar el sentido del mensaje, dejando pasar otros más graves o sin permitir un momento de reflexión para quien lo emitió. Estamos perdiendo el terreno en donde sólo los seres humanos teníamos jurisdicción: el de la comunicación.

En este partido de futbol nos estamos metiendo un autogol, nosotros mismos somos los que estamos derribando un instrumento de participación ciudadana muy rico, por no respetar las leyes que vivimos en la cotidianidad cuando nos mudamos al ámbito virtual; algunas redes ya están trabajando en la evaluación de sus modos y medios de control, porque te recuerdo que todas tienen dueño, todas tienen intereses, y muchas de ellas ya saben cuál es su fecha de caducidad.

Mat. y M. en C. Isabel Alejandra María Venegas Salazar

E-mail: isa venegas@hotmail.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Las ocurrencias del Presidente

Published

on

Los Hombres del Poder, por Gabriel Ibarra Bourjac //

Dos grandes ocurrencias del Presidente López Obrador estamos viviendo: La rifa-no rifa del avión y la consulta para que el pueblo de México tome la decisión si se deben ser llevados a juicios los últimos cinco presidentes de México (Salinas-Zedillo-Fox-Calderón y Peña Nieto).

Sobre el avión mucho ya se ha escrito, es una narrativa que ha manejado el Presidente con el propósito de exhibir los que considera excesos de los anteriores Presidentes mexicanos y que como candidato López Obrador convirtió la venta del avión en slogan de campaña, así como los frijoles con gorgojos que contenían las despensas que entregaba el el gobierno mexicano a los más pobres.

He procurado al abordar estos temas políticos alejarme de posiciones maniqueas, de estás conmigo o estás contra mí, como son las posiciones ultras de Gilberto Lozano de FRENAAA, con exigencias absurdas como la renuncia del Presidente que están completamente alejadas de la voluntad democrática y el estado de derecho.

López Obrador es un Presidente legítimo, electo por 30 millones de mexicanos y pésele a quien le pese, sigue contando con el apoyo del sector mayoritario de la población, conforme al estudio de opinión más reciente de Consulta Mitofsky de Roy Campos con fecha viernes 25 de noviembre sobre la aprobación que tiene el jefe de gobierno entre el 18 y el 25 de septiembre del 2020.

Roy Campos nos indica que la semana entre el 18-25 de septiembre fue una muy mala para López Obrador por varios sucesos y se supone que debería haber bajado la aceptación ciudadana, como el pleito con el gobernador de Chihuahua, Javier Corral por el tema del agua; los 76 mil muertos que ha provocado la epidemia de Covid-19; el bloqueo a ferrocarriles en diversos estados del país, y el principal: la renuncia de Jaime Cárdenas al Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, pero no le pegó al Presidente y saben por qué: Pues por el plantón en Reforma de Gilberto Lozano y su movimiento de FRENAAA, así como sus demandas absurdas, que no es bien visto por la opinión pública, porque se va al otro extremo. Nadie sabe para quien trabaja. Lozano al tratar de golpear la imagen de López Obrador, lo fortalece. Es el efecto boomerang.

INICIATIVA ABSURDA

Sin embargo, en este contexto se da a conocer la ponencia que presenta el ministro de la Corte de la Nación, Luis María Aguilar Mora sobre la solicitud de consulta del Presidente, dentro de sus atribuciones constitucionales, para que el pueblo determine si deben ser llevados a juicio los ex presidentes.

El proyecto del ministro Aguilar Mora declara inconstitucional la consulta para enjuiciar a ex presidentes por varios motivos: Violación a los derechos humanos, violación al debido proceso y violación al principio de igualdad.

Será el próximo jueves primero de octubre cuando los ministros de la corte analicen el proyecto de su compañero Aguilar Mora que declara inconstitucional el realizar la consulta en los términos que plantea el Presidente López Obrador, quien más bien está enjuiciando políticamente a un modelo político-económico de gobierno que es el neoliberalismo que México ha aplicado en 30 años.

En la argumentación que presenta el Presidente López Obrador hace señalamientos muy generales: Desde privilegiar a grandes grupos económicos, estrategias de seguridad que han generado más violencia y cientos de miles de muertos (Calderón y Peña Nieto, principalmente) y que han resultado inhumanas y contraproducentes; desastres humanos sociales y nacionales sufridos por el país en 30 años que fueron por voluntad de los gobernantes.

López Obrador culpa al neoliberalismo de la pobreza creciente de cerca de 60 millones en México, con su desigualdad y marginación, así como el deterioro del sistema de salud, la descomposición social, deterioro de las instituciones y pérdida de la soberanía, así como devastación de la industria petrolera y eléctrica.

En fin, es el enjuiciamiento a un sistema y tengo la creencia que si la Corte está integrada por ministros serios e independientes, deben ratificar el dictamen que presenta Luis María Aguilar Mora.

SI HAY DELITOS QUE LOS DENUNCIE

La ley no puede ser aplicada en razón de una consulta, ya que es obligación del Estados mexicano investigar, perseguir y en su caso sancionar conductas ilícitas que hayan cometido servidores públicos, en caso de violación de derechos humanos o crímenes contra la humanidad.

Si el Presidente López Obrador tiene la voluntad de llevar a juicio a los ex presidentes de México y cuenta con las pruebas, basta que presente la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Federal y éstas abran las carpetas y procedan a la investigación.

Ha dicho el Presidente que acatará la decisión que tome la Suprema Corte de Justicia de la Nación, esperemos que así sea y no genere la confrontación entre dos poderes por una negativa de ésta a su petición. Querer López Obrador cargarle a la Corte la responsabilidad de enjuiciar a los que le antecedieron en el cargo, sería una acción perversa y generaría un daño de incalculables proporciones al Estado Mexicano.

Esperemos que la razón y lucidez finalmente se impongan, ante algo tan absurdo que pretende el Presidente López Obrador. Con esa lógica se podrá entonces enjuiciar a Cristóbal Colón, Hernán Cortés y a los Reyes Católicos por el descubrimiento de América y la conquista española. El Presidente se pasó con esta iniciativa de pedirle al pueblo de México si debe o no aplicar la ley.

Continue Reading

OPINIÓN

Para disminuir brecha de desigualdad: Gobierno inteligente en un mundo global; el camino es la tecnología

Published

on

Opinión, por Armando Morquecho Camacho //

Si algo ha dejado claro la crisis que enfrenta el mundo debido a la pandemia de la COVID-19, así como la crisis ambiental y política que vivimos, es que urge repensar y rediseñar la agenda legislativa, así como los temas que se suben al debate público.

En un mundo globalizado como en el que nos está tocando vivir y desarrollarnos política, profesional y socialmente, resulta fundamental entendernos como parte de un todo, como parte del mundo y por ello, debemos entender que para solucionar los problemas actuales, necesitamos comenzar a construir soluciones globales.

Es en virtud de lo anterior, que tanto el próximo año, como en el 2024 tenemos que ver quiénes plantean soluciones a los problemas modernos, tenemos que voltear a ver a aquellos que buscan construir una agenda con políticas públicas pensadas para responder a las necesidades de las generaciones presentes y futuras atendiendo aspectos económicos, sociales, ambientales y culturales utilizando de forma eficiente los recursos disponibles. Pero esto solamente serán capaces de construirlo los políticos que tengan una visión global y que volteen a ver lo que pasa en otras partes del mundo.

¿A que quiero llegar con esto? El mundo está cambiando y lo seguirá haciendo, ya que ese proceso evolutivo es, junto a la muerte y al pago de impuestos, una de las cosas seguras en esta vida y no nos va a esperar, por ello, las opciones son claras: o cambiamos y nos adaptamos legislativa y socialmente a este proceso de modernización, o las crisis que enfrentamos serán aún más graves y la brecha de desigualdad continuará creciendo.

A lo largo de este mes, me enfoqué en hablar de los retos de las redes sociales, la modernización y las diferentes tecnologías de la información y si bien, este rubro tiene grandes retos, también tiene muchas ventajas, pero para poder analizar y estudiar a fondo estas ventajas, necesitamos una visión política global que vaya más allá de lo que ocurre en nuestro entorno.

EL EJEMPLO DE SINGAPUR

Este ejercicio de reflexión global es lo que nos permitirá a nosotros como generación romper esquemas y cambiar paradigmas en todos los sentidos, tal y como lo hizo Singapur.

Este país insular de Asia es el ejemplo perfecto de cómo podemos explotar la tecnología y todos los beneficios de la modernidad para poder construir políticas públicas capaces de responder a las necesidades de la modernidad con una perspectiva no solo global, sino también, de derechos humanos. En otras palabras, Singapur es el claro ejemplo de que los problemas modernos requieren soluciones modernas.

Desde que Singapur obtuvo su independencia, su economía se ha ido fortaleciendo más y más, hasta llegar hoy en día, a ocupar las primeras plazas del índice de Competencia Global, pero como dicen, no todo es miel sobre hojuelas, ya que también, su población ha reflejado un crecimiento importante convirtiéndose así en uno de los países más densamente poblados del mundo.

Este crecimiento poblacional, desencadenó una serie de problemas que iban desde lo administrativo como la saturación de servicios públicos, hasta lo ambiental con el aumento desmedido de emisiones de gases contaminantes, esto, aunado a la corrupción, la desigualdad y la ineficiencia de las autoridades para atender las problemáticas ciudadanas así como los enormes muros burocráticos para realizar trámites, y gestiones llevaron a las autoridades a impulsar una serie de políticas públicas para revolucionar no solo su modelo de ciudad, sino el rol del gobierno en su interacción con la ciudadanía.

Por ello, en el 2014, lanzaron el proyecto ‘’Smart Nation Singapore (SNS)’’, el cual representa un esfuerzo nacional para transformar tecnológicamente los servicios públicos, la economía y el gobierno a través de la simplificación de procesos, digitalizando y automatizando el trabajo gubernamental para así brindar soluciones eficientes a los problemas reales de su población.

En el caso de Singapur, el uso de la tecnología ha impulsado la construcción de un verdadero gobierno abierto que está cada vez más cerca y más al pendiente de las necesidades, en todos los sentidos, de su población. A través de estas políticas se implementaron, entre otras cosas, la instalación de una enorme red de cámaras y sensores que aunque a primera vista podría parecer una medida autoritaria que busca controlar a sus ciudadanos, lo que en realidad se busca con esta red de monitoreo es estar al pendiente de las necesidades de servicios públicos de todo el país, esto con la finalidad de dar pronta respuesta y atención a estos problemas.

Otro de los pilares de este proyecto en términos gubernamentales es la digitalización de los servicios públicos a través de un servicio civil computarizado y programado, que día a día busca no solo tener servicios eficientes sino también integrales en su relación con la ciudadanía.

También se impulsó la implementación de una de las redes inalámbricas de internet más grandes y más rápidas del mundo, esto para garantizar a los ciudadanos acceso público y gratuito a internet en cualquier zona.

El programa ‘’National Information Infraestructure’’ bajo el lema ‘’Una red para TODOS’’, instaló una red de alta velocidad y banda ancha para así conectar a cualquier persona en cualquier lugar y en el 2015, se hizo un gran avance en el tema, ya que se instaló una red de fibra por 200 millones de dólares para introducir áreas ‘hotstop’ gratis en la ciudad.

En resumen, Singapur ha construido un gobierno conectado con los problemas sociales que trabaja por encontrar soluciones que simplifiquen la vida, que reduzcan costos y que contribuyan en el bienestar de todos a través de herramientas digitales.

EL IMPACTO DE LA PANDEMIA

Ciertamente la pandemia está cambiando por completo el mundo, su impacto en la economía, en la política y en la sociedad ha sido grande y nos obliga a cambiar y a repensar nuestros sistemas. Sin embargo, con una perspectiva global podemos observar como el mundo lleva años cambiando y trabajando por mejorar su capacidad de adaptación a situaciones de emergencia como la que vivimos.

Si bien es cierto que la pandemia les ha pagado a todos, también es cierto que a unos les va a pegar más que a otros. Hoy por hoy, al menos en Singapur, el gobierno no tiene que preocuparse por cómo tendrán que trabajar sus dependencias para que la gente pueda seguir haciendo sus trámites sin contagiarse, todo está digitalizado; mientras aquí, tenemos que pegar anuncios en el suelo para marcar la sana distancia.

En Singapur tampoco tienen que debatir sobre la falta de internet y de cómo le tendrán que hacer ciertos sectores de la población para acceder a clases en línea, ya que la red es amplia y de acceso público.

Al ver el desarrollo tecnológico de Singapur, el desarrollo ambiental y económico de Finlandia e Islandia es inevitable preguntarnos: ¿Qué están haciendo nuestros legisladores? ¿En qué estamos perdiendo el tiempo? ¿En realidad estamos subiendo a la agenda pública los temas relevantes?

Como país tenemos muchas riquezas y por lo tanto, tenemos grandes oportunidades, pero tenemos que comenzar a trabajar, tenemos que comenzar a repensar nuestro sistema de ciudad, nuestros servicios públicos y la manera en la que el gobierno interactúa con sus ciudadanos. Una vez que se hago esto, estaremos listos para comenzar el trabajo legislativo para adaptar nuestra legislación y los trabajos para construir pactos que nos permitan alcanzar un verdadero desarrollo.

La brecha de desigualdad, la inseguridad, la falta de oportunidades y la corrupción son fenómenos que debemos atender con una perspectiva global. Apostar por un modelo económico sustentable y por una nación inteligente, es apostar por las oportunidades, por el crecimiento y por el desarrollo.

Tenemos la oportunidad de cambiar nuestros servicios públicos agilizando y transparentando los trámites de licencias de construcción o permisos de cualquier otro tipo. También, tenemos la oportunidad de rediseñar nuestro sistema de justicia apostando por un modelo electrónico y disminuyendo el uso de papel, también, tenemos la oportunidad de garantizar que los programas sociales de apoyo a personas vulnerables e incluso emprendedores, puedan llegar a todos los rincones del país digitalizando los servicios y disminuyendo de esa manera los muros burocraticos.

Y en temas de oportunidades para los jóvenes, apostar por estos modelos, es apostar por los jóvenes, ya que la construcción de un gobierno inteligente, requiere de recursos humanos que estén a la altura de las exigencias del nuevo sistema. Esto significa que la formación de nuevos profesionales debe trascender.

Así se construye un verdadero estado de bienestar: con una perspectiva global de las cosas e implementando estrategias que permitan a toda la población tener no solo las mismas oportunidades sino también la posibilidad de acceder a los mismos servicios públicos que los demás.

En la teconología está el camino para disminuir la brecha de desigualdad.

Continue Reading

OPINIÓN

No hay espacio para curva de aprendizaje: A futuro le urge estar a la altura del presente

Published

on

Opinión, por Zul de la Cueva //

En la avanzada electoral está la locura de los desesperados, los que por dinero, necedad, interés o para llenar dios sabe qué vacíos, buscan estar en la boleta.

Para muchos actores políticos la razón para participar es que pueden pagarlo o pueden convencer a otros de que les paguen por hacerlo. No tienen agenda más allá de estar, no tienen plan y lo que buscan son reconocimiento o billetes. Son fáciles de distinguir: los primeros quieren pagar, los segundos piden apoyo financiero o en especie y ninguno tiene oportunidad real de ganar.

La estrategia la conocemos hasta dormidos: hacen giras con un puñado de paleros que aplauden de acá para allá, entrevistas arregladas y suficiente exposición para garantizar un resultado electoral mínimo que garantice a las fuerzas políticas que representan la capacidad de seguir manteniendo posiciones y pum misión cumplida, a dormir a una regiduría o curul.

Este juego funciona muy bien para las fuerzas políticas que sin hacer mayores esfuerzos ni en lo económico se hacen con cartera de posiciones en el interminable cuerpo de aviación que es lo público; pero es bastante malo para la imagen general del sistema de partidos que, dicho sea de paso, está por los suelos.

Esa mala imagen se va a ver reflejada en la pobre calidad del cartel en la contienda electoral a pesar de que se juegan muchas cosas muy importantes, la continuidad de muchos proyectos. Va a ser difícil llenar las planillas con gente conocida y capaz, no hay suficientes cuadros.

Salvo pocos eventos estelares, veremos una cartelera gris y aburrida de discursos baratos y personajes olvidables que harán del abstencionismo un factor central en una elección que apenas durará un mes y en la que la pelea estelar estará entre Morena y MC por el Congreso y la Zona Metropolitana. En medio de esto nace Futuro, un partido nuevo cuya agenda no se acaba de desdoblar, no acabamos de entender en esta ciudad, no acabamos de saber qué es y en qué cuadrante situar, tal vez porque ellos mismos lo están descubriendo aún y no hay ya tiempo.

La agenda de Futuro Jalisco es una que busca enarbolar la esperanza, pero para que la esperanza prenda se necesita bastante más que buenas intenciones.

Futuro es algo muy prometedor a nivel conceptual pero si quiere sobrevivir en este sistema de partidos, en esta jungla que no es un bosque, no es un espacio de diálogo decente y formal sino una riña de pandillas, va a tener que fortalecerse al interior y ser muy eficaz en su discurso al exterior.

Se viene una guerra por el control de las decisiones en la que están metidos intereses económicos enormes, poderes fácticos peligrosos y nadie va a darle una oportunidad a nadie sólo porque es su primer rodeo y son bien buena onda.

No se puede tratar el choque de turbas iracundas que se lo juegan todo como un diálogo sensato entre pares, como una contienda justa, no lo es.

El espacio donde Futuro puede discutir la ciudad con comodidad y en equidad de condiciones no existe, las reglas no lo permiten y si esta nueva agrupación política quiere jugar con sus nuevos paradigmas y sus formas sin antes construir una cancha donde esto sea factible, se habrá equivocado de manera irreversible y el debut será una despedida. Esto no es distinto a la situación donde se encuentran muchos otros proyectos y esto es lo que hace tan interesante la elección intermedia: Varias fuerzas se juegan la continuidad, la vida y no hay espacio para ninguna curva de aprendizaje.

No es que no lo sepan, estoy seguro que sus discusiones al interior de la vida democrática del partido tienen en cuenta estos planteamientos bastante evidentes que presento, no son verdades cósmicas.

El problema es que aquello que discuten y las conclusiones a las que llegan no están al centro de la discusión pública del estado, no logran permear, no lo acabamos de conocer, no termina de incidir y hasta ahora han sido bastante ineficientes para hacerlas saber de manera masiva con claridad. No estuvieron al centro de la discusión durante un solo momento de esta interminable crisis de salud, o el Jalconazo del cinco de Junio, no fueron una fuerza cuya posición en torno al fiscal o a nada en los últimos meses fuera el eje central. Si quieren llegar a la elección intermedia con alguna posibilidad esto debe cambiar ya.

Los extremos se tocan y la inexperiencia con buenas intenciones es tan grave como el cinismo experto de nuestra clase política en el sentido de que ninguna es capaz de resolver los problemas sustantivos que enfrentamos.

Futuro como partido en 2021 tiene dos opciones: Ponerse a la altura del reto o ponerse a hacer maletas. Lo digo con todo respeto.

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2018 Conciencia Pública // Este sitio web utiliza cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web.

Pin It on Pinterest

Privacy Policy