Connect with us

OPINIÓN

Decadencia cívica

Published

on

Por Benjamín Mora ///

Soy de esos hombres que al escuchar el Himno Nacional mexicano se ponen de pie y lo escucho con amor y respeto, orgulloso de todo su significado y de la historia que celoso guarda. Nuestro Himno Nacional es reconocido como uno de los himnos nacionales más hermosos del mundo.

En días pasados, en la ceremonia oficial federal por el Día de la Bandera, varios funcionarios del Gobierno federal fueron video grabados cuando, al entonarse el Himno Nacional, permanecieron sin rendir los honores a nuestra Bandera e Himno como lo ordena la Ley de la materia. Paco Ignacio Taibo II, por quien se cambió una ley para darle chamba de gobierno, se atrevió, en vez de saludar, a levantar su mano con la V de la Victoria… ¡Qué afrenta, qué vergüenza, que atrevimiento, qué incivilidad! Entre los secretarios de Estado se encontraba la señora Olga Sánchez Cordero, de Gobernación y ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien tampoco atinó a hacer lo correcto. El presidente Andrés Manuel López Obrador, al parecer, no saludó a la Bandera; esto no lo comprendo.

Había soldados presentes y ninguno, entiendo, expresó enojo ni ofensa ni defendió el honor de nuestra Bandera Nacional. Quizá se siente demasiado lejano el tiempo en que se daba la vida por nuestra Bandera mexicana. El gran Quinto Horacio Flaco, poeta lírico y sátiro en lengua latina, dijo: “Dulce et decorum est pro patria mori” (Dulce y honorable es morir por la patria).

Coincido con Joseph Wood Krutch, quien alguna vez señaló: “Cada vez que nace un valor, la existencia adquiere un nuevo significado; cada vez que uno muere, una parte de ese significado se desvanece”, ¿Qué de nuestra identidad nacional murió o se desdeñó con semejantes conductas irreverentes y antipatrióticas de quienes se eligió, entre millones de mexicanos, para encabezar la Cuarta Transformación?

Estoy convencido de que México debe evolucionar hacia otros estadios de vida política y comunitaria desde la realidad, la prudencia y la habilidad de sus gobernantes, empresarios, catedráticos e investigadores sociales, sociedad civil, ciudadanos, hombres y mujeres de todas las edades y de todos los rincones de México y en el extranjero; sin embargo, la Cuarta Transformación podría naufragar si sus conductores designados no tienen claro cómo se hace gobierno o, como en el caso de Taibo II, lo hace tan imprudencialmente.

Para servir desde el gobierno a un pueblo y una nación como México no basta con autoproclamarse poseedores de la verdad y del bien, limpios de conciencia; es menester entender el alto significado de entregarse: Hidalgo y los insurgentes nos dieron nación; Juárez y los liberales del siglo XIX nos dieron sentido de Patria; los revolucionarios nos dieron entendimiento de la Justicia Social y la Democracia.

Entonces, qué podemos esperar de estos funcionarios público de cara al futuro. Pareciera que “los neo juaristas del gobierno federal de hoy” no entienden ni saben qué significa el Oriente doctrinario ni del sentido de dignidad nacional.

 

Son monedas carentes de valor de cambio. En muchos casos, la real politik les permanece oculta y las estrategias que asumen se contraponen con la realidad nacional e internacional; y, en esos muchos casos, difícilmente aprenderán a ser buenos líderes pues no escuchan con atención lo que el pueblo tiene que decirles, demostrando ingratitud, falta de gentileza y pericia diplomática.

La anhelada transformación que México solo será posible si se gobierna con sabiduría. Por desgracia, la Cuarta Transformación se sustenta en la dádiva sin una visión clara y compartida del destino elegido. Que quede claro, el destino no está en solo acabar con la corrupción; ésta, tan importante, es solo tanto como quitar piedritas que estorban al andar.

Para servir a México, desde el sentir juarista, los funcionarios públicos deben dejar de lado toda voluntad caprichosa y sujetarse a las leyes, como lo señalara Benito Juárez García el 2 de julio de 1852 ante la X Legislatura Oaxaqueña. El arrebato de Paco Ignacio Taibo II de levantar la mano con la V de la Victoria es muestra evidente de una forma de ser inadmisible por caprichosa, y el desconocimiento mostrado de los demás funcionarios federales de cómo se entona el Himno Nacional y saluda a la Bandera son una delicada muestra de falta de cultura cívica.

Entendamos que el ejemplo, bueno o malo, define. Si se pretende tener a Juárez como modelo a seguir, es menester saber de su vida y convicciones; no hacerlo y proclamarse juarista es también un acto de corrupción, por mentiroso. Goethe dijo: “No hay nada más terrible que ver la ignorancia en movimiento” y hoy la ignorancia corre y se tropieza a cada rato. Ignorancia en la que se asoman el engaño y la vacuidad de funcionarios públicos. La pretendida Cuarta Transformación NO podrá realizarse, insisto, si quienes la implementen, desconocen el pasado nacional, el pensamiento de los hombres y mujeres que nos dieron las tres primeras transformaciones y no tienen bases cívicas. En el vacío nada es posible.

Hoy, creamos o no en la Cuarta Transformación, debemos dialogar y lograr empatías sobre nuestras aspiraciones colectivas al entender que éstas no pueden ceñirse a pronunciamientos simplistas como un “No a la Corrupción”, o un “No a la Sociedad Civil”, o un “No a las Estancias Infantiles” para terminar repartiendo, sin ton ni son, recursos públicos recaudados de quienes lo ganaron trabajando.

Las acciones “distributivas” que hoy emprende el Gobierno federal no abonan a lo colectivo y sí a un individualismo peligroso y quienes reciban tales recursos federales quizá –lo señalo- no logren medir las consecuencias de hacerse dependientes de gobernante. El presidente “hace ganar un ‘sueldo’ a quienes no trabajan por él” y eso a nada bueno conducirá. Desde hace días, hay quienes abandonan sus trabajos pues, sin esforzarse, ganan más que trabajando.

Estoy convencido de que crear flojos es otra forma de explotar al hombre y la mujer por el gobierno. El castigo para aquellos será depender del gobierno, y el castigo para éste será no recaudar lo suficiente, vía impuestos, para comprar tantas conciencias y voluntades; pero México también tendrá su castigo: Dejará de crecer y de competir, y dejará su lugar, en el concierto nacional e internacional, a otras naciones y otros pueblos.

Comments

comments

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Los Hombres del Poder: Los primeros cien días de Alfaro

Published

on

Por Gabriel Ibarra Bourjac ///

La política y el gobierno es como el béisbol, lo importante no es como inicia, sino como termina. Los gobiernos federal y estatal que encabezan Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro, han sido contrastantes. Por un lado el gobierno de la 4 Transformación pareciera que juega en las carreras de la Fórmula 1 por la forma de pisar el acelerador, se ve que tiene mucha prisa, mientras que en Jalisco, el carro de la Refundación como que trae el freno puesto.

El escenario ha sido altamente complicado para el gobernador de Jalisco. Los primeros 70 días Alfaro tuvo que jugar vencidas con el Presidente de México, con el argumento de que el gobierno federal le negaba a Jalisco los recursos que en justicia le correspondía. En ese lapso desplegó una agenda en la prensa de la capital del país, para mostrarse como el anti-López Obrador.

Finalmente, Presidente y Gobernador firmaron la pipa de la paz, concretándose apenas hace diez días y así López Obrador anunciaría que los 3 mil 500 millones de pesos que hacen falta para concluir la Línea 3 serían canalizados para que dicha obra quede concluida a finales del presente año.

En los últimos tiempos los gobiernos se han puesto una serie de compromisos en los primeros cien días de mandato, en los que delinean el tipo y estilo de gobierno que los distinguirá, principalmente los compromisos que asumen y las transformaciones que pretenden realizar.

En el caso particular del gobernador Enrique Alfaro estos primeros cien días fueron muy complicados, se metió en problemas por derecho propio, generándole un costo muy alto en su popularidad, lo que no había sufrido durante los tres años que fue alcalde de la capital de Jalisco.

De entrada Alfaro vivió una confusión entre el gobernante y el líder opositor. El chip no lo cambió. No entendió que vivía una nueva realidad. El PRI ya no era gobierno, lo había sacado, más bien ahora tiene que mostrar que todo aquello que criticó de gobiernos corruptos e ineficientes le toca hacer la transformación y la renovación.

Desde la campaña ofreció llevar adelante un cambio de fondo de estructuras con su Refundación, que aún no ha logrado bajar a los ciudadanos, más allá de foros cupulares organizados desde el Congreso del Estado para explicar lo que quiere y que se traduce en un nuevo Pacto Social cuando el Gobierno es ineficaz y no puede responder a nueva realidad que vivimos y qué mejor forma de expresarlo que la tremenda inseguridad que sufrimos, cuando el Estado es incapaz de darnos seguridad, razón de ser del Contrato Social de Juan Jacobo Rousseau.

Obviamente que 100 días son muy pocos para reorientar el barco tan agrietado que es el gobierno, Alfaro es un hombre con carácter pero con demasiada mecha corta que complica la construcción de acuerdos con la sociedad, como quedó demostrado con el encontronazo que tuvo con los grupos feministas de Jalisco al mostrarse incapaz de sostener un diálogo con quienes piensan diferente.

El gobernador se ha visto extraviado en su comunicación, con muy poca tolerancia, que si quiere reencauzar, tiene que serenarse y replantear para superar sus equívocos, entendiendo la gran responsabilidad que implica ser un gobernador de un Estado como Jalisco. Es un grave error estarse peleando un día sí y un día también con los reporteros.

EL TEMA DE LA SEGURIDAD

Alfaro en los próximos dos o tres meses tendrá que resetearse, debe corregir sus enfoque equivocados, su gobierno apenas está empezando y debe poner la mayor atención en el tema de seguridad que de acuerdo a los resultados será como lo calificará la sociedad.

El recibimiento que ha tenido como autoridad en estos tres primeros meses por los grupos criminales son terribles, no hay respeto. Los demonios están desatados, tienen hambre y sed de sangre. Son cerca de 700 homicidios los que se han perpetrado por el Estado, la gran mayoría en la Zona Metropolitana. Para mala fortuna a Alfaro le toca vivir y enfrentar la peor crisis de inseguridad que vive la entidad en su historia moderna, porque a ese ritmo de crímenes, el año podría terminar rondando 3 mil vidas perdidas en Jalisco.

Alfaro Tiene el apoyo del Gobierno federal que prometió enviarle 1,600 elementos que empezaron a llegar hace dos semanas, sin embargo, la contención aún no la vemos reflejada, pues si bien unos días son dos o tres homicidios, pero de repente aparecen 20 cadáveres allá en un canal pluvial de Ixtlahuacán.

La Refundación debe pasar primero por el tema de seguridad, por los cuerpos de seguridad estatales y municipales, inversión con tecnología, capacitación, incluyendo a la Fiscalía que requiere mayor personal y equipamiento tecnológico.

El gobernador ha recriminado al Poder Judicial la corrupción que está enquistada con los jueces que liberan a los delincuentes que detienen, puede tener razón, pero hay un problema también en la prevención y en la procuración de justicia. ¿Cuánto va a invertir en estas áreas? ¿De qué tamaño será la reingeniería?

Si Alfaro no resuelve el tema de la seguridad, será uno más que llegó al gobierno y falló. La energía y tiempo del gobernador debe de concentrarla en ese grave problema que el Estado cuyo contrato social dejó hace buen rato de tener vigencia. Aquí es donde debe entrar el Pacto Social del Estado, como Contrato Social renovado de Juan Jacobo Rousseau de lo que debe ser el Estado Moderno funcional.

Comments

comments

Continue Reading

OPINIÓN

Videocolumna Metástasis: Urge una reforma al Ipejal

Published

on

Malos manejos y dispendio de dinero en el Ipejal durante varios sexenios del Gobierno de Jalisco:

Comments

comments

Continue Reading

OPINIÓN

Metástasis: Metástasis en Ipejal II

Published

on

Por Flavio Mendoza ///

Para poder terminar con los abusos y excesos no es suficiente sólo con el discurso y los golpes espectaculares, se debe ser consecuente con la intencionalidad de terminar el saqueo del recurso de más de 150 mil afiliados al Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal), al respecto de la columna Metástasis de la edición 479, hablé de los problemas de grandes inversiones y me enfoqué en las pensiones doradas de más de 60 personas que perciben más de 100 mil pesos al mes, la mayoría de ellos políticos que se beneficiaron con un puesto de elección o de confianza y se jubilaron con el doble, triple o más de lo que anteriormente percibían en sus puestos o plazas anteriores, lo que puede ser legal en algunos casos pero de ninguna manera legítimo.

La actual administración que arribó al Ipejal con la llegada del nuevo Gobierno en el Estado, realizó una serie de modificaciones a las percepciones de los trabajadores, el problema es que no fue sustancial el incremento a los trabajadores de base, a ellos se les incrementó aproximadamente el 12%, desde el personal de limpieza, veladores, auxiliares administrativos, hasta abogados y contadores, entre otros, cuyo sueldo se benefició con cerca de 700 pesos, quienes son la mayoría de los mas de 1600 trabajadores activos en el Instituto y quienes cotizan también a éste.

Sin embargo existe un incremento sustancial para los puesto que llegan con el nuevo director, la mayoría ex colaboradores de los gobiernos municipales en pasadas administraciones y activistas políticos de los grupos cercanos al Gobernador, estos incrementos van desde el 30% hasta el 70% en algunos casos, por ejemplo, se crearon nuevas direcciones generales con un sueldo mensual de $65, 844.36 hasta $72.626.88, algunas de éstas funciones en la pasada administración percibían 30% menos, otro ejemplo son las direcciones de área que en algunos casos como la Dirección de Comunicación Social que durante la administración pasada tenía un sueldo mensual de $24,233.90 se incrementó en la actual administración $41,103.48 con un aumento del 70 por ciento.

Cabe mencionar que dichos puestos de confianza llegan con cada administración, siendo propuesta del Director del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco, además los que ya estaban cotizando en el Instituto por anteriores puestos pueden tener la posibilidad de jubilarse con pensiones altas,

hasta el doble de lo que percibían en otras funciones desde otras dependencias, el sueldo incluye apoyo a transporte para todos los puestos de confianza que se paga en la quincena 2 de cada mes.

Para los 150 mil afiliados al Instituto de las diferentes dependencias y OPD´s, principalmente los trabajadores de base, el Ipejal paga servicios médicos al IMSS, mientras que para los 1637 trabajadores del Instituto se pagan servicios médicos y hospitalarios particulares, que incluye la cobertura para las familias o dependientes de ellos, otro tema a revisar sobre el gasto del Instituto.

Finalmente sobre las inversiones en diferentes proyectos del recurso de Ipejal, la responsabilidad no es sólo del Comité de Inversiones, es responsable de las pérdidas por Abengoa y Transportes Marítimos Mexicanos, así como del riesgo en Chalacatepec y Villas Panamericanas, entre otros convenios y fideicomisos, el Consejo Directivo del Instituto de Pensiones, pues con base a lo que establecen los artículos 153 y 158 de las obligaciones del Consejo Directivo y sobre las Reservas e Inversiones, por lo que no puede eximirse de responsabilidad y en su caso, enterarse de lo que es facultad del mismo para consecuentemente actuar con responsabilidad, tratándose de un tema tan delicado, incluso debe investigarse la posibilidad de negocios personales en cada una de estas inversiones y otros contratos con proveedores por los responsables en el Ipejal.

El Instituto no puede ser una agencia de colocación de espacios y nóminas por intereses personales y/o políticos, urge una reforma que impida que el recurso de los afiliados se despilfarre o utilice en otros fines no convenientes para la salud financiera del Instituto más sólido financieramente del país.

Twitter: @FlavioMendoza_

Comments

comments

Continue Reading

Tendencias

Copyright © 2017 Conciencia Pública